martes 9 | marzo 2021
15.9 C
Buenos Aires

Tiempo de actuar

Recomendadas

Nueva “Introducción al Cooperativismo” del CGCyM en un Curso Virtual

Duración: 8 semanas Inicio: lunes 8 de marzo de 2021 Docentes: Tco. Juan Ignacio Fariña y Tco. Juan Pablo Cirese ObjetivosFormar a profesionales,...

Santa Fe: se realizó la Asamblea Constitutiva de la Federación de Cooperativas de Red Mayo

En el Camping de Amsafé de la Capital provincial, se hizo el pasado viernes la reunión preparatoria de la...

Declaraciones de Roig a favor de la productividad y en contra del asistencialismo

En una entrevista ofrecida al diario El Cronista, el flamante presidente del INAES detalló sus lineamientos de gestión El dirigente,...
Economía Solidaria
Economía Solidaria es un medio de prensa especializado en el sector cooperativo y mutual argentino que reúne las noticias más relevantes del campo asociativo, en favor de su fortalecimiento, integración y visibilidad.

Desde hace muchos años desde el Mutualismo aspiramos a que haya un Plan de Políticas de Estado que contemplen integralmente a nuestras organizaciones, habida cuenta de algunas experiencias que no han sido alentadoras como el intento de gravar a nuestras entidades con el Impuesto a las Ganancias. Hay que pensar que este tipo de pretensiones se pueden repetir hasta el cansancio en los ámbitos de decisión que tratan este tema y en un país que siempre está buscando el rumbo.

Es así, que ante la incomprensión de este noble sistema debemos actuar rápidamente, ya que no debería haber nada que se oponga a la enorme capacidad que tiene el sector de brindar servicios y también ahora más que nunca que pueda seguir resguardando la paz social. Tenemos la obligación de obtener influencia en las decisiones de legisladores y funcionarios para disolver esta potencial amenaza. Es evidente que hay argumentos suficientes y que se debe facilitar el conocimiento que las mutuales proporcionan a la población un bienestar que se mide en el esfuerzo propio, la solidaridad y la ayuda mutua entre los asociados, en forma autogestionaria, sin recargar el erario público.

De este modo los funcionarios se benefician de una paz social que no han generado con sus acciones de gobierno. Debieran saberlo, y nosotros ser capaces de llegar con este mensaje de una manera contundente. O sea, que si la gente está mejor sin recargar las cuentas del Estado, se benefician nuestras entidades, la población, y los mismos agentes de gobierno.

Tenemos ya algunas conductas a imitar de mutualistas que han aceptado el compromiso de dar visibilidad a la acción de nuestras entidades, y han confeccionado reportes de cómo el accionar mutual impacta en cada comunidad, como es el caso de la C.A.M., a través del trabajo realizado por la Federación Brigadier López de la ciudad de Santa Fe. Esos informes deben llegar a los escritorios de los funcionarios y a los despachos de los legisladores.

También se creó al amparo de las Naciones Unidas, la Unión Mundial de la Mutualidad, en la cual un argentino es el Presidente. Se debe hacer saber al gobierno y a los legisladores que las mutuales argentinas son tan serias y tan valoradas por los Organismos Internacionales que ellos las tienen en cuenta para que gestionen sus Programas de Desarrollo en las comunidades y moderar entonces, su afán recaudatorio sin indagar qué es lo que representa una entidad de la Economía Solidaria.  Indudablemente hay aspectos en la forma en que el sector enfrenta las dificultades que es necesario analizar si realmente queremos superar definitivamente la falta de comprensión sobre la labor de nuestras entidades.

Cuando valoran al sector, lo valoran por lo que es; pero cuando pretenden gravarlo con impuestos es por lo que no es.

No cabe duda que hay complejidad de factores que hacen difícil arribar a una conclusión, y más aún, intentar establecer una solución eficaz para superar las eternas vueltas a lo mismo, que es el modo en que ven nuestros gobernantes al sistema solidario.

Es evidente que no hemos asumido la responsabilidad de trabajar en forma sistemática y organizada para que seamos considerados de la manera que realmente somos y nos valoren por eso. Nos referimos a todos: los asociados, la sociedad en general; los funcionarios de gobierno; los gerentes de bancos; los legisladores; la prensa grande; los escolares, y también internacionalmente.

Pero los primeros que debemos valorarnos es nosotros a nosotros mismos: a nuestras entidades y a nuestra capacidad como dirigentes.

Recién a partir de ahí, sabiendo que valemos la pena, que somos necesarios, que damos nobles servicios, que aseguramos el bienestar de los asociados, que proporcionamos tranquilidad a todas las familias vinculadas, podremos encarar la difícil tarea de que nos vean tal cual somos y que podamos exigir a nuestros gobernantes que toda su gestión tiene que estar al servicio de lograr el bienestar general y que los ayudaremos para conseguirlo. Tenemos motivos suficientes para que nos dediquemos a trabajar más y mejor en lo que ya hacemos; a exigirle al resto de los dirigentes que tome la misma actitud; a acudir en ayuda de los que están realmente en situaciones críticas; a proteger a la niñez en lugar de ser espectadores de los desamparados; a atender a los ancianos porque nuestra generación les está negando su legítimo derecho a una vejez tranquila.

¿Qué más hace falta para que nos decidamos a defender con fuerza y en forma planificada a nuestras entidades y así cumplir con nuestras obligaciones de buenos mutualistas, de buenos ciudadanos y de buenos argentinos?

Por suerte los dirigentes mutualistas,  actúan, construyen, brindan servicios, inauguran sedes,  fortalecen a las Mutuales y benefician cada día más y mejor a sus asociados y eso es lo que hay que hacer. Pero también debieran establecer entre sus objetivos, lograr en forma planificada y trabajando en conjunto, que se deje trabajar libremente a las Mutuales, en lugar de trabarlas con decretos, leyes, y disposiciones que las afectan.

Un sector confiable solamente puede hacerse dando muestras de respeto, de seriedad y de honestidad, pero cada uno de nosotros además de dar el ejemplo, debe difundir la naturaleza y actividades del mutualismo.

Valoremos nuestros aportes a la sociedad ya que tenemos el apoyo de estructuras de trabajo organizadas sólidamente, y asumamos la responsabilidad de un rol protagónico que procure el cambio cultural que necesitamos para que nos vean a la luz de la transparencia de nuestras acciones.

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

Córdoba: La mutual Carlos Mugica presentó su servicio de lotes urbanos y convocó a las entidades a a participar de la prestación

La Mutual Carlos Mugica presentó su servicio de lotes urbanos ante mutualistas de la provincia de Córdoba, invitando a...

Noticias relacionadas