viernes 14 | mayo 2021
10.6 C
Buenos Aires

La hora de la integración

Recomendadas

Encuentro de FAMSA con presencia de Roig

Se realizó un encuentro con todas las entidades que conforman FAMSA y en esta oportunidad estuvo el Presidente del...

Río Negro: por la crisis económica, la Mutual del Banco vende su camping de Las Grutas

En asamblea general de socios se resolvió vender el camping que la institución posee en un estratégico lugar de...

Siguen los trabajos para abrir el Polo Productivo y Social en Tandil

El Municipio avanza con los últimos trabajos de acondicionamiento del predio ubicado en 14 de julio al 1100 donde...
Economía Solidaria
Economía Solidaria es un medio de prensa especializado en el sector cooperativo y mutual argentino que reúne las noticias más relevantes del campo asociativo, en favor de su fortalecimiento, integración y visibilidad.

Se habla de crisis, e inmediatamente se asocia la palabra “oportunidad”. Es la visión optimista que permite renovar fuerzas para iniciar la búsqueda de alternativas, no bajar los brazos y seguir adelante a pesar de todo. Y está muy bien. Las esperanzas basadas en hechos concretos que prefiguran una factibilidad en la obtención de objetivos que permitan superar la crisis, son como una brújula que anticipa el camino a seguir, o a rectificarlo, si fuera necesario.

La crisis que más preocupa es la que se atraviesa en el momento presente, aunque tenga relación con otras precedentes; la interpretación de las causas es importante para clarificar la situación, y fundamentalmente, para hacer un diagnóstico, si no preciso, lo más aproximado posible a los factores objetivos que la generaron.

En principio, es importante reconocer que esta es una crisis que pudo haberse evitado, que no surgió de la nada ni como consecuencia de grandes catástrofes. Ante situaciones límite, y desde hace mucho tiempo, suele emplearse el ejemplo de la bomba neutrónica: esa que destruye vidas y deja en pie a los edificios, y que se presume que alguna vez se utilizó. De todos modos, y casi como metáfora, el ingenio humano puesto al servicio del prójimo es capaz de lograr el bienestar de la comunidad y el fortalecimiento de las instituciones a través de la importante función que cumplen como de los buenos ejemplos que dan de modo permanente.

Las mutuales, como parte de ese amplio sector que va teniendo mayor presencia en la sociedad, tienen la responsabilidad de registrar los cambios que se producen y que afectan a una parte importante de la comunidad.

En primer lugar, su posicionamiento frente a los problemas comunes con la mayor claridad conceptual posible, es imprescindible para el desarrollo de estrategias que actúen, cuanto menos, como muros de contención frente a políticas que en forma directa pretenden anular los derechos naturales que, como entidades que no persiguen el lucro, representan el interés comunitario por una mejor calidad de vida. Y que además ocupan espacios mediante servicios y productos que se ponen al alcance de la comunidad a la que pertenecen; por eso, y por mucho más, mutuales y Organizaciones de la Economía Social y Solidaria deben abroquelarse detrás de los intereses comunes.

Hay una sensación de que a estas organizaciones se las mide con la vara de la magnitud; esto es: mientras permanecen dentro de límites acotados en cuanto a los recursos genuinamente generados por ellas, se las considera “socialmente necesarias”, pero cuando comienzan a desarrollar espacios económicos significativos en términos de mercado, tales espacios son apetecidos por empresas de lucro, y es allí donde surge en forma más abierta el reclamo: la exención del Impuesto a las Ganancias de las organizaciones sociales las convierte en competidoras desleales, de manera que esa condición debe revertirse. Pruebas al canto, recientemente en el Congreso Nacional se intentó quitar las exenciones a Mutuales de Ayuda Económica y Cooperativas de Crédito, pero la férrea defensa de dirigentes mutualistas y legisladores bien comprometidos con la causa lo impidieron, aunque no hay que confiarse en que este no haya sido el primer acto de un proceso que recién se inicia, y que puede reaparecer, incluso con una extensión mayor en un futuro cercano.

La integración es un principio del mutualismo, y como tal, está para aplicarse. La existencia de federaciones y confederaciones, que tan bien representan a sus respectivas organizaciones, responde de manera cabal a ese precepto, del que MUNDO MUTUAL es continuo trasmisor por medio de las noticias del sector. Y ahora, en este presente complicado para una amplia porción de la sociedad, se impone dar un paso más adelante.

Nuestra neutralidad en sintonía con la neutralidad institucional de las mutuales nos permite internarnos en el análisis de la factible integración a un nivel superior, que no significa compromiso de autonomía sino aumento del potencial corporativo del conjunto de las Organizaciones de la Economía Social y Solidaria.

En octubre de este año tendrá lugar en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires la “V Cumbre Cooperativa de las Américas”, convocada por la representación regional de la Alianza Cooperativa Internacional. ¿Importa este evento a las mutuales? En nuestra opinión, es muy importante que se comprenda el alcance que tiene para las organizaciones solidarias.

En el documento “Metodología para los ejes temáticos”, puesto a disposición de las entidades que aportarán coordinadores para los talleres, que en el marco de ese evento tendrán lugar para la discusión, cabe destacar que uno de ellos es “Integración de la Economía Social y Solidaria para los Desafíos Globales”. A su vez, en el documento “Las razones y los modos de la integración continental”, se cita: “…resulta necesario estudiar y profundizar los modelos de integración de la economía solidaria en cada territorio. El diálogo por la integración regional se potencia cuando existe diálogo entre grupos cooperativos y mutuales de carácter territorial. Los extraordinarios ejemplos en el continente en este sentido deben ser puestos en valor y potenciados desde la cooperación interamericana”. Conjunta-mente, en el mismo documento se expresa: “…debemos asumirnos como parte de la economía social y solidaria en todas sus variantes, y desde allí estar en condiciones de construir una política de alianza con las pequeñas y medianas empresas, sindicatos, universidades y todos aquellos actores que resultan imprescindibles para pensar desde el territorio las condiciones para el desarrollo sostenible”.

Tenemos la esperanza de que las crisis nos den las oportunidades necesarias para que se avance en un entramado de organizaciones dispuestas a trabajar por la consolidación de la Economía Social y Solidaria en el grado más alto posible, incluyendo también a organizaciones informales que reciban el acompañamiento de las entidades de amplia trayectoria, dispuestas a cumplir con un rol de tutelaje, en pos de un mundo mejor, y una sociedad más justa: la nuestra.

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

CEPAL participó en una Conferencia mundial sobre ESS

Modelo de desarrollo inclusivo para la región Funcionario del organismo regional de las Naciones Unidas fue parte de un panel...

Noticias relacionadas