domingo 9 | mayo 2021
15.6 C
Buenos Aires

La unidad en la Economía Solidaria

Recomendadas

AMIA se hizo presente el 1 de mayo

Con más de un millón de postulantes registrados en su base de datos, el Servicio de Empleo de AMIA (SEA) es...

Se viene un nuevo Seminario a través de la plataforma educativa Milorillas

Inscripción: https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSek_ObAA81hUhnaVeROoK4GAikP6X7Gbx9LApD3r3SOm274_w/viewform

San Cristóbal Caja Mutual afianza su liderazgo con nuevas líneas de préstamo

La mutual líder en soluciones financieras continúa con su estrategia de desarrollo sustentable de las comunidades San Cristóbal Caja Mutual...
Dr. Luis Valladares
Periodista, Locutor Nacional, Contador Público, Lic. en Costos, Lic. en Administración de Empresas, con tres distinciones de la Asociación Médica Argentina y de la Sociedad Argentina de Periodismo Médico, por sus trabajos en la Prevención de Adicciones a las Drogas. Ex-Director del periódico Mundo Mutual y fundador del periódico Mundo Cooperativo.

Todos los argentinos sabemos que uno de nuestros mayores defectos es ser individualistas, sin embargo no logramos modificar esta actitud que no nos permite desarrollarnos como sociedad.

Es cierto también que tal vez por esa condición, se han destacado en diferentes actividades y especialidades algunas personas a nivel mundial, como han sido los casos de Jorge Luis Borges, Pascual Pérez, Maradona, Messi, el Papa Francisco, y muchos más que son ejemplos demostrativos de esta condición que tenemos y de que ser superada nos proporcionaría una enorme cantidad de beneficios a nivel general.

Al cierre de la presente edición nos hemos enterado de la reunión que mantendrán los máximos dirigentes de las confederaciones de mutuales y de cooperativas con la intención de trabajar juntos.

No cabe duda que se trata de un hecho por demás importante y halagüeño, al que le deseamos el mayor de los éxitos porque puede ser el comienzo de una unidad de la que solamente debemos esperar resultados positivos.

Muchas veces hemos citado en estas páginas, que nos llama la atención que en la Economía Solidaria, en el que la base del sistema es la unión de voluntades, y eso se comprueba en las entidades de primer grado, pero que no ocurre lo mismo en la cúpula del sector, en el que actúan varias confederaciones de ambos ámbitos como son el mutualismo y el cooperativismo.

Si las entidades que forman parte de ambos sistemas de organización han demostrado históricamente los beneficios logrados precisamente a través de la unidad, resulta contradictorio que lo mismo no ocurra entre quienes son los máximos representantes y referentes de estas entidades.

Tal vez ha llegado el tiempo de deponer actitudes personalistas y que los dirigentes compartan las cuestiones que realmente deben importar, como son los casos de la amenaza con gravarlas con impuestos; la difusión de la naturaleza de estos sistemas para que más personas se beneficien con sus servicios; la puesta en práctica de lo dispuesto por la Ley 26.206 de Educación Nacional que ya ha cumplido 11 años sin haber sido instrumentada; la imperiosa necesidad de depurar ambos sistemas para que se recupere y fortalezca el merecido prestigio que deben tener por sus altos propósitos; la generalización del modelo mutual y cooperativo para atender las necesidades que padecen distintos sectores de nuestra población y cumplir con tantos objetivos sociales que aún en el siglo XXI continúa padeciendo una amplia cantidad de compatriotas.

La unidad en la dirigencia de la Economía Solidaria muy bien puede ser el comienzo ejemplificador para todos los argentinos de lo que es posible obtener cuando se trabaja en equipo.

Es muy probable que por esa visión acotada de pensar que podemos solos, no se hayan podido resolver problemas que son inconcebibles que nos continúen afectando teniendo en cuenta los avances en distintas materias y especialmente en la tecnología a nivel mundial. Entre esta última está el caso de que siendo la Argentina un país agrícolo-ganadero, siempre padecemos inundaciones y sequías que provocan inmensas pérdidas cuando con el dinero que cuesta una sola de las cosechas perdidas, es posible resolver el problema. Nos referimos a la administración del agua dulce que se tiran diariamente al mar por los ríos, en lugar de destinarlos a recuperar las zonas desérticas, o a evitar pérdidas por inundaciones y sequías. Tal vez ningún político se interese por el tema porque predomina su interés personal de permanecer en el poder, y una obra semejante, si bien puede dar resultados parciales en el corto plazo, difícilmente le permita ganar las próximas elecciones porque demanda mayor cantidad de tiempo. En este último aspecto, nos consta que un proyecto elaborado por el argentino Ing. Aníbal Colombo, fue presentado a varios de últimos gobiernos cuyos funcionarios se mostraron muy interesados, sin embargo, en todos los casos el tema fue archivado sin ser ni siquiera evaluado. Este caso nos recuerda a nuestra edición de libros escolares sobre la práctica de los valores que un funcionario público de una gestión anterior, manifestó no tener `interés político´. Nosotros creemos que no tenía interés para sus objetivos personales, porque si un aporte de esta naturaleza tiene como objetivo educar a los niños en Valores, cuya práctica redundará en el bienestar individual y comunitario, coincide conque la política es la ciencia que se ocupa del bienestar de la población.

Volviendo a lo principal de este comentario que se trata de la intención de que los máximos dirigentes del mutualismo y del cooperativismo trabajen juntos, solamente debemos esperar un excelente resultado que beneficiará a una enorme cantidad de personas. Y si tal hecho trasciende el marco de la Economía Solidaria, como debiéramos hacerlo publicándolo en todos los medios de comunicación que sea posible, no tenemos ninguna duda de que se convertirá en un excelente ejemplo del cambio que necesitamos los argentinos.

Por eso en el mutualismo es responsabilidad de los integrantes de las dos confederaciones que actúan en el sistema mutual sentar definitivamente las bases de una integración que los haga fuerte, que los consolide económica y socialmente.

Es de su exclusiva responsabilidad hacerlo, para que se pueda enfrentar los años venideros con una mutualidad cohesionada en la Argentina dejándoles a las futuras generaciones un legado histórico.

Creemos que así se podría interpretar el sentir mutualista y la posibilidad de enfrentar los retos que impone la realidad,  que debiera traducirse en una franca, abierta y amistosa cooperación.

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

Resolución INAES Nº 544/2021: creación de la Unidad de vinculación con las Mesas del Asociativismo y la Economía Social

El 3 de mayo se publicó en el Boletín Oficial esta nueva resolución del Instituto Nacional de Asociativismo y...

Noticias relacionadas