lunes 24 | junio 2024
9 C
Buenos Aires

Pueblo pequeño, cooperativismo a lo grande

Recomendadas

Vanina Pasik
Vanina Pasik
Comunicadora especializada en justicia, seguridad y derechos humanos. Docente en espacios de educación no formal y de la Economía Popular

Las autoridades de la Cooperativa de Provisión de Electricidad de Camilo Aldao (CEOSCA) están dispuestas a cumplir un rol que fomente la tradición de participación ciudadana y comunitaria que ha sido el motor de desarrollo de tantos pueblos de la zona. Ofrecen luz, gas, agua potable, cable, internet y teléfono, telefonía móvil, y servicio social de sepelio y ambulancia.

Matías Fabbri, presidente de CEOSCA

Aunque conoce bien los desafíos de un pueblo alejado para desarrollarse, Matías Fabbri sigue eligiendo a Camilo Aldao para su familia. Antes trabajaba en el ministerio de Cultura de la Nación, pero desde 2020 comenzó a ejercer su cargo como presidente de la CEOSCA, cooperativa que distribuye servicios a través de una red que llega a 2.400 hogares, gracias a sus 26 empleados, que cobran bien y con estabilidad. “Tenemos los servicios básicos completos, y estamos buscando con dos chicos que entraron hace poquito, dos años, y le estamos metiendo para desarrollar la energía solar”, cuenta. 

Los servicios de la cooperativa llegan a 2.400 hogares gracias al talento de sus 26 empleados

A veces Matías no duerme bien, como todo padre de un niño de menos de un año. Pero cuando amanece, todos los días vuelve a elegir la vida de pueblo: no querría criarlo en una gran ciudad.

Alrededor del año 2000, el abuelo de Matías era presidente de la cooperativa agrícola del pueblo, y vendió 25 hectáreas de su campo para salvar a la organización, por una “macana” que se había mandado un gerente al que el consejo administrativo le concedió demasiado poder. “Yo confío en las personas, pero no en el poder”, sentencia.

El Consejo de Administración actual le puso fin a la organización comandada por gerentes

Haciendo honor a ese aprendizaje, y con la idea de que el poder cambia a las personas, durante su gestión decidieron ponerle un fin a la organización comandada por gerentes. Ahora, buscan un modelo donde los responsables tienen funciones y tareas determinadas, y están habilitados a pedir ayuda a sus compañeros de las otras áreas del consejo de administración. 

Matías remarca la importancia del “valor humano”, del cuidado de los empleados de la cooperativa que a su vez cuidan a la comunidad. 

El contexto del pueblo promueve la participación ciudadana y comunitaria. La lógica del mercado no florece cuando son pocos los potenciales clientes. No hay salvación individual: las decisiones colectivas son la única alternativa para progresar.

Entre los últimos dos censos, la población local perdió mil habitantes. “De 5.500 a 4.500. Es mucha la degradación de la población. No hay empleo porque no hay fábricas, está puesto entre dos rutas nacionales, y es muy difícil que alguien quiera invertir acá. Es un problema, o tampoco es un problema. Alguien en algún momento se tiene que poner en la cabeza que hay que abrir el pueblo, y buscar otras cosas y hasta ahora los gobiernos no lo han hecho y no lo van a hacer en el corto plazo, pero algún día alguien se dará cuenta”, dice Matías, que no es ajeno a las militancias.

En Camilo Aldao hay una aceitera chica, dos cooperativas agrarias, una empresa familiar que organiza un acopio grande y todo lo relacionado a venta de insumos, agroquímicos y otros elementos necesarios para la producción agropecuaria. Y hay dos fábricas: una con diez empleados y la otra con siete. 

El municipio supera los 60 empleados, con un salario muy bajo. El empleado municipal que trabaja con carro de la basura cobra alrededor de cinco mil pesos por semana.

Los 26 empleados de la cooperativa están muy comprometidos con sus tareas.

Otro beneficio que tiene Camilo Aldao, es que si bien se ubica en el núcleo sojero del país, no tiene grandes productores. De las 44 mil hectáreas productivas que tiene, el más grande concentra alrededor de 1.200, y eso genera más movimiento, demanda más trabajadores. Porque el productor que trabaja mil hectáreas tiene 4 o 5 empleados, y el que trabaja 500 tiene 3. Alguien que maneja 12.000 hectáreas, como sucede en un pueblo vecino, no requiere más de 6, porque está más tecnificado. 

— Vivimos en una zona bastante cooperativa, estamos cerca de Monte Buey, Posse, lugares que se manejan en base a la economía social, donde la cooperativa agrícola tiene el molino harinero, el molino de sorga, la faena de los animales. Te diría que el 80 por ciento de la economía de Monte Buey se maneja en base al sistema cooperativo. 

— ¿Por qué?

— Es lo que uno necesita en pueblos que están alejados de la ruta 8. Si no lo hacés vos no viene alguien y te lo hace, porque estamos lejos de todo para poder poner una fábrica, y entonces lo tenés que hacer vos socialmente.

— ¿Y eso genera otra trama social y otra calidad de vida?

— Exactamente. Nosotros ponemos siempre el ejemplo de un pueblo de 10 mil habitantes donde la gente no se junta, y hasta hace poco tenía que venir acá a buscar el agua potable. Están muy atrás los pueblos que no se organizan. En cualquiera de estos pueblos de 5 a 10 mil habitantes la cooperativa tiene un rol central en el desarrollo: ¿qué le importaría a una empresa como Edenor venir acá si en un edificio tiene la misma cantidad de gente?

— Claro, la lógica del negocio no te ayuda.

— Y lo mismo para generar trabajo, para generar laburo genuino la lógica del negocio no te ayuda. Nostros tenemos a Marcos Juárez a 60 kilómetros, que tiene 35 mil habitantes, industria, y no va a avenir una fábrica a instalarse en Camilo Aldao cuando tiene cerca a Marcos Juárez, pegado a la ruta 9. 

Sequía y deudas

“Este año vamos a tener un problema con la gente que no nos llegue a pagar la luz, porque este año un chico que trabaja en el campo cobró el 10 por ciento de lo que cobró el año pasado”, advierte, y explica, que cada trabajador cobra un porcentaje de lo que sale de cosecha, y las condiciones climáticas afectaron a todos.

Además hay un efecto cascada, porque esos mismos son lo que en un buen año, cuando la cosecha es buena, después contratan al albañil para reparar la casita, y el albañil tampoco va a tener esa changa.

Pero por suerte en la cooperativa la lógica del mercado sale perdiendo.

La empresa de provisión de energía de Córdoba (EPEC), después de mucho trabajo y diálogo, alcanzó un acuerdo con la cooperativa de Camilo Aldao de que les cobrará en cuotas. “En Camilo Aldao habrá un 25 o 30 por ciento que no van a poder pagar, el resto van a pagar bien. Porque no te voy a cortar el servicio, porque no soy una empresa privada, y porque no es que tenés la plata y no lo pagás. Es porque no podés”, considera. 

Estructura y modo avión

El consejo directivo se reúne una vez por semana, por cuestiones que haya que resolver, o para interiorizarse en asuntos de un área determinada. Se encuentran trabajando en estrategias para mejorar la relación y el diálogo con las otras instituciones del pueblo. “La idea es que la gente entienda que no son clientes, que son socios, y que si tenemos un problema nos tenemos que organizar entre todos para resolverlo”, invita.

Los socios que reciben el servicio de agua son más 2250 y los de internet son 1800. Aunque no hay competencia, porque son los únicos que ofrecen el servicio, hay muchos vecinos a los que no les interesa tener conectividad. 

Consejo de administración, en la página web: https://www.ceosca.com.ar/consejo-de-administracion/
Sala de reuniones del Consejo de Administración de CEOSCA

BREVE RESEÑA HISTÓRICA DE LA COOPERATIVA:

  • El 23 de mayo de 1957 queda constituida la Cooperativa con su respectivo Consejo comenzando a producir energía por medio de tres motores con sus generadores el 27 de febrero de 1960.
  • En 1970, la Cooperativa cambia de rumbo, debido a la conveniencia económica, se decide comenzar a comprar la energía a EPEC. En la actualidad con aproximadamente 2400 conexiones de servicios de energía.
  • La ampliación de servicios que presta la cooperativa comenzó en 1981 cuando se fusiona con la Cooperativa de Beneficencia José María Aldao prestando los servicios de Sepelio y Ambulancia a partir de entonces.
  • Más tarde en 1983 se inicia la obra de Agua Potable quedando oficialmente inaugurada en marzo de 1984.
  • En agosto de 1991 arranca la Obra de Gas Natural dicho servicio tiene su primera prestación en diciembre de 1992.
  • En octubre de 2003 se inauguró la obra de telefonía comprendiendo los servicios de Telefonía Fija e Internet.
  • El Banco de Sangre fue incorporado en Julio de 2007.
  • En el año 2017 se vuelve a tener el servicio de TV gracias al traspaso de la licencia de Camilo Aldao Cable Canal a la cooperativa por parte del Enacom. En el año 2012 se abre otra puerta al proyecto Fibra Óptica, el cuál fue dando pequeños pasos hasta lograr ponerse en marcha a fines de 2019 y hoy lleva la totalidad del tendido realizado y una tercera parte de los socios conectados..

Identidad Cooperativa

• MISIÓN: Organización sólida, leal que logra aunar principios cooperativos con cambios socio-culturales, económicos y políticos que se producen para lograr elevar la calidad de vida y cubrir las necesidades de los asociados, ofreciendo servicios múltiples.

• VISIÓN: Mantener solidez, sustentabilidad y actualización tecnológica, para colaborar con el crecimiento y el progreso de la comunidad, logrando que el asociado se apropie de la cooperativa. Brindando servicios de calidad técnica y humana.

• VALORES: Ayuda mutua; Responsabilidad; Solidaridad; Equidad; Democracia; Igualdad.

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

Salta: capacitaron en cooperativismo a emprendedores, organizaciones culturales y artesanos

El taller se concretó en el Mercado Artesanal, con el objetivo de exponer a los participantes las ventajas de...

Noticias relacionadas