Modelo solidario para armar: el Programa Prohuerta del INTA cumple 30 años. Entrevista exclusiva

Habla el Ingeniero Agrónomo Claudio Jorge Leveratto, Jefe de Agencia de Extensión San Martin – Territorio Urbano (EEA AMBA – INTA)

por Alejandro Galay

¿Cómo y cuándo nace pro Huerta?

– Prohuerta nació allá por el año 1990, en el marco de una hiperinflación y caos social. Entonces, el gobierno nacional le pidió al INTA que hiciera un programa alimentario pero que no fuera asistencialista. Lo que procura el plan es que la gente se alimente mejor, produciendo parte de su propio alimento

¿Cuándo entraste al programa del INTA?

– Yo me sumé al programa en el año 92, casi 93, como promotor institucional. Me había recibido de Ingeniero Agrónomo hacía muy poco, en el 91 en la UBA. Estaba buscando trabajo y gané un concurso para jefe de una agencia de extensión provincial, para trabajar con campesinos en la precordillera neuquina, y en ese contexto vino el coordinador a darnos una charla a Zapala, y ahí me enamoré del programa, que explicaba a la gente cómo producir hortalizas en sus casas y de una manera orgánica, lo que hoy llamamos huerta agroecológica, sin uso de venenos, todo natural.

¿Cuándo llegaste a Bs As?

– En 1998, ya en Buenos Aires, me sumé a las filas del Prohuerta de área metropolitana, a trabajar en zonas urbanas pero con la misma lógica.

-¿A quiénes ha sido dirigido el programa?

– Es un programa focalizado, que está destinado a las familias en situación de vulnerabilidad social y las de menores ingresos, personas con capacidades diferentes y adictos en recuperación; no obstante, el plan nunca cerró las puertas a personas de clase media sin problemas de ese tipo y que se interesaron por ingresar y participar. En este caso, lo único que les pedimos es que nos ayuden con la divulgación.

¿Solo hortalizas?

-No, cabe destacar que a las frutas y verduras hay que agregar que en algunas zonas es posible la cría de aves de corral con la producción de huevos.

¿Cuál es el eje del programa?

– El eje del programa es la capacitación gratuita y el establecimiento de lazos solidarios entre las familias y el vecindario. De esta manera se arma una red de promotores que trabajan ad honorem, y que aprenden primero con nosotros y luego enseñan ayudando a promover ese saber popular que ya está en los barrios, en la Argentina profunda.  Entonces al revalorizar lo que se sabe se lo comparte con otro. Así fuimos esparciendo la semilla de la solidaridad.

¿Cómo se inicia el proceso de estos nuevos agricultores?

– En las capacitaciones, uno de los componentes era entregar semillas de variedad. El programa es exitoso en la medida en que luego la gente ya no nos necesita más y puede seguir sola sembrando y cosechando sus hortalizas. De esa manera, en las reuniones se van compartiendo semillas, gajitos, plantitas.

Es un programa integrado

– Sí, con el Ministerio de Desarrollo social. Quiero aclarar que el INTA no regala semillas, sino que hace la capacitación, procura que la gente arme sus huertas y en ese ámbito se dan las semillas. Incluso hay veces que están las huertas y las semillas no alcanzan.

¿Y con los animales es igual?

– Lo mismo, cuando se puede, se entregan pollitos y pollitas para la producción de huevos, y a veces también pollos camperos para la producción de carne, pero se llega a una porcentaje bajo de la población.

¿Qué balance hacés de estos treinta años?

-Que ha sido una política de estado continuada de manera ininterrumpida por todos los gobiernos, si bien lo que ha hecho que Prohuerta exista como tal es la gente. Después, las huertas son luces que se prenden y se apagan, dependen del cuidado.

¿Cuándo fue el pico de interesados?

-Recuerdo que en la crisis 2001-2002 no me alcanzaba el día de la cantidad de trabajo que teníamos. En ese momento, muchos asociaban la idea de la huerta con “pobreza”; en cambio ahora, a la huerta se la asocia con “salud”. Tenemos entonces la esperanza de que los proyectos duren más, y la gente, una vez que consigue trabajo, no abandone el cultivo, por ejemplo, de perejil, lechuga, puerro, o lo que pueda que le dé el espacio y el sol.

¿Cómo están transitando la situación actual de la pandemia?

– Ahora estamos impedidos de dar las capacitaciones, por lo que solo repartimos las semillas a los Municipios y a la red de promotores para que puedan llegar a las casas. Al haber más gente confinada en su casa, también hay más interesados.

¿De modo virtual?

-Sí, estamos creando herramientas por whatsapp, Facebook e Instagram con videos cortos y otras estrategias de enseñanza.

1 comentario

  1. Hola, muy buenos días, es de mi mayor interés poderme comunicar con ustedes para iniciar con mi Huerta Orgánica en casa. Me gustaría saber de que manera podría hacerlo. Desde ya muchas gracias quedando a la espera de un contacto.

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui