lunes 27 | mayo 2024
9.8 C
Buenos Aires

Adicciones

Recomendadas

Luis Valladares
Dr. Luis Valladares
Periodista, Locutor Nacional, Contador Público, Lic. en Costos, Lic. en Administración de Empresas, con tres distinciones de la Asociación Médica Argentina y de la Sociedad Argentina de Periodismo Médico, por sus trabajos en la Prevención de Adicciones a las Drogas. Ex-Director del periódico Mundo Mutual y fundador del periódico Mundo Cooperativo.

Estimados padres y madres:

La gran expansión que ha tenido el consumo de drogas en los últimos años debido al gran negocio que es el narcotráfico y el daño que está causando a la sociedad, hacen necesario que estemos alertas cuidando a nuestros hijos de lo siguiente:

*Amistades:

Debemos conocer a sus amigos y saber cómo son los lugares a los que concurren.

*Conducta:

Debemos estar alertas ante los cambios de conductas ya que pueden revelar que están en serio riesgo ante las adicciones.

Estamos ante una nueva generación de jóvenes, que en general, no tienen pasiones, no se sienten motivados, son víctimas de la apatía y la desorientación, pero somos los adultos los responsables de que eso les suceda al no estar atentos a sus gustos y no estimularlos en todo aquello que pueda hacerlos felices. Y también contribuyen de una forma muy directa los malos ejemplos que se publican en los medios de comunicación masiva, ya que rara vez se difunden las buenas acciones, que sin duda son muchas más que las que provocan daños, porque la mayoría de los seres humanos construyen diariamente un mundo mejor con su trabajo, su ejemplo y sus acciones.

Comunicación:

Debemos mantener permanentemente el diálogo con ellos para conocer sus inquietudes, sus preocupaciones, sus gustos, sus dudas, sus ideales y sus miedos.

Además, hay que informarlos: hacerles saber que es muy fácil contraer adicciones pero en muy difícil y muchas veces imposible salir del consumo del alcohol y de las drogas. Que cualquier adicción provoca una falsa solución a nuestro estado de ánimo, y en lugar de ayudar a resolver los problemas, da una falsa visión de la vida y crea otro problema peor, que además de enfermar, quita capacidades y hasta puede hacer que se pierda la vida.

Con ello, se anulan las posibilidades de ser realmente felices; cumplir con el sueño de hacer lo que verdaderamente nos gustas para el futuro con los estudios; el trabajo; los ideales; las preferencias en cuanto al deporte; las artes; la sana diversión y cualquier otra buena actividad que se quiera disfrutar.

Los límites

Es imprescindible orientar a los jóvenes acera de lo que se les va presentando en la vida y responder a sus inquietudes y dudas, pero todo ello debemos hacerlo fijando los límites a sus conductas, a sus preferencia, a su deseo de probarlo de probarlo todo con el pretexto de conocer, etc.

Aunque no lo expresen directamente, ellos necesitan que se les fijen límites, porque eso les significa que nos interesa lo que les suceda y que queremos evitar que sufran daños o decepciones.

Darles todos los gustos, no debe interpretarse  que debemos hacerlo porque nosotros no pudimos hacer o disfrutar de determinadas cosas y tenemos que facilitárselas a ellos, sino que es dejarlos a la deriva sin ninguna orientación ni protección y que se conduzcan en la vida con libertinaje exponiéndolos a cualquier riesgo.

Esto no significa ejercer un rol dictatorial y permanentemente severo sobre los jóvenes, ni aplicarles prohibiciones sin explicación alguna, sino que significa fijarles el mejor camino para ellos y enseñarles a que deben conducirse con la libertad responsable que les permita desarrollarse como buenas personas.

El afecto:

En fundamental brindarles y demostrarles cariño. Que difícilmente alguien los pueda querer tanto como los propios padres, y desearles lo mejor para ellos en todos los aspectos de la vida.

El ejemplo:

No nos desliguemos de nuestra responsabilidad de educar a los niños y jóvenes pensando que deben ser educados en las escuelas, porque las escuelas están para que se les den conocimientos, pero los docentes no pueden educar las conductas de los todos los alumnos que tienen a su cargo.

La educación en valores se las tenemos que dar los adultos y la manera más efectiva es con nuestro propio ejemplo. Nadie puede convencer a otra persona de que el cigarrillo es malo para la salud, mientras tenga un cigarrillo en la mano. La mejor y más efectiva escuela de educación son los buenos ejemplos que se les da en el propio hogar.

Asimismo, debemos hacerles saber que la adicción al alcohol o a otras drogas provocan deterioro y debilitan:

*La voluntad:

El drogadicto se vuelve esclavo de la droga, pudiendo cometer actos contrarios a su educación para conseguirla y hasta perder sus salud, porque pierde totalmente el control de sus actos.

*Las relaciones personales:

El drogadicto no es capaz de mantener relaciones estables, tanto con familiares como con amigos, Muchas veces roba o engaña para poder conseguir droga, como una “solución”, que en realidad es un perjuicio y un grave problema.

Pérdida de disfrutar de los placeres de la vida:

El alcohol y las drogas impiden percibir las más hermosas sensaciones que tiene la vida, porque solamente se siente el efecto de la drogadicción que es falso e insalubre.

Consecuencias sociales:

El drogadicto puede verse involucrado en agresiones o conflictos. Bajo la influencia de la droga puede llegar a cometer actos ilícitos y hasta crímenes.

Actuar con inteligencia:

Si una persona considera que es inteligente, jamás creerá que el alcohol y las drogas pueden darle felicidad, porque el estado en el que lo pone es falso y además porque no actúa de acuerdo a su voluntad, sino que lo hace según la influencia que las drogas producen en su cerebro.

Invitar a conocer lo que hacen otros jóvenes:

A través de Facebook o de otras redes se pueden relacionar con los “Jóvenes Preventores” que actúan en nuestro país realizando campañas contra las adicciones.

Probar es una  trampa:

Los narcotraficantes han instalado en los jóvenes la creencia de que hay que probarlo todo, porque en eso también están incluidas las drogas. Por supuesto que siendo joven, se necesita adquirir nuevos conocimientos y descubrir el hermoso mundo en el que vivimos, pero probar qué ocurre cuando se bebe alcohol en grandes cantidades o probar una droga para saber lo que provoca, es una trampa de la cual no se puede salir.

Obligación de las personas mayores

Tenemos que estar atentos ante cualquier cambio de conducta de los hijos y sus amigos. Hablar del tema con ellos explicándoles los riesgos que significa consumir drogas.

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

Balance de FECOFE luego de la gira internacional

“Estamos en sintonía con Cooperar y otras entidades en poner en lo más alto al valor de los productos...

Noticias relacionadas