viernes 18 | septiembre 2020
20 C
Buenos Aires

Viaje sensorial al Río Bravo

Recomendadas

El segundo sexo

En virtud de la publicación binacional de un libro sobre Mujeres en América Latina, Celia López, Historiadora...

Melina Gobbi: Trabajar para que las cooperativas se integren al sector productivo provincial

Economía Solidaria entrevistó a Melina Gobbi, titular de la Dirección Provincial de Acción Cooperativa, dependiente del...

Entrevista a Juan Carlos Vacarezza sobre el acuerdo de deuda externa

Entrevista al Dr. Juan Carlos Vacarezza sobre el reciente acuerdo del Gobierno Nacional con los acreedores...
Economía Solidaria
Economía Solidaria es un medio de prensa especializado en el sector cooperativo y mutual argentino que intenta reunir las noticias más relevantes del campo asociativo, en beneficio de su fortalecimiento, integración y visibilidad.

por MARTHA FRANCO GIRALDO

En el marco de reafirmar la importancia de la asociatividad, la equidad de género, el cooperativismos y mutualismo, quiero contarles la experiencia significativa hacia la Vereda Rio Bravo, ubicada en el Municipio de Calima – El Darien Valle del Cauca- Colombia.

Son la 9:30 a.m y Martha Franco Giraldo, a quien se le encomendó la tarea de hacer el trabajo de campo diagnóstico, con el fin de presentar una propuesta de turismo de naturaleza para aplicar a una convocatoria del MINCIT, se encontraba en su sitio de residencia esperando a su compañera que llegaba en el  transporte que iniciaba el camino hacia El corregimiento de Río Bravo, Vereda Las Ollas, finca la Betania, ubicado en el municipio de Calima-El Darién.

Una vez llegamos a la terminal de transportes de Cali, estilo mochileras con nuestros morrales equipados para compartir una semana con la comunidad de la localidad y el ecosistema que nos esperaba, nos dimos cuenta que no había transporte para Calima-El Darién, así las cosas, para llegar a Rio Bravo, nos tocó  abordar  un bus intermunicipal hasta el municipio de Guadalajara de Buga, donde hicimos trasbordo y  nos dirigimos hacia el municipio de Restrepo, donde contactamos al señor Jairo, conductor del jeep willyz  para que nos llevara a nuestro destino final, Finca la Betania.

El corregimiento de Río Bravo fue colonizado hace 80 años por campesinos paisas y  comunidades embera , provenientes del chocó, que era una selva tropical, que les toco romper selva, conformando aserraderos de madera fina, denominados colonos forestales, que inicialmente comercializaban la madera  hacia Buga, fueron organizando fincas  Cañon de Rio Calima y Rio Bravo

El motivo del viaje es acudir a una de los ecosistemas denominado del cañón de Riobravo, donde nos reuniremos con el señor Jorge Gutiérrez, ingeniero Agrónomo y propietario de la Finca La Betania, donde se está  desarrollando un turismo de naturaleza en la cascada la Betania y predios de la finca.

Más que centrarme en un relato técnico y escueto, permítanme contarle el sentir y experiencia vivencial desde el momento de salida de Cali hasta su regreso como mujer….profesional y como parte de una comunidad que cree que el conocimiento académico nos puede dar cierto estatus diferencial con los demás seres vivientes (fauna, flora y seres humanos).   El viaje se demoró una hora más, pero igual, con todos los protocolos de bioseguridad por lo de la pandemia, nos dispusimos a viajar en vehículos de empresas reconocidas y disfruté del viaje, el paisaje y regresar a Restrepo, después de tantos años de no ir,   me dio alegría y sorpresa de ver las pineras a la entrada del municipio que le da un aspecto de sequía y erosión.  En el viaje de Restrepo a nuestro destino final, nos fuimos en otro vehículo que consiguió el señor Jairo, porque el vehículo de él, estaba en el taller, el conductor del vehículo iba con su esposa y también nos acompañó el señor Jairo, mi primera sensación fue de tranquilidad, confianza y amabilidad de los lugareños.  

Llegamos a tableros por la parte superior en la via a Buenaventura, a mano derecha, nos encontramos con el paisaje majestuoso del lago y el puente que lo identifica, a la izquierda, después del puesto de policía, continuamos el viaje por una carretera destapada en regulares condiciones, donde avista deslizamientos y malas condiciones de algunos tramos de la vía. 

Cinco kilómetros más adelante, llegamos a la finca la Betania, que se identifica por unos avisos rústicos y descoloridos por el tiempo, que nos avisa que estamos cerca, muy próximos, giramos a la izquierda y bajamos por un camino con plaga huellas, muy empinado y salimos del jeep con nuestros morrales, cuesta abajo para atravesar el puente de madera, ligeramente destruido por el efecto del agua en los momentos de turbinación de la represa.

Al extremo final del puente, nos esperaba Jorge Gutiérrez, propietario de la finca y el señor Chepe Zorrilla, (ahora sé  como se llama),  aserrador, baquiano y agricultor de la localidad, descendiente de los colonos que llegaron a la región hace 80 años,  que nos recibieron muy amables y nos ayudaron con el equipaje. Atravesando el puente, se sube a la casa por un sendero de hortensias y se encuentra con una construcción de madera, color rosado y azul celeste,  los perros konga y oso, salen al encuentro de las visitantes.  Seguidamente, nos  instalamos  en la habitación del segundo piso,  que tiene dos camarotes, donde nos ubicamos mi compañera y yo, en cada camarote.

Una vez descargamos los maletines, nos dispusimos a ir a la cascada en compañía de Jorge, los perros Konga y Oso, por  el sendero para llegar a la cascada,  queda al borde del río Calima  en la parte superior de la finca ,  el avistamiento de los diferentes árboles, flores, mariposas, pájaros, el río Calima sintiéndose un clima húmedo, ligeramente frio  y finalmente,    se llega a la majestuosa cascada de aproximadamente 30 metros de altura, una experiencia de paz, tranquilidad y respeto  por los diferentes seres vivientes con los que se interactúa en todos los momentos y espacios en la finca.

Al final de la tarde, sentados en el comedor, se puede observar como los árboles integrantes del cañon  que protegen la casa y la finca son majestuosos y sirven de cómplices en el paso de las nubes en el fenómeno natural y biológico del sitio,  que ofrece un espectáculo alucinante y abrazador las nubes y los árboles.

Dos mujeres solas estábamos en una casa donde nos tocaba compartir día y noche con dos hombres solos (Jorge Gutiérrez y Chepe Zorrilla), nunca sentí miedo ni desconfianza de ellos, nos hicieron sentir como de la familia y más que eso, parte del sitio paradisiaco al que acabábamos de llegar.  Fácilmente nos integramos con ellos, sus costumbres,  tradiciones y sus quehaceres domésticos, que fue una experiencia de compartir saberes, sabores, tradiciones y los ingredientes que produce la finca.   Ni que hablar de la pasión y amor por el territorio,  por el ecosistema y la comunidad que identifican a Jorge Gutiérrez, ingeniero agrónomo que se funde y confunde con los seres sintientes del ecosistema de la finca la Betania, igual Chepe y los trabajadores de la finca, con quienes compartimos y hablamos del campo y las experiencias en el territorio.

A la mitad de un día cualquiera, siendo las 12:15 m. nos dirigimos hacia la cascada a disfrutar de un baño y disfrute del sitio, en la compañía de Konga y Oso, una vez allá, siendo las 12:30 p.m. ocurre un fenómeno físico natural dentro de la cascada, donde se forma el arco iris alrededor de la persona que se encuentra al lado del chorro de la cascada, produciéndose un intercambio de elementales y energías, que sólo ocurre a esta hora y en este sitio.  Sentir el agua limpia, bajando directamente de las rocas y el nacimiento, produce una sensación alucinante y de respeto hacia la naturaleza y lo que nos brinda.

Como no sentir e interactuar cuando se está en un territorio y ecosistema diverso donde se destaca la presencia de animales domésticos como los gatos, los perros y los sapos que viven y hacen parte de las instalaciones de la casa de habitación donde nos quedamos y estábamos de día y noche, los gatos…..muy lindos y esquivos, la gran mayoría, con un horario específico para comer al que  les tenía acostumbrado el dueño de casa,  Konga y Oso, dos guías turísticos que acompañan a las personas visitantes hasta la cascada, de la cual disfrutan bañándose y jugando en el sitio.  Los 4 bocones, (sapos) como los suele llamar Jorge, son los personajes dueños del predio de la cocina en horas de la noche, ubicados en la parte inferior de los cajones, donde duermen y se dan el banquete con bichos que llegan de intrusos en horas de la noche a la cocina.  Al principio, para mí , fue muy difícil y miedoso verlos, por su gran tamaño y aspecto no muy agradable que tienen.  Aprendí, como visitante y mujer,  que este ecosistema es autónomo y tiene unas dinámicas que debemos respetar y entender que están allí como parte del entorno.  Finalmente,  compartíamos tranquilamente en ese espacio de la cocina, todos los seres vivientes.

Cuando hago el recorrido por otra finca de la vereda, igual, encuentro seres humanos campesinos, entre niños, adultos mayores, mujeres, de mucha amabilidad, de fortalezas y talentos  que enriquecen la cultura y tradiciones entre los que habitan la vereda;  ávidos  de hacer cosas  por y para ellos para encontrar oportunidades que les permita permanecer en el campo,  porque es su tierra, su casa, sus cultivos, sus animales y todo lo que compone el ecosistema como parte integral de él.

Como fue un viaje sensorial, alrededor de un diagnóstico para proponer un producto de turismo de naturaleza, sólo les digo que el intercambio e interacción  con los diferentes seres vivientes del entorno, es absolutamente necesario vivirlo y sentirlo con todos los sentidos  para entender lo que allí se vive y por qué  los campesinos y pobladores aman y defienden su territorio.

La autora es Profesional en Administración de Empresas

Enlace Socio -Cultural Fundación Social Fonaviemcali

marfrancogi@hotmail.com   –  Cel: 057 3154496171

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

Comisiones técnicas del INAES

A través de varias resoluciones, el INAES constituyó una diversidad de comisiones técnicas, las cuales detallamos a...

Misiones: buscan fortalecer al sector yerbatero

REUNIÓN ENTRE INYM Y ACCIÓN COOPERATIVA Los representantes de la Producción en el Instituto, Nelson Dalcolmo, Jonas Petterson y...

Se viene un Webinario latinoamericano para la ESS

Segundo Webinario del Comité PROCOAS: "Las fisuras del modelo hegemónico de la educación superior para el desarrollo del campo de la ESS"

Una cooperativa de San Pedro se convirtió en modelo nacional de producción de dulces

Recuperada por sus propios trabajadores y trabajadoras, la Cooperativa de Trabajo Alimentaria San Pedro Limitada, logró expandirse a todo el territorio nacional,...

El Concejo Deliberante aprobó la creación de la mesa de Fomento del Asociativismo y La Economía Social

La propuesta es conformar una articulación desde Ituzaingó con INAES,  “con el fin de cooperar, solidarizarse,  con las cooperativas Mutuales, Sindicatos, Clubes,...

Noticias relacionadas