sábado 12 | junio 2021
18.1 C
Buenos Aires

Un fin de año con importante logro

Recomendadas

Dr. Luis Valladares
Periodista, Locutor Nacional, Contador Público, Lic. en Costos, Lic. en Administración de Empresas, con tres distinciones de la Asociación Médica Argentina y de la Sociedad Argentina de Periodismo Médico, por sus trabajos en la Prevención de Adicciones a las Drogas. Ex-Director del periódico Mundo Mutual y fundador del periódico Mundo Cooperativo.

El intento del Poder Ejecutivo Nacional de vulnerar las exenciones de Impuestos que legítimamente tienen las actividades de las Mutuales, constituyó un grave error conceptual y la amenaza de que en el futuro lo extendieran al resto de los servicios, ya que además hubiese dejado libre la posibilidad de que en el futuro le aplicaran otros impuestos que también son muy gravosos como es el caso del IVA, y alterando las exenciones que disponen por la naturaleza de las entidades de la Economía Solidaria que no tienen fines de lucro, y que muy justamente se les ha otorgado por ley.

Sabemos muy bien que no fue fácil la tarea llevada a cabo por muy pocos dirigentes, para ilustrar y convencer a los legisladores y demás funcionaros del más alto nivel, de lo improcedente de la medida que se quería implementar.

Esta experiencia debe servir para que los que estamos convencidos de las bondades de las entidades de la Economía Solidaria, realicemos todos los esfuerzos que sean necesarios para que no se repita en el futuro semejante propósito u otro tipo de atropello.

Resulta casi incomprensible que haya que explicar personalmente y a cada uno de los funcionarios y representantes del pueblo que tienen el poder de decisión, lo que son una mutual y una cooperativa. Sin embargo, los que estamos en el sector conocemos muy bien los problemas que deben ser resueltos para proteger a la Economía Solidaria de embates como el acontecido y que constituyen debilidades que hay que superar.

Desde el 28 de diciembre de 2006, es decir desde hace 11 años, fecha en que se publicó en el Boletín Oficial, está vigente la Ley 26.206 de Educación Nacional y todavía no se ha incluido en la currícula en los niveles de enseñanza en todo el país. Esto significa nada menos que otras generaciones también desconocerán lo que es una mutual y una cooperativa.

Como solemos actuar los argentinos, siempre les adjudicamos la responsabilidad a otros, y también en este caso es así, porque los funcionarios que tienen la obligación de implementar lo dispuesto en el Art. 90 de la mencionada ley, no se han ocupado de hacerlo. Pero también somos responsables los ciudadanos que no hemos ejercido el derecho a peticionar consagrado en el Art. 14 de la Constitución Nacional, para que se implemente la enseñanza del mutualismo y del cooperativismo.

Pero además, si la mayoría de nuestros representantes, que deciden sobre nuestras organizaciones no saben cuál es la naturaleza de nuestras entidades, también es de nuestra responsabilidad hacérselo saber, pero no con la urgencia, el enorme esfuerzo y la angustia conque se realizó recientemente, sino con una acción permanente y directa hacia ellos y hacia toda la comunidad, que es en definitiva la destinataria de los servicios que prestan.

Como si semejante esfuerzo hubiese sido poco, en muchos casos se tuvo que escuchar a algunos diputados y senadores decir que había entidades que realizaban actividades ajenas a su naturaleza, y además que por esa razón, votarían a favor del proyecto de gravar a nuestras entidades, como si la aplicación del Impuesto a las Ganancias fuera un castigo que merecen todas, o también, como si con esa medida se pudiera propiciar el saneamiento del sistema.

Por la legítima y noble acción que desarrollan las mutuales conducidas por dirigentes con ideales mutualistas, es imprescindible elaborar una estrategia orientada a lograr que se implemente el Art. 90 de la Ley 26.206; realizar acciones de comunicación efectivas dentro y fuera del sector, para que en primer término los asociados sepan con indubitable claridad lo que es su mutual; para que toda la población tenga conocimiento de la labor que desarrollan; por lo que es aconsejable llevar a cabo un plan de difusión a través de los medios de comunicación locales de todo el país, y por supuesto, continuar la labor de saneamiento del sistema erradicando definitivamente las prácticas que lo perjudican. Seguramente habrá que ampliar lo antedicho, pero es de una importancia sustancial y en nuestro caso imprescindible, elaborar un plan estratégico en el que participen los representantes del sector y cumplirlo.

Es muy habitual comprobar que nosotros, los argentinos, comenzamos una tarea y la abandonamos antes de lograr los resultados que en un primer momento nos habíamos propuesto como objetivos.  Por la gravedad de las consecuencias que pueden resultar, la confección de un plan no admite otra posibilidad que cumplirlo hasta lograr que tanto todos los asociados como la población en general sepan lo que es una mutual, por supuesto que otro tanto debe hacerse con las cooperativas ya que la realidad muestra una ausencia de conocimiento entre la mayoría de sus socios que en este caso, a diferencia de los asociados a las mutuales, son propietarios del capital aportado, realmente muy preocupante. Los casos más evidentes son las que brindan servicios esenciales para la población, como la electricidad, el agua potable, la telefonía, entre otros, y sin embargo, en general sus socios ni siquiera conocen su condición de tales, y menos aún sus derechos y obligaciones, tanto que las consideran como simples proveedores. En este caso, y otros similares, la dirigencia tiene una gran responsabilidad, que en cumplimiento de los Principios y Valores, no debiera permanecer indiferente y menos aún pensar solamente en su propia posición en la entidad.

Desde nuestras páginas siempre hemos manifestado nuestro convencimiento de que a través de la unidad será posible obtener mayores logros. Para eso y aunque le resulte antipático a más de un dirigente, creemos que hay que renunciar a intereses personales, tomar el “toro por las astas” y si es necesario apelar a la colaboración de terceros especialistas en conciliaciones para lograr el acercamiento necesario para trabajar juntos y entre otras cosas, lo más importante sanear al sector.

Consideramos muy inapropiado que siendo un sector organizado en forma vertical y horizontal, con la participación de una enorme cantidad de dirigentes, ante una amenaza como la reciente, hayan tenido que salir como bomberos a apagar un incendio, y lo peor, habiéndose expuesto al tremendo riesgo de no lograr apagarlo.

Señores mutualistas, estamos en tiempos en que debemos actuar con firmeza y eficiencia, para el bien de los asociados, de las comunidades, y por supuesto de nuestro país.

Nuestros problemas debemos resolverlos nosotros, no tenemos que esperar que algún `iluminado´ de afuera lo haga.

Últimas noticias

Lanzaron la Mesa Agroalimentaria Argentina

Las organizaciones integrantes del llamado “otro campo” lanzaron este miércoles su propio espacio: la Mesa Agroalimentaria Argentina, bajo el...

Noticias relacionadas