miércoles 21 | abril 2021
20.2 C
Buenos Aires

Sobre la gestión de los residuos domiciliarios y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas

Recomendadas

Resolución del INAES con respecto a las asambleas a distancia

Dejamos el link a continuación: https://www.boletinoficial.gob.ar/detalleAviso/primera/243215/20210420

Santa Fe: dictan fallo judicial clave para la Cooperativa del Puerto General San Martín

La Sala A de la Cámara Federal de Rosario tomó una decisión trascendental para el destino de la Cooperativa...

España: un proyecto de la Unión Europea busca en Almería una ruta para la economía social

La Diputación de Almería, la Unión Europea y entidades de Portugal y Francia participan en el proyecto SoEClose, una...
Jorge Pedro Núñez
Licenciado en Cooperativismo y Mutualismo (UNSE). Presidente del CGCyM (2018-2020). Conferencista, docente, investigador especialista en formulación de proyectos.

Habla el Lic. Héctor González, Integrante de Innovación Tecnológica y Desarrollo Sostenible del CGCyM

El área que usted integra ha manifestado, desde que fuera creada, sumo interés en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS-NU). ¿Cuál es su visión sobre el tema?

– Creemos necesario que nuestro país integre como Política de Estado el cumplimiento de los 17 ODS. Al respecto se creó el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, que lleva adelante la implementación nacional de la Agenda 2030 de la ONU. En la situación actual de pandemia y sus consecuencias transversales, debe reforzar los programas y acciones destinados a la salud, pobreza, medio ambiente y mejor calidad de vida. Estamos transitando un tiempo donde como nunca se comprueba los efectos planetarios de eventos surgidos en destinos muy alejados de nuestra realidad nacional y por ello, tenemos como país sumar nuestra voz y nuestro reclamo en los foros internacionales para nivelar las desigualdades crecientes en salud, educación, economía, tecnología y ambiente. En ese escenario el CGCyM, acompaña y desea participar en las acciones que las organizaciones del ámbito asociativo impulsen a nivel local como nacional.

Actualmente, ¿cuál es el rubro que tiene el Área como objetivo de trabajo, y por qué?

– Si bien la temática del Área es muy amplia, decidimos profundizar la necesidad de trabajar en el desarrollo de un Programa Nacional de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) el cual pueda integrar una acción específica como el Tratamiento de los Residuos Eléctricos y Electrónicos (RAEE´s). El tratamiento de los Residuos es una acción básica para los territorios como objetivo de saneamiento público junto a las cloacas y el agua potable.

¿Qué actores participan de estas actividades, y cuáles serían sus roles?

– La problemática de un Programa GIRSU impone la necesidad de trabajar articuladamente Estado–privados-tercer sector. El Estado porque el Municipio tiene bajo su órbita la gestión de los mismos (cumplida o no), los Privados (Empresas a Familias) por su carácter de generador de residuos y el Tercer Sector, como fuerza viva dentro de cada Comunidad y potencial articulador entre los tres sectores, para impulsar acciones mancomunadas que sean aceptadas y desarrolladas por la propia Comunidad.

¿Considera que las mutuales tienen en esto un rol importante a cumplir?

–  Las mutuales son organizaciones con una fuerte presencia y reconocimiento social en los territorios en dónde desarrollan sus actividades. Dado los objetivos que dan nacimiento a estas organizaciones, podríamos decir que resulta natural que las mutuales participen como actores centrales en un Programa GIRSU siendo articuladores entre el gobierno local y sus asociados.

Sabemos que se designa “gestión integral de residuos sólidos urbanos” a lo que, se supone, practican los municipios con resultados variados; ¿puede desarrollar este concepto?

– Una real GIRSU implica una serie de acciones interrelacionadas que permitan en el tiempo modificar la situación ambiental, sanitaria y hasta social en un territorio determinado. Debería abarcar las etapas de: educación ambiental, campaña de concientización comunitaria, separación diferenciada, logística específica, tratamiento de las diversas corrientes que integran los residuos y una disposición final controlada.

Hay municipios que dicen saber qué hay que hacer, pero que no tienen los recursos monetarios para realizar las obras que necesitarían. ¿Esto es así?

– Hay municipios que tienen un pleno conocimiento de la problemática y otros no tanto, debido a la ausencia de equipos profesionales, falta de equipamiento y espacios para la recolección diferenciada y la existencia de un lugar no controlado para la disposición final. Existen líneas de financiamiento impulsadas por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación para los Municipios, con el objetivo central de reducir los más de 5.000 basurales a cielo abierto distribuidos en los más de 2.200 municipios y comunas de nuestro país. Esto se podrá complementar con la búsqueda fondos provinciales para intentar completar un Programa GIRSU, a lo cual se suman los aportes municipales en espacios, equipamiento disponible y recursos humanos. El Departamento de Investigación, Formulación y Desarrollo de Proyectos del CGCyM, puede trabajar junto a las mutuales para armado del proyecto específico, adaptado a las características y reales necesidades del territorio y con ello, en la búsqueda conjunta de su financiamiento.

En pocas palabras, si fuera posible, ¿cómo sería un plan estratégico para un manejo racional de los residuos domiciliarios?

– Un Plan Estratégico para una GIRSU debe contener objetivos y metas específicas para el desarrollo del territorio. Debe incluir un Diagnóstico como elemento central, tal que contemple las necesidades del territorio, permita armar un FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) y enfocarnos en la búsqueda de acciones que reviertan las actuales debilidades en un corto a mediano plazo para poder potenciar las fortalezas existentes. El trabajo comunitario debe tomarse con un eje troncal para el plan, dado que sólo la respuesta y el accionar comunitario determinará el éxito o fracaso del mismo. Las primeras etapas de la Campaña de Educación Ambiental junto a las instituciones educativas y organizaciones del tercer sector resultan fundamentales para que los vecinos respondan a la Campaña de Separación Diferenciada en sus hogares y lugares de trabajo. Sin esto no existirá la materia prima necesaria para generar equipos de recuperadores urbanos que puedan gestionar los residuos reciclables y agregarles valor a los mismos, para retornarlos al circuito industrial.

Se habla de 3 ó 4 R, de Economía Circular… Cuéntenos sobre eso.

– El concepto de las 3R pasó a 4R como símbolo de lo que se denomina Pirámide de Escala de Prioridades en la Gestión de los Residuos.

Iniciando por la reducción en nuestro propio consumo, luego la reutilización posible de lo ya adquirido, buscando alargar su Ciclo de Vida como producto, siguiendo por el reciclado de dicho producto cuando el mismo no pueda brindar la misma respuesta original pero sea útil en alguno o varios de sus componentes y finalmente como insumo para la recuperación de energía en base a residuos, como complemento y potencial sustitución de otras fuentes de energía no renovables. Este recorrido representa la base de la denominada Economía Circular. La Economía Circular es un concepto económico que se enmarca en el desarrollo sostenible, y cuyo objetivo es la producción de bienes y servicios reduciendo el consumo y el desperdicio de materias primas, agua y energía. Se trata de un modelo que considera tanto los aspectos económicos, como los ambientales y sociales, basado en el principio de “cerrar el ciclo de vida” de recursos, productos, servicios, residuos y materiales.

Al comienzo mencionamos los ODS-UN, ¿cuáles de estos objetivos estarían incorporados en estas actividades?

– Recordemos los 17 ODS que conforman la Agenda 2030 de la ONU, a la cual Argentina ha adherido. Podríamos decir que varios de estos objetivos están presentes en forma directa o indirecta en nuestras propuestas. Como organizaciones del tercer sector es indudable que si pudiéramos impulsar un eficiente Programa GIRSU el mismo colaboraría en: 1. Fin de la Pobreza; 2. Hambre Cero; y 8. Trabajo Decente, refiriéndonos específicamente al impacto que generaría el poder rescatar a los actuales “cartoneros” de su situación socioeconómica indigna y ayudarlos a conformar un grupo asociativo de trabajo como recuperadores reconocidos por la comunidad y el Municipio. Desde el aspecto ambiental, impacta sobre: 6. Agua limpia y saneamiento; 7. Energía No contaminante; 12. Producción y Consumo Sustentables; y 13. Acción por el Clima, dado que es uno de los factores que contribuyen a la generación de CO2 / Gases de Efecto Invernadero que conducen al Cambio Climático. De hecho en su último mensaje el Secretario General António Guterres, incluye a la Recuperación Sostenible e Inclusiva como una de las 10 Prioridades para el 2021.

¿Algo más para agregar?

– Simplemente, hacerles llegar este mensaje a las organizaciones mutuales de nuestro país para que se interesen por la temática y decidan ser parte de su solución. Desde el CGCyM, nos comprometemos a trabajar conjuntamente para realizar diagnósticos claros y desarrollar proyectos accesibles y lo más importante, hechos a medida de la realidad local lo cual permitirá el entendimiento y la aceptación de los demás actores interesados.

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

España: comienza un moderno programa de cooperativismo en Madrid

Formación de atención centrada en la persona Del 22 de abril al 15 de julio Colegio Oficial de Trabajo Social de...

Noticias relacionadas