miércoles 21 | febrero 2024
24.1 C
Buenos Aires

Sexta dosis de la vacuna contra el COVID, ¿sí o no?

Recomendadas

Dr. Mario F. Bruno
Dr. Mario F. Bruno
Presidente de la Sociedad Argentina de Periodismo Médico; Vicepresidente de la Sociedad Argentina de Cancerología; Presidente del Comité de Cuidados Paliativo de AMA (Asociación Médica Argentina); Presidente del Comité AntiTabaco de AMA Vicepresidente de UATA (Unión Antitabáquica Argentina); Director de los cursos anuales de 1) Periodismo Médico 2) Cancerología, 3) Cuidados Paliativos (AMA); Miembro Emérito de ASCO (American Society Clinical Oncology); Miembro Titular de ESMO (European Society Clinical Oncology); Director Médico de Medicron S.A. (Centro Oncológico)

Luego de la pandemia que padecimos durante el bienio 2020/21, que fue mitigada en altísima proporción por la aparición de las diferentes vacunas, que reducen la posibilidad de efectos graves, incluso letales, propio de la enfermedad, se nos plantea la duda de como continuar, preservando la salud, en relación a esta enfermedad.

¿El riesgo continúa o la enfermedad ya terminó? ¿Qué debemos hacer?  Hay que tener en cuenta que, en forma sensiblemente menor que en los años citados, el virus sigue circulando y mutando, con lo que algunas cepas nuevas pueden transformarse en más agresivas. Los datos de la situación de nuestro país frente al Covid, al 1 de enero del corriente año, mostraban un total de 72.558 nuevos casos. Este panorama es preocupante porque hay una baja percepción del riesgo de la enfermedad y, por consiguiente, una disminución en los cuidados. ¿Qué hacer entonces?

Hasta la fecha no tenemos vacunas preventivas como las que empleamos contra la gripe, o la poliomielitis. Las vacunas contra el Covid han conseguido reducir en formas altamente significativa el riesgo de muerte y de complicaciones graves. Esta acción ha permitido además que recuperemos la libertad de salir  a la calle y desplazarnos por el mundo. ¿Pero cómo seguimos? Tenemos una herramienta muy poderosa como son las vacunas, pero es fundamental destacar que la vacunación completa es el esquema primario con los refuerzos.

Muy recientemente, el pasado 28 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS), entidad que cuenta con un destacadísimo equipo de expertos internacionales de cada tema de salud, ha publicada las normativas de cómo continuar en el momento actual. El Grupo de Expertos en Asesoramiento Estratégico (SAGE) sobre inmunización de la OMS estableció las medidas a seguir respecto al la vacunación durante el 2023. El principio fundamental actual es proteger a las poblaciones expuestas a un mayor riesgo de muerte y enfermedad grave a causa de la infección por SARS-CoV-2. Esta guía mundial actualizada hace referencia al impacto provocado por la variante Omicron y el alto nivel de inmunidad de la población debido a la infección y la vacunación. Además, incluye recomendaciones revisadas sobre las dosis de refuerzo adicionales y acerca del intervalo de tiempo entre los mismos. Los expertos enfatizan la importancia de vacunar con refuerzos adicionales a quienes aún están en riesgo de enfermedad grave, que son principalmente adultos mayores y personas con otras afecciones que disminuyen su inmunidad. Se estableció que las personas que hayan recibido la vacuna contra la Covid y hayan pasado más de cuatro meses desde su última dosis, deben aplicarse una dosis de refuerzo para estar protegidos, sobre todo contra las formas graves, las hospitalizaciones y la muerte.

La guía, recientemente publicada, ha establecido tres grupos de prioridad para la vacunación contra la COVID-19: alta, media y baja. La definición de estos grupos se basa principalmente en el riesgo de enfermedad grave y muerte, y tiene en cuenta cuestiones como la eficacia de la vacuna, la relación costo/ eficacia, los factores programáticos y la aceptación por parte de la comunidad. El grupo de prioridad alta incluye a las personas mayores, a los adultos jóvenes que padecen comorbilidades importantes (por ejemplo, diabetes, enfermedades oncológicas y cardiopatías), a las personas con afecciones de inmunodeficiencia (por ejemplo, personas que viven con el VIH y receptores de trasplantes), incluidos los niños de 6 meses o más, a las personas embarazadas y al personal de salud de primera línea. Para este grupo la recomendación es administrar una dosis de refuerzo adicional en un plazo de 6 o 12 meses tras la última vez, dependiendo de factores como la edad y las afecciones de inmunodeficiencia. La recomendación únicamente se refiere al escenario epidemiológico actual, ya que el mismo puede varias en el tiempo. Aunque la carga de COVID-19 grave entre los bebés menores de 6 meses es baja, se recomienda la vacunación de las personas embarazadas, incluso con una dosis adicional si han pasado más de seis meses desde la dosis anterior, para proteger tanto a la madre como al feto, y a su vez tiende a reducir la probabilidad de que los bebés sean hospitalizados a causa de la COVID-19.

La ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, aconsejó que “todas las personas que pasaron 120 días desde la última dosis, no importan el número de dosis ni el número de refuerzos, tienen que darse una dosis para poder estimular las defensas para que los casos no se traduzcan en hospitalizaciones y muertes sobre todo quienes tienen más riesgo”. Conclusión: Mayores de 50 años y personas con enfermedades concomitantes deben recibir la 6ª dosis e, incluso, quienes se hayan aplicado la sexta vacuna meses atrás podrán ser los primeros en administrarse una séptima dosis próximamente.

Ilustración: Matías Roffe

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

La actividad social mejora la calidad de vida

Las relaciones sociales constituyen una parte esencial de la vida humana. Desde las interacciones diarias hasta las relaciones más...

Noticias relacionadas