viernes 5 | marzo 2021
24.4 C
Buenos Aires

Pequeña historia sobre el papel de la moneda y la demanda

Recomendadas

Presentaron “Ágil Pagos”, una app para mutuales y cooperativas

Se presentó el caso de Ágil Pagos, una aplicación para celulares, desarrollada por SG Financial Technology y TUX —...

Se viene el nuevo Curso de Género del CGCyM

La perspectiva de género en las organizaciones de la Economía Social y SolidariaDuración: 10 semanasInicio: lunes 8 de marzoDocente a...

Una mutual intervino en la ayuda escolar para el ciclo lectivo en ciernes

El Sindicato de Estaciones de Servicio entregó kits escolares a más de 1700 afiliados A pesar de las dificultades que...
Mundo Mutual
Mundo Mutual es un periódico mensual de alcance nacional sobre los acontecimientos más relevantes del sector mutualista argentino.

Por Jorge Pedro Núñez.
Ilustración: Matías Roffé

Es legítima la duda de cómo saldrá adelante la Argentina pos pandemia de coronavirus. Una posibilidad, tal vez la más probable, sea la emisión de moneda. Para los economistas ortodoxos esto es una herejía, principal fundamento de los procesos inflacionarios.

Ahora bien, según lo informado por el BCRA, la base monetaria se expandió un 15,4% en el período que va del 10 de diciembre de 2019 al 10 de abril de 2020. En los 48 meses del gobierno de Macri, el porcentaje fue de 158,8%. Un promedio mensual de éste da 3,3%, en tanto el del actual gobierno es de 3,8%.

Se observa entonces que no hubo una variación significativa entre uno y otro gobierno, en cuanto a la emisión; pero la gran diferencia es que los pesos emitidos antes iban al circuito de especulación financiera, y ahora se hace una distribución que comenzó en los sectores más postergados: jubilados con la mínima, desempleados, asignación universal por hijo, fundamentalmente. Y se continuará con líneas de crédito a tasas razonables, destinadas a las pequeñas y medianas empresas.

Por más que la ortodoxia vocifere, la inflación obedece a otros factores, principalmente la concentración económica y la especulación atada al dólar, incluso en sectores en los que no hay insumos importados.

Para ilustrar estas consideraciones en torno al papel de la moneda y la demanda, citamos la siguiente anécdota. El economista argentino Claudio Scaletta, que publica sus notas habitualmente en el suplemento Cash de Página 12, se encontró en un libro del economista italiano Sergio Cesaratto (“Sei lezioni di economía”) con una historia que ya conocía, pero que ignoraba que pertenecía al economista polaco Michal Kalecki (1899-1970). La historia es la que se cuenta a continuación.

Kalecki contaba la historia de un colega suyo que en la década de los treinta fue llamado por un poderoso militar, miembro de la junta que gobernaba Polonia, para que le explique cómo funcionaba la economía.

Un día –le contó su colega al militar– a una aldea muy pobre, llegó un rico judío a la posada y ofreció pagar el alojamiento por adelantado. Para ello le dejó un billete de 100 dólares al posadero. Sin embargo, el judío se marchó inesperadamente por la mañana después del amanecer, dejando el billete al posadero. Luego de unos días el posadero concluyó que el rico judío ya no regresaría y decidió usar el billete para abastecer un poco la despensa de la posada, para lo que se dirigió al almacén local. El propietario del almacén le entregó el billete a su esposa para que lo guarde. Pero la mujer aprovechó la oportunidad para pedirle un vestido a la costurera que, a su vez, logró con ello pagar el alquiler. Su casero aprovechó la oportunidad para pagar los favores de la prostituta local, quien prestaba sus servicios en la posada, donde alquilaba una habitación. El billete volvió así al posadero. Todos en el pueblo fueron más felices. Mientras tanto, el rico judío regresó y el posadero, con un suspiro de alivio, le devolvió el billete. El judío lo tomó, lo puso sobre una vela y se encendió con él un cigarro. Luego le dijo al posadero que lo miraba azorado: “el billete era falso”. El militar, sudando por el esfuerzo de entender, enunció satisfecho el sentido de la historia: ¡comprendí de inmediato que algo andaba mal con ese judío!”

Desafortunadamente, la gente tiende a pensar como el militar, concluyó Kalecki. Nosotros sabemos, en cambio, que la creación de medios de pago genera la producción y los ingresos. Y estos medios de pago pueden ser cualquier pedazo de papel, siempre que todos los acepten.

Moraleja: si te explican la economía y no la comprendes, no dudes de tu inteligencia, lo más probable es que te estén engañando.

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

Se viene el “Primer Encuentro Latinoamericano de Profesionales y Expertas/os de la Economía Social y Solidaria”

Primer Encuentro Latinoamericano de Expertas/os y Profesionales de la Economía Social y Solidaria Miércoles 10 de marzo / 19 hs....

Noticias relacionadas