viernes 14 | mayo 2021
10.6 C
Buenos Aires

Paz y administración

Recomendadas

Uruguay: lanzan convocatoria para temáticas de Género en la ESS

INACOOP y Cudecoop convocan a cooperativas y organizaciones de la Economía Social a presentar acciones desarrolladas con perspectiva de...

Córdoba: la Cooperativa de Las Varillas invirtió casi 60 millones de pesos en conectividad

Con la finalización del tendido de fibra, usuarios de cualquier punto de la ciudad de Las Varillas pueden demandar...

Nuevo proceso para la constitución de cooperativas de la agricultura familiar

Resolución 525/2021 – Constitución de cooperativas promovidas por la Secretaría de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena. El INAES ha manifestado...
Alejandro Galay
Periodista, escritor y docente universitario.

La Sociedad Italiana de Paraná es una mutual con 157 años de trayectoria, definitivamente insertada en el corazón de la vida cultural de la capital de Entre Ríos. En 1999, la entidad inauguró el colegio italiano Galileo Galilei, con los niveles inicial, primario y secundario, y en el 2013 creó el instituto de lenguas extranjeras “Giacomo Leopardi”. Su presidente, Horacio Piceda, repasa esta rica historia y narra los avatares de la actualidad

¿Puede hacernos una breve historia de esta entidad?

– La Sociedad Italiana tiene su acta fundacional el 10 de abril de 1864. Fue creada a instancias de un sacerdote franciscano, de origen italiano, que vio la necesidad de amalgamar a esa masa de mediterráneos que no era muy numerosa, y que estaban en la ciudad e iban llegando desde Italia, con muy poca protección social y sin contención alguna. Él les propuso a algunos de ellos formar una sociedad de socorros mutuos. A los treinta días de su fundación, se estableció la comisión definitiva, donde aprobaron los estatutos, y el sacerdote resultó ser el primer presidente de la Sociedad. Con el devenir del tiempo, esta institución fue creciendo, y con alguna división de por medio, llegó hasta nuestros días. En suma, esta es una institución que tiene un sólido patrimonio, y una rica historia cultural y social.

-¿En qué consistió tal desarrollo?

– Durante un tiempo hubo solamente actividades sociales y culturales, porque los socios ya tenían otros tipos de servicios, que reemplazaron a los de las mutuales, como el de la salud. En cierto momento, los socios dieron origen a una escuela: jardín, primaria y secundaria; cuando llegaron a esta última, surgieron dificultades de tipo financiero y hubo renovación de autoridades. Ahí llegamos nosotros, en 2010, y resolvimos esos conflictos y los problemas financieros. Se puso todo en orden, y se aggiornó la entidad con  respecto a la tecnología. Eso nos demandó más personal, y se hizo un edificio nuevo para la escuela secundaria, a la que se le agregaron algo más de 500 m2. A su vez, se creó un Instituto de Lenguas Extranjeras, mediante un convenio con la Universidad de Siena, la cual nos delegó la potestad de ser certificadores por la Universidad. Recibimos alumnos de otros institutos y regiones: por ejemplo de Concordia, de Curuzú Cuatiá, de Resistencia, y de la provincia de Misiones.

¿Qué otros servicios tienen?

– Ayuda económica, ahorro con estímulo, proveeduría y turismo.

¿Cómo fue que ampliaron el año pasado la nueva sede?

– Abrimos una nueva sede en General Racedo, una localidad cercana a Paraná, a unos 30 km. Se trata de una localidad pujante. Estamos en los inicios, porque esto empezó hace solo seis meses. Pues allí abrimos la sede con servicio de ayuda económica y de ahorro con estímulo. Y además tenemos una proveeduría de artículos para el hogar, ya que es un lugar que carecía de esos servicios, y también el cobro de impuestos, que le brinda a la gente del pueblo la posibilidad de pagar en su localidad los tributos, tasas, servicios, sin tener que desplazarse. Asimismo, les brindamos esa posibilidad a pueblos vecinos.

¿Cuántos asociados tienen? ¿Y cuántos alumnos hay en el Colegio y el instituto de idiomas?

– La cantidad de socios está cercana a los 1.000, entre activos y adherentes. Los alumnos son poco más de 500: hay unos 300 en los niveles inicial, primario y secundario, y tenemos algo más de 200 en el Instituto de idiomas. En este no se enseña solamente italiano, sino también chino mandarín (que certifica la Universidad Nacional del Litoral); portugués (que certifica la Universidad de San Pablo, a través de la UNL); inglés, que certifica la Cultural Inglesa, francés, alemán y ruso, que no tienen certificación. Actualmente, estamos tratando la certificación del alemán.

¿La escuela primaria está bien equipada?

– Está muy bien equipada con lo último de la tecnología, con Internet, computadoras, telefonía, pero además se colocó en cada aula un televisor de 50 pulgadas con conexión, para que los maestros lo usen como una herramienta alternativa para el mayor interés de los estudiantes.

¿Cómo se acomodaron en los últimos tiempos con la pandemia?

– Nosotros ya teníamos en mente digitalizar las aulas, y la tecnología fue más rápida que nosotros, porque primero pensábamos en pizarrones digitales, y luego vimos que eso se podía reemplazar con los televisores inteligentes. También tenemos robótica y computación, que aún no pudimos poner en práctica este año por el espacio físico. Hemos tenido que readecuar las aulas, de manera de brindar los servicios educativos sin intermitencia. Acá los alumnos vienen todos los días, aunque hay burbujas, pero no se quedan en la casa. Hicimos una compra importante de pupitres, porque teníamos bancos dobles, que ahora no se pueden usar; los dobles se transformaron en individuales. Nos acomodamos bien a todos los protocolos por la pandemia.

Usted llegó a la gestión en 2010; ¿qué balance hace hasta aquí?

– Yo viví en Rosario muchos años, y vine a Paraná después. Participaba de las actividades de la colectividad italiana, y adquirí experiencia. Cuando nos enteramos de que la situación de la mutual estaba mal, que había problemas con los docentes, que había juicios laborales por iniciarse, y que había renovación de comisión directiva, pues entonces, con un grupo de amigos armamos una lista, la presentamos, y resultó ser la única lista. Hete aquí que empezamos a ver cómo resolvíamos los problemas, cosa que hicimos de a poco, y así fuimos mejorando . No perdimos patrimonio; es más, aumentó, dado que en estos once años la institución se ha ido capitalizando. Invertimos en propiedades en el radio céntrico, hicimos la escuela, agregamos extensión al edificio, y estamos por hacer uno nuevo. Calculo que, para fin de año, principios del próximo, ya vamos a estar en obra.

Muchos proyectos de trabajo, pese a la precariedad de la situación actual

El principio básico es el trabajo, y no gastar más de lo que entra. Cuando llegamos había más de 100 mil dólares de deuda, no había ni para pagar la luz. Se pagaban los sueldos a medida que ingresaban las cuotas sociales. Ordenamos todo eso, no fue simpático, pero era lo que había que hacer; y no tomamos compromisos que no íbamos a poder cumplir. Nunca me llamaron del banco para cubrir un cheque. Es un patrón de conducta. Los proyectos se sustentan con el trabajo del personal. Los dirigentes podemos tener las mejores ideas, pero si la gente no las toma como propias y no las sostiene, no se pueden llevar a cabo.

¿Cuántos empleados tiene la Institución?

– Cerca de setenta… Setenta familias que viven de esto. Tenemos un buen plantel de personal.

¿Algo más que quiera agregar?

– En cuanto al Colegio, se tuvo que modificar toda la currícula, porque volvimos a los orígenes, pusimos como eje la enseñanza del mutualismo desde salita de tres años, donde se van enseñando los principios de la solidaridad, de la economía social, de la ayuda mutua, y de la honestidad en el trabajo. Y tenemos una mutual escolar que nos ha dado muchas satisfacciones, porque las cosas que hacen en lo social, como ayudar a merenderos o a otras mutuales escolares, hacen que nos llenemos de orgullo. En realidad, son inquietudes desarrolladas por los chicos, más allá de que tienen la maestra que los asesora, pero ellos son los que proponen las actividades y las llevan a cabo. Nosotros, como mutual madre, ayudamos a que se vayan formando los dirigentes del futuro.

Datos de contacto:

            Ubicación: San Martín 535 – 3100 – Paraná (Entre Ríos)

•          Teléfono: 0343-4310489

•          Mail: sociedaditalianaparana@hotmail.com

•          Web: www.sociedaditalianapna.com.ar

•          Facebook: sociedaditaliana.parana

•          Instagram: @sociedaditaliana.parana

•          Días y horarios de atención: Lunes a viernes de 7 a 13:00

Filial: General Racedo

Ubicación: Urquiza s/n

Teléfono: 03435272450

Días de atención: lunes a viernes de 8 a 13

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

CEPAL participó en una Conferencia mundial sobre ESS

Modelo de desarrollo inclusivo para la región Funcionario del organismo regional de las Naciones Unidas fue parte de un panel...

Noticias relacionadas