sábado 16 | octubre 2021
11.5 C
Buenos Aires

Nuevo Directorio del INAES: Cuatro preguntas para cuatro Directores

Recomendadas

Mundo Mutual
Mundo Mutual
Mundo Mutual es un periódico mensual de alcance nacional sobre los acontecimientos más relevantes del sector mutualista argentino.

Los flamantes dirigentes del INAES se prestaron a responder un cuestionario común.

Por Alejandro Galay

Alejandro Russo, Zaida Chmaruk, Nahúm Mirad y Fabián Brown contestaron a Mundo Mutual luego de haber asumido su nuevo rol de directores del máximo organismo, acompañando la gestión de Mario Cafiero al frente del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social junto a los representantes del sector cooperativo Ariel Guarco y Carlos Iannizzotto.

Alejandro Russo

MM: Mencione algún proyecto que quiera proponer o desarrollar mientras dure su designación.

AR: Debo decir que no tengo un proyecto particular, ya que mi función como Director es vehiculizar las inquietudes del sector en el marco de un puente con el estado nacional, a efecto de lograr en el marco normativo vigente y/o a generar un ámbito adecuado para el desarrollo y sustentabilidad de las mutuales y cooperativas. No dejo de pensar que tenemos que propiciar la agilización de los trámites que inician estas organizaciones; vale decir, la constitución, la aprobación de los reglamentos, las modificaciones de estatutos, y del mismo modo, la agilización de la respuesta en materia sumarial.

MM: ¿Cuáles son sus expectativas respecto de la implementación de las Mesas del asociativismo y la economía social, y del Banco de Proyectos Asociativos?

AR: Las mesas son herramientas de integración muy necesarias y más en estos momentos. No debemos olvidarnos que en Argentina hay 2274 municipios en donde se desarrolla una mutual y/o una cooperativa, y que las intendencias son el primer mostrador, conjuntamente con estas organizaciones, donde la comunidad manifiesta sus problemas. En cuanto al Banco de Proyectos, me parece una excelente iniciativa. Fue una idea de Mario Cafiero, que en su recorrido por más de 18 provincias se encontró con inquietudes y entregas de proyectos fundamentalmente productivos, a los cuales les faltaba la pata financiera. No solo estamos hablando de apoyos financieros del INAES, sino de otros organismos del estado, bancos oficiales, y también financiamiento privado, esencialmente del propio sector. Todos los días nos llegan reportes de distintas localidad del país donde se están constituyendo. Y en cuanto al banco, ya está en funcionamiento en el área de Promoción del INAES y se colgaran todos los proyectos en la web del Organismo.

MM: ¿Qué segmentos del sector cooperativo y mutual considera que están en mayor riesgo ante la situación de confinamiento obligatorio y retracción de la actividad económica, y cómo cree que se transformará el sector cooperativo y mutual a partir de esta crisis?

AR: No hay sector que no esté afectado por esta pandemia. En cuanto a las entidades, sin importar el tamaño, la afectación es tremenda. Las más grandes cuentan con muchos empleados, la cobranza se ha caído sensiblemente y la posibilidad de llegar a sus asociados sin medios tecnológicos flexibles se les hace muy difícil. En cuanto a las más pequeñas, seguramente todos los problemas que tenían antes de la afectación del coronavirus se fueron agudizando. Ahora, en ambos casos cuentan con una gran ventaja, que es el sentido de pertenencia que tienen sus asociados para con estas organizaciones, y ello es muy importante, ya que cada entidad aguzó el ingenio para poder dar soluciones. Siempre el sector atravesó dificultades, y siempre se salió adelante, y esta vez no va a ser la excepción.

MM: ¿Cuáles son sus expectativas personales en relación a la designación de Director y qué significación adquiere dentro de su carrera dirigencial?

AR:El hecho de ser Director del INAES en representación del mutualismo junto al amigo Gral. Fabian Brown, es un escalón más para servir al mismo fin. Y esta es una tarea que vengo haciendo desde cada lugar que ocupo hace más de tres décadas, y hoy me toca ser un puente entre la dirigencia del sector y el Estado. Como Presidente de CAM, siempre mantuve excelente relación con las autoridades del organismo, y hoy me toca escuchar las necesidades del sector mutual asociado o no a la Confederación y trasladarlo a la mesa de Directorio del INAES, que está integrada por amigos, compañeros de luchas, y personas de mucho conocimiento con la que tengo vínculos de muchos años. Debo decir que en el plano practico, me siento muy cómodo trabajando en este equipo.

Zaida Chmaruk

MM: Mencione algún proyecto que quiera proponer o desarrollar mientras dure su designación.

ZCH: Nos toca en particular asumir en medio de esta pandemia mundial que está destrozando nuestras economías. A mí me interesa poner a la Economía Social y Solidaria en un lugar muy alto, construyendo herramientas que generen empleo y asociación humana. Y también poner de relieve el rol de las mujeres cooperativistas y mutualistas.

MM: ¿Cuáles son sus expectativas respecto de la implementación de las Mesas del asociativismo y la economía social, y del Banco de Proyectos Asociativos?

ZCH: Creo que podemos construir un ámbito de articulación muy importante, donde todas las organizaciones en que se encuentran las personas que habitan un mismo territorio puedan hallar respuestas a sus problemas comunes generando un primer vínculo asociativo. Nos vamos a dar cuenta de que teníamos algunas respuestas mucho más cerca de lo que creíamos. El Banco de Proyectos es muy importante para recoger precisamente todos los planes que existan para articularlos entre sí, potenciarlos y brindarles asistencia y apoyo.

MM: ¿Qué segmentos del sector cooperativo y mutual considera que están en mayor riesgo ante la situación de confinamiento obligatorio y retracción de la actividad económica, y cómo cree que se transformará el sector cooperativo y mutual a partir de esta crisis?

ZCH: El coronavirus nos golpea muy duro y nos agarra debilitados. Es duro para toda la economía social, en especial para empresas recuperadas en rubros como gastronomía, hotelería, cooperativas de trabajo y otros servicios que hoy están con una altísima caída de productividad y corte de la cadena de pagos. Nuestro sector tiene también instrumentos para plantear la salida de esta crisis.

MM: ¿Cuáles son sus expectativas personales en relación a la designación de Director y qué significación adquiere dentro de su carrera dirigencial?

ZCH: Ser útil para que el sector sea valorado en su real dimensión, en cuanto a las relaciones laborales y productivas. No es solo la capacidad de generar riqueza y empleo sino nuevas formas de relación, más humanas, amigables y equitativas que las que impone el modelo de la economía tradicional. Es hora de recordar los valores, porque de esto se sale de manera solidaria.

Fabián Brown

MM: Mencione algún proyecto que quiera proponer o desarrollar mientras dure su designación.

FB: En este proceso se consensuan políticas que tenemos para los problemas del sector mutual. El contexto de la pandemia no es nada favorable para la economía social. Hay un problema de visibilidad que tenemos que corregir e ir acercándonos a distintos estratos del Estado con los cuales debemos tener una relación estrecha e institucional. En este sentido, queremos recuperar viejas banderas del movimiento, como es el crédito social para fomentar las actividades productivas de servicios en nuestros pueblos y barrios.

MM: ¿Cuáles son sus expectativas respecto de la implementación de las Mesas del asociativismo y la economía social, y del Banco de Proyectos Asociativos?

FB: Las mesas del asociativismo recogen una visión compartida en cuanto a las alianzas estratégicas en el ámbito comunal. En Córdoba y Santa Fe, incluso, se han sumado Pymes y establecido vínculos con universidades. El objetivo es encontrar soluciones entre todos, bajar costos y mejorar los servicios mediante la reciprocidad. La propuesta del INAES ha tenido una excelente respuesta. La idea es que se sigan reproduciendo estas experiencias. En cuanto a los banco de proyectos, es una muy buena idea. La horizontalidad y territorialidad de la economía social hacen que haya muchas ideas que se pueden analizar, estudiar e implementar.

MM: ¿Qué segmentos del sector cooperativo y mutual considera que están en mayor riesgo ante la situación de confinamiento obligatorio y retracción de la actividad económica, y cómo cree que se transformará el sector cooperativo y mutual a partir de esta crisis?

FB: Nos ha pegado a todos con un impedimento para realizar actividades y un freno a los ingresos con los que las mutuales contaban para pagar salarios e impuestos. Estamos muy preocupados. Hay que terminar de instrumentar el apoyo.

MM: ¿Cuáles son sus expectativas personales en relación a la designación de Director y qué significación adquiere dentro de su carrera dirigencial?

FB:Es una responsabilidad muy grande. Comparto un Directorio con figuras altamente representativas de la ESS y de la política. Quiero estar a la altura del mandato que me han dado. Estamos para defender los intereses del sector, solucionar problemas y llegar al asociado, todo sobre las bases solidarias de nuestro movimiento. Además, quisiera agregar que estoy muy interesado en tres temas para las debidas comisiones: la vivienda, cuyo problema de acceso al crédito es central sobre todo para los más jóvenes; la ayuda mutua y el crédito social; y la logística.

Nahúm Mirad

MM: Mencione algún proyecto que quiera proponer o desarrollar mientras dure su designación.

NM: El primero de ellos tiene que ver con la importancia de los grupos solidarios y asociativos en el desarrollo local y regional. Desde estas estrategias se puede abordar el arraigo, la economía del cuidado, la gestión local del crédito y el ahorro, la economía de proximidad en alimentos y bienes útiles -entre otras cuestiones- que no requieren ser producidos a kilómetros. En segundo lugar voy a orientar mis esfuerzos a la agenda “digital”. Hay un esfuerzo que hacer tanto en el organismo administrador como en las entidades administradas para incorporar normativas, procesos y herramientas para agilizar, democratizar y ampliar la actividad. Considero importante que las tecnologías abiertas y adecuadas en general y las digitales en particular, enmarcadas en los principios doctrinarios cooperativos y mutuales constituyen un factor central para la democratización integral de nuestra sociedad. En tercer lugar me propongo trabajar sobre lo que podríamos llamar la “educomunicación” en ESS. La comunidad no puede procesar la propuesta social y solidaria si no lo hace desde una cultura que le permita asimilar. Es el principio de la comunicación como proceso de diálogo. Muchas veces los y las dirigentes sectoriales lamentan la dificultad en la visibilización de la enorme actividad sin asumir que para que algo que se postula se comprenda, se requiere una base dada por procesos educativos y una cultura capaz de abrigar los postulados.

MM: ¿Cuáles son sus expectativas respecto de la implementación de las Mesas del asociativismo y la economía social, y del Banco de Proyectos Asociativos?

NM: Las iniciativas que impulsamos desde el INAES conforman uno de los pilares de la respuesta comunitaria ante los procesos globalizadores con su lógica de encadenamientos productivos en redes globales y la competitividad que eso requiere. No decimos que no hay que orientar parte de los esfuerzos en obtener divisas por la actividad exportadora; decimos que hay que producir economía local, de base solidaria y orientada al bienestar de las comunidades, incluso para ser capaces de -a partir de las divisas- acumular en una economía del bienestar y no en una economía de la competitividad infinita. Generar también encuentro y poner en diálogo los saberes, las experiencias y las organizaciones (clubes, centros vecinales, de jubilados, bibliotecas, sindicatos, municipios, cooperadoras escolares, etc.), sin la centralidad del lucro, a los fines de conformar proyectos de desarrollo local y regional cuyo eje sea la economía social. No venimos a inaugurar “mesas”, venimos a fomentar la densidad asociativa facilitando la acción basada en sus principios fundantes de las organizaciones.

MM: ¿Qué segmentos del sector cooperativo y mutual considera que están en mayor riesgo ante la situación de confinamiento obligatorio y retracción de la actividad económica, y cómo cree que se transformará el sector cooperativo y mutual a partir de esta crisis?

NM: Primero, el desafío de la salud ante una pandemia: las cooperativas y mutuales se adaptaron rápidamente al plan de contención de la enfermedad y comenzaron a ser parte indisociable de la respuesta comunitaria a los servicios y aprovisionamiento esenciales que se requieren. Desde el INAES realizamos un relevamiento sobre estas acciones y la verdad que sorprende. Segundo, el desafío del cambio de hábitos y la reconversión productivo/laboral: el confinamiento y el distanciamiento social para contener la enfermedad generó la necesidad de adaptar, en la medida de lo posible, las actividades. La “agenda digital” de la economía social y solidaria adquirió un nuevo significado y otras urgencias. Tercero, el desafío del impacto socioeconómico: las dificultades mayores de esta situación recayeron sobre las personas con menos espalda para aguantar una baja en sus ingresos y que además tienen actividades que requieren el contacto social. En la órbita sectorial, la mayoría de las cooperativas de trabajo reúnen ambos requisitos en numerosas actividades, por lo tanto el mayor riesgo y necesidad de asistencia hay que mirarlo allí. No obstante las dificultades, al generalizarse, van abarcando diferentes áreas. Hay economías regionales en dificultades, caída en la cobranza por servicios públicos, actividades paralizadas, etc. Cuarto, el desafío del día después: el cómo transitemos esta crisis va a definir, sin dudas, la manera en que vayamos a salir de ella. ¿Qué sociedades necesitamos? ¿Qué pactos sociales vamos a construir? ¿Cuáles van a ser nuestras prioridades? Porque este virus y la forma de pandemia no es un hecho aislado, un “cisne negro”.

MM: ¿Cuáles son sus expectativas personales en relación a la designación de Director y qué significación adquiere dentro de su carrera dirigencial?

NM: Esta designación me genera una enorme alegría en lo personal, fundada en esos regalos de la vida donde se puede articular saberes, experiencias y compartir con enormes personas de las que se puede aprender muchísimo. La representatividad, compromiso y capacidad de este grupo encabezada por Mario Cafiero es enorme. Si a eso le sumamos la voluntad de que el encuentro y diálogo conforme la metodología principal de gestión, considero que estamos ante una posibilidad histórica de acompañar un momento trascendental de nuestras entidades. En lo personal, más que dirigente me considero un entusiasta más o menos informado de las posibilidades de las organizaciones comunitarias y el papel preponderante que tienen en lograr una vida más vivible para todos y todas.

Agradecimientos: Para la realización de la presente nota, Mundo Mutual agradece a: Norma Tarzi, responsable de Prensa del INAES y a Silvia Macedonio, Secretaria Ejecutiva de la Federación de Mutuales de las Fuerzas Armadas y de Seguridad (FEMFASE).

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

Córdoba: arrancaron las Olimpíadas de cooperativismo, mutualismo y ambiente

Estudiantes y docentes de nivel primario socializaron sus experiencias sobre las actividades que desarrollan cotidianamente en las cooperativas y...

Noticias relacionadas