Mutualismo internacional

El 2 de diciembre se llevó adelante el “Encuentro Internacional de Mutualismo y Economía Social y Solidaria con Perspectiva de Género”, organizado por la Confederación Argentina de Mutualidades, en la sede del Círculo de Oficiales de Mar. De esta manera, el mutualismo comienza a cerrar un 2019 intenso en todas sus manifestaciones.

Por Alejandro Galay

 

Luego de una larga preparación, se realizó finalmente uno de los grandes eventos del sector asociativo como coda 2019. En este caso, se trató de una jornada interactiva que tuvo el agregado de la perspectiva de género como condición esencial de las temáticas tratadas. De la mano de Alejandro Russo y las principales figuras del mutualismo y cooperativismo argentino, y con relevante presencia externa, el acontecimiento se destacó por las mesas de debate acerca de temas variopintos como finanzas, educación, comunicación, tecnologías, salud y sexualidades.

Con el apoyo de INAES, AMA, AIM y COLACOT, cerca de 300 participantes de la ESS de provincias argentinas y países próximos se reunieron para reflexionar sobre determinados ejes aplicados a la economía y al género.
Cada tema fue desarrollado primero en “livings” a cargo de reconocidos profesionales y expertos, y luego el trabajo grupal en 6 mesas de debate a través del formato “world café”, que garantizó una máxima participación, enriquecimiento y aporte. Este espacio fue particularmente valorado por los asistentes, al entregar las conclusiones del intercambio hacia el final de la celebración.

Abrió el encuentro el presidente de CAM, Alejandro Russo, que agradeció a los presentes y en particular a las delegaciones venidas del exterior, en este caso Uruguay, Paraguay, México, Colombia y Portugal, entre otros, y subrayó la característica fundamental del programa en su perspectiva de género. Agradeció a Marcelo Collomb y elogió su gestión como su calidad moral durante estos cuatro años. Acto seguido, presentó los citados debates como las finanzas éticas, la educación y la incorporación de nuevas tecnologías al ámbito material de la ESS. En ese plano, y a lo largo de casi todo el día, se presentaron mesas de discusión e intercambio, en las que se abordaron ejes tales como “Nuevas tecnologías como oportunidad de creación de comunidad y desarrollo económico solidario”, “Conocimiento y Educación para un modelo solidario” y “La economía social y solidaria como factor de promoción de trabajo decente e igualdad, para lograr la co-responsabilidad en el cuidado y prevenir la violencia en el ámbito laboral.”

Al término de estas actividades, los participantes se organizaron en grupos y analizaron los temas debatidos a partir de preguntas orientadoras, para luego compartir colectivamente sus reflexiones y generar las conclusiones del encuentro.

 

En la presentación, Nora Landart, coordinadora de la Comisión de equidad de Género de la CAM, leyó una carta de Elisa Torrenegra Cabrera, Copresidenta de la Organización Internacional ESS Fórum International (ESSFI), que no pudo asistir al convite.

Blanca Suárez, otra figura de CAM, en representación de la Secretaría de Género, hizo mención a la dificultosa situación en la que está la región latinoamericana, y dio paso a Marcelo Collomb, que enfatizó algunos puntos a días del cierre de su exitosa gestión. A saber:
“Me siento muy orgulloso de poder acompañarlos en este debate sobre los valores de la ESS, y de la importancia de las mutualidades como una gran herramienta superadora de la pobreza y de la exclusión. Quería pedirles entonces que valoren ustedes la fuerza que tiene el mutualismo en el desarrollo social de nuestro país, y el poder que cada entidad tiene. El rol de la mutual es mucho más amplio que el acceso al crédito, a la salud, a la educación; estas entidades cumplen una función esencial en el desarrollo de la sociedad y nuestras comunidades, y para contribuir a ese desarrollo no podemos ser solidarios a medias, el clavo hay que martillarlo hasta el fondo, sino no sirve”.

 La mujer y su historia

Uno de los platos fuertes de la jornada fue el de Dora Barrancos, doctora, investigadora, socióloga, historiadora y epítome del feminismo argentino, que recibió un clamoroso aplauso en su exposición. La ex miembro del directorio de CONICET –hija de un cooperativista agrícola de Pigué- realizó grosso modo una historia del problema del patriarcado desde el Neolítico hasta la era contemporánea con una oratoria asaz elocuente y con atenta precisión:
“En una actividad tan fundamental como el asociativismo, las personas descubren intereses comunes, se unen y modifican pautas individualistas frente a las circunstancias de estar en los márgenes, o sea, de no ser hegemónicas (…) El sistema patriarcal existe y es tangible, no es un invento de las feministas; se trata de un sistema que tiene una historia de por lo menos diez mil años (…) El patriarcado, como bien dice una gran historiadora norteamericana, empieza por el sometimiento de las personas antes que por la patrimonialidad de las cosas. El patriarcado emerge antes subordinando mujeres y luego como propietario de recursos, cosas y animales (…) El gran cambio surge con la modernidad capitalista, donde la burguesía emprende una acumulación de poder inédito, donde la mujer queda relegada a la reproducción, el auxilio y el cuidado de la casa en tanto el hombre es un personaje destacado de la esfera pública. De modo que el siglo XIX es muy trágico (…) Hasta quienes crearon las formas de cooperativismo y mutualismo tenían una moral apegada a la burguesía prototípica (…) Frente a las crisis sociales se ven ostensiblemente los cuerpos de las mujeres y una especie de suspensión de los estereotipos de género, algo que pudimos ver en Argentina con líderes piqueteras, como en plaza Huincul. Las vemos ahora en Bolivia y Chile. Está por hacerse en la Argentina la historia de las mujeres en el mutualismo, una historia detrás del telón; se las ve en la beneficencia pero menos en la conducción institucional, en las matrices orgánicas. La perspectiva de género, en ese sentido, llegó para quedarse. Sin justicia de género no habrá justicia social”

 

Una organización a la altura de las circunstancias

Luego vino una mesa de comunicación y educación, en un panel con María Laura Coria, de la UNLP; Florencia Cremona, doctora en Comunicación; y Fabián Brown, presidente de FEMFASE; y posteriormente tecnologías y finanzas éticas.

Cabe destacar una ordenación en la cual, entre las mesas, los comensales disponían de breves recreos para beber café y dispersarse.

Por la tarde, ya en el cierre, Alejandro Russo dijo que el encuentro había sido todo un éxito, resultado de un plan estratégico de trabajo cuyas conclusiones abren las puertas al mutualismo del siglo XXI. “Todo esto debo agradecer al comité organizador, conformado por 38 personas que han trabajado muchísimo para ello”, afirmó. Así también, se refirió al resultado de la reunión llevada a cabo el día anterior (1º de diciembre 2019) en la sede de CAM, donde se dejó constituida la “Red Latinoamericana de Mujeres de la Economía Social y Solidaria”, como espacio amplio de integración territorial y promoción para la visualización y defensa del sector, y de acciones positivas para facilitar el acceso a derechos y autonomía de los géneros.

Sin comentarios

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui