martes 26 | octubre 2021
21 C
Buenos Aires

Las prácticas erróneas y fraudulentas quebrantan la seguridad alimentaria

Recomendadas

Maely Cruz Hernández
Maely Cruz Hernández
Licenciada en Ciencias Alimenticias por la Universidad de La Habana, Cuba, 1997, ocupó la Subdirección General y Subdirección Comercial de la Empresa Nacional de Frigoríficos de Cuba, entre 2009 y 2013 y como especialista de calidad y jefa de departamento comercial en la Empresa Nacional de Frigoríficos de Cuba, entre 1998 y 2009. Actualmente vive y se desempeña profesionalmente en Buenos Aires.

En las últimas notas que he escrito mencioné con frecuencia el concepto de “seguridad alimentaria”, el cual, desde mi lugar como profesional del rubro alimenticio, no lo abordo como un simple slogan ni por el mero hecho de utilizar un término que está tan de moda, para algunos vivos, sino para formar conciencia y contribuir a la cultura del hábito en el cuidado de lo que a la relación alimentos/salud se refiere.

Entre angustia y molestia, me atrevo a decir que el río lleva mucho tiempo revuelto y es el momento en que los pescadores dejen de ganar despiadadamente. De este modo daré paso a lo que es la inseguridad alimentaria a la que muchos comerciantes nos quieren llevar.

Para comer sano también debemos saber qué vamos a elegir, lo que sin dudas es una forma más de asegurar nuestra calidad de vida, y que sugiero se practique permanentemente. Al ser tanta la presión comercial de las industrias y las campañas que realizan otros comerciantes (en algunos casos sin las correspondientes autorizaciones para sus productos o habilitación como empresa) no sabemos lo que compramos, lo que nos puede traer severas consecuencias para la vida,  especialmente en las edades críticas que son las de menores de 5 y mayores de 65 años de edad aparte de provocar sintomatología no deseada en los grupos de personas con alergias, intolerancias o celiaquía.

Cuadro de texto: ¿Qué es un alimento falsificado, adulterado, 
alterado o contaminado?
Según el Código Alimentario Argentino, (capítulo I, Disposiciones Generales), el cual se encuentra alineado y en correspondencia con el Codex Alimentarius, se definen como:
Alimento genuino o normal: Se entiende el que, respondiendo a las especificaciones reglamentarias, no contenga sustancias no autorizadas ni agregados que configuren una adulteración y se expenda bajo la denominación y rotulados legales, sin indicaciones, signos o dibujos que puedan engañar respecto a su origen, naturaleza y calidad.
Alimento falsificado: El que tenga la apariencia y caracteres generales de un producto legítimo protegido o no por marca registrada, y se denomine como éste sin serlo o que no proceda de sus verdaderos fabricantes o zona de producción conocida y/o declarada.
Alimento adulterado: El que ha sido privado, en forma parcial o total, de sus elementos útiles o característicos, reemplazándolos o no por otros inertes o extraños; que ha sido adicionado de aditivos no autorizados o sometidos a tratamientos de cualquier naturaleza para disimular u ocultar alteraciones, deficiente calidad de materias primas o defectos de elaboración.
Alimento alterado: El que por causas naturales de índole física, química y/o biológica o derivadas de tratamientos tecnológicos inadecuados y/o deficientes, aisladas o combinadas, ha sufrido deterioro en sus características organolépticas, en su composición intrínseca y/o en su valor nutritivo.
Alimento contaminado: el que contenga: 
a) Agentes vivos (virus, microorganismos o parásitos riesgosos para la salud), sustancias químicas, minerales u orgánicas extrañas a su composición normal sean o no repulsivas o tóxicas. 
b) Componentes naturales tóxicos en concentración mayor a las permitidas por exigencias reglamentarias

Curiosidades de la ANMAT, Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica

¿Qué es un alimento falsificado, adulterado,
alterado o contaminado?
Según el Código Alimentario Argentino, (capítulo I, Disposiciones Generales), el cual se encuentra alineado y en correspondencia con el Codex Alimentarius, se definen como:
Alimento genuino o normal: Se entiende el que, respondiendo a las especificaciones reglamentarias, no contenga sustancias no autorizadas ni agregados que configuren una adulteración y se expenda bajo la denominación y rotulados legales, sin indicaciones, signos o dibujos que puedan engañar respecto a su origen, naturaleza y calidad.
Alimento falsificado: El que tenga la apariencia y caracteres generales de un producto legítimo protegido o no por marca registrada, y se denomine como éste sin serlo o que no proceda de sus verdaderos fabricantes o zona de producción conocida y/o declarada.
Alimento adulterado: El que ha sido privado, en forma parcial o total, de sus elementos útiles o característicos, reemplazándolos o no por otros inertes o extraños; que ha sido adicionado de aditivos no autorizados o sometidos a tratamientos de cualquier naturaleza para disimular u ocultar alteraciones, deficiente calidad de materias primas o defectos de elaboración.
Alimento alterado: El que por causas naturales de índole física, química y/o biológica o derivadas de tratamientos tecnológicos inadecuados y/o deficientes, aisladas o combinadas, ha sufrido deterioro en sus características organolépticas, en su composición intrínseca y/o en su valor nutritivo.
Alimento contaminado: el que contenga:
a) Agentes vivos (virus, microorganismos o parásitos riesgosos para la salud), sustancias químicas, minerales u orgánicas extrañas a su composición normal sean o no repulsivas o tóxicas.
b) Componentes naturales tóxicos en concentración mayor a las permitidas por exigencias reglamentarias

Dicho organismo, para la verificación y comprobación en establecimientos de almacenamiento, manufactura y expendio de alimentos, utiliza canales como el Instituto Nacional de Alimentos (INAL), Laboratorio Nacional de Referencia del SENASA y de conjunto con las direcciones de bromatología de los municipios y provincias.

Experiencias curiosas y preocupantes, viene comunicando la ANMAT y uno de los más recientes casos publicados en su Boletín Oficial, fue el suscitado en el mes de enero del corriente año, al detectar que un aceite de girasol, aparentemente de la firma comercial Marolio, tenía etiqueta o rótulo que expresaba ser el producto genuino, pero el detalle estuvo en que el relieve de la impresión estaba invertido con la leyenda Caracas. De ese modo pudo comprobar que se trataba de la “falsificación” de un producto genuino.  El mismo fue promocionado por la red social Facebook y se comercializaba en algunos puntos del Mercado Central de Buenos Aires.

Ante tal cuestión, el organismo procedió a comunicar que se retirara de inmediato de la comercialización las botellas falsificadas del nombrado aceite.

¿Cómo puede la ANMAT conocer, actuar y proceder?

Revisados los datos que ofrece esta dependencia, entre los meses de enero y mayo del presente año, se observó que existieron 12 casos de alimentos retirados del mercado por no cumplir con las normas establecidas para el expendio de alimentos.

Resumen de algunos casos de alimentos dudosos reportados en estado de alerta y retiro del mercado por la ANMAT (enero-mayo de 2020) https://www.argentina.gob.ar/node/97159/noticias.

Mes/AñoALIMENTOCAUSAAFECTADOSMEDIDA
Mayo/20205 variedades de alfajores libres de gluten marca Doña Matilda.Valores de gluten superiores al máximo permitido (10 mg/kg) en las distintas variedades de los alfajores, además de presentar irregularidades en la trazabilidad y en los registros de algunos de los productos.Comunidad celíacaCese de la comercialización y la abstención al consumo por parte de la comunidad celíaca.
Abril/2020Bizcochos dulces de hojaldre, nombre de fantasía: Snack matero azucarado, “Hojalmar”  180 g Bizcochos de hojaldre, nombre de fantasía: Snack matero salado, “Hojalmar” 180 g  No cuentan con la adecuada declaración de alérgenos ya que no incluyen la frase de advertencia “PUEDE CONTENER SOJA” en sus rótulos.  Personas alérgicas a la sojaCese de la comercialización y la abstención al consumo por parte de las personas alérgicas a la soja.
Enero/2020Galletitas semilladas con chía y lino – sin colesterol – Marca: Frutigran con avena, chía y lino Naturalmente GranixLotes del producto que no incluyen en su etiqueta la frase de advertencia PUEDE CONTENER LECHE, según establece el Código Alimentario Argentino.Personas susceptibles a las reacciones adversas por el consumo de la proteína de la leche.Retirar de la comercialización, aquellas que no incluyan en su etiqueta la frase de advertencia “PUEDE CONTENER LECHE” que las retiren de la comercialización y se contacten con su proveedor.

La acciones de falsificación, adulteración (totalmente intencionales y que son una declaración del fraude despiadado de los industriales), contaminación y alteración (accidentales por incorrectos procedimientos de manufactura y poca vigilancia durante los procesos), no siempre son observadas a simple vista por el consumidor, sin embargo todas ellas pueden causar no solo la pérdida económica para las personas que ya tienen una economía restringida el haber comprado alimento que no es genuino, sino también trastornos en la salud como vómitos, diarreas, dolores de cabeza, entre otras manifestaciones.

Por estas razones nuestra credibilidad en los alimentos, decrece y el impacto en la salud pública es cada vez más negativo y es por ello que en medio de tantas prácticas erróneas y fraudulentas, se hace tan importante que la población INFORME a las autoridades bromatológicas, así como PREVENIR CONTROLANDO más por parte de las autoridades desde las producciones hasta la comercialización.

Recomendaciones (tips) a los consumidores en el momento de elegir el producto.

  • Observar todo artículo que se va a adquirir en el mercado, nunca pierda de vista la “apariencia”. Recuerde que la primera información que se recibe de algo es a través de la vista El etiquetado juega un papel esencial dentro la política de protección al consumidor, ya que su objetivo fundamental es proteger la salud y nuestros intereses de compra. Ayuda a evitar reacciones alérgicas.
  • Leer la fecha de caducidad que debe estar claramente reflejada en la etiqueta o rótulo del envase del producto, en la tapa del envase, en uno de los laterales o en el fondo en caso de tratarse de botellas.
  • En caso de enlatados observar que no presente abolladuras el envase ni oxidación el metal.
  • Las carnes, ya sean de res, cerdo, ave u otro animal de sangre roja, que las mismas no tengan coloración verdosa ni olores que indiquen putrefacción.
  • Los pescados y mariscos deben estar siempre en lugar refrigerado o sobre hielo no derretido, la piel brillante, olor a fresco y no amoniacal, los ojos brillantes, claros y sobresalientes, las escamas no separadas y no tener presencia de una sustancia líquida de aspecto lechoso.
  • Las verduras deben tener coloración apropiada acorde a su naturaleza, hojas verdes sin manchas oscuras (color marrón), los tubérculos deben ser turgentes (duros) lo cual es sinónimo de frescura y de no estar enfermos, no contener hoyos que significan presencia de ácaros, ni áreas blandas con presencia de babosidad ya que es el resultado de la acción de las bacterias.

Dónde comunicar cualquier tipo de anomalía en los productos trastornos en la salud

Es un derecho humano comunicar todas aquellas irregularidades que no nos aseguren nuestra calidad de vida por el incumplimiento en la prestación de servicios o ventas de alimentos, por tanto en materia de consumo de alimentos, en la Argentina contamos con las Oficinas Provinciales de Defensa al consumidor. Esta es una poderosa herramienta que nos ayuda a combatir el fraude alimentario desde nuestro lugar como consumidores. Ley de protección al consumidor en Argentina 24.240.

http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/0-4999/638/texact.htm

Teléfono gratuito para asesorarse: 0800-666-1518, de lunes a viernes.

Destaco que cada provincia y municipio del país, cuenta con sus oficinas de control con horarios de atención propios, pero básicamente entre los días lunes y viernes.

https://www.argentina.gob.ar/iniciar-un-reclamo-ante-defensa-de-las-y-los-consumidores

Considero que es muy prudente y necesario ir cercando a los inescrupulosos que adoptan comportamientos poco éticos en la manufactura de alimentos que atentan contra la salud provocando trastornos crónicos y agudos, y ponen en peligro la seguridad alimentaria que es por sí misma un DERECHO así como a la moral del Mercado de Alimentos. Y estoy segura de que entre todos podemos lograrlo.

Prevenir controlando.
– Informar
– Garantía de salud.
– Seguridad alimentaria.

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

ADIM informa cambio de domicilio

Informamos el nuevo domicilio de la Asociación de Dirigentes Mutualistas (ADIM): AV. de Mayo 1353 Piso 2° (1085) Ciudad Autónoma de Buenos...

Noticias relacionadas