martes 28 | mayo 2024
10.2 C
Buenos Aires

La tecnología ¿es un gasto o una inversión?

Recomendadas

Economía Solidaria
Economía Solidaria
Economía Solidaria es un medio de prensa especializado en el sector cooperativo y mutual argentino que reúne las noticias más relevantes del campo asociativo, en favor de su fortalecimiento, integración y visibilidad. Propiedad del Colegio de Graduados en Cooperativismo y Mutualismo (CGCyM)

Por Fernando Aguilar*

¿Gasto o inversión? Dentro del mundo del mutualismo y el cooperativismo parecería ser que esa es la duda que muchos dirigentes se cuestionan al momento de tomar una decisión. Por un lado, están aquellas entidades que se han informatizado, invirtiendo en infraestructura y software, y por otro, aquellas que dudan en si realmente la tecnología los ayudará a crecer.

Nos queremos enfocar en este segundo grupo de entidades donde sabemos que la tecnología los ayudaría a no solo optimizar sus procesos, sino también a ser más eficientes, más productivos, mejorar sus costos y, por consiguiente, su rentabilidad.

 Hoy se percibe cierto perfil de entidades que a pesar de tener un pleno conocimiento de los hábitos laborales de los tiempos que corren, conservan ciertas dudas acerca de si sus servicios ameritan el uso de una tecnología aplicada que potencie su productividad y mejore ostensiblemente sus sistemas de gestión.

Lo que podríamos decir, en una primera instancia, es que la tecnología ha sido, merced a sus avances, la inversión más segura y productiva desde la Revolución Industrial hasta nuestros días, pasando del estadio agrario al fabril, y de este al de servicios, como hoy al mundo de la robótica y la inteligencia artificial.

Pero volvamos al punto. ¿Hacia dónde vamos si invertimos en tecnología? Esta inquietud que asedia a los posibles inversores de las entidades solidarias y empresas afines, bien explicada, permite comprender los buenos usos de la tecnología y sus múltiples beneficios. En concreto, y con prueba incontrastable, lo que puede apreciarse es que las instituciones que incorporan e invierten en tecnología, crecen abriendo canales de atención, mejorando su rendimiento de modo inmediato, así como también captando más socios. La transformación, a su vez, les permite achicar sus costos operativos y ser incomparablemente más eficientes.

Por lo demás, los efectos de la incorporación de tecnología a los procesos de administración y gestión mejoran su optimización en áreas como recursos humanos, finanzas, atención al socio, etc. De esta manera, se logra eliminar el viejo mito de que incorporar tecnología es comprar un software y ponerlo a trabajar. Nada de eso; sería una extrema simplificación. Por detrás, hay un procedimiento complejo y eficaz de análisis de datos que conlleva innumerables ventajas para el trabajo de corto, mediano y largo plazo.  Incorporar tecnología es, a resultas, una inversión cuyos beneficios se miden de forma continua y por múltiples aspectos. La gestión, la administración, el ahorro de tiempo, la mejora de utilidades, la eficiencia, la comodidad para trabajar, etc., son parte de un todo que viene de la mano con esa primera inversión. Imposible pensar en los tiempos que corren en algún tipo de trabajo que pueda disociarse de la aplicación tecnológica, llámese software, hardware o app mobile.

Hace más de un siglo había líderes que creían que la educación era un gasto. En la era del conocimiento, ya nadie discute, a la luz de los resultados, que la educación es la más grande de las inversiones. De la mano de esta apuesta al conocimiento, la tecnología tiene el mismo recorrido práctico. Invertir en tecnología es la condición de posibilidad para dar cualquier paso adelante, sea rentístico, institucional o cultural.

Es importante comprender esto en toda su magnitud. No se requieren genios digitales para trabajar con estos recursos; hoy día todo el mundo los usa porque están diseñados para un uso universal. Se trata, simplemente, de advertir cómo funciona el mundo del trabajo y de las organizaciones y de cuáles son sus necesidades más urgentes, sus chances de supervivencia y sus opciones de potenciarse. En todos los casos resulta imprescindible invertir en tecnología.

Si alguien dice que invertir en tecnología implica un alto riesgo, puede contestársele que muy pronto conocerá los riesgos, infinitamente superiores, de no hacerlo.

*El autor es gerente de INS RED (www.insred.com.ar)

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

Mendoza: llega el Encuentro Textil de la Economía Social

La Municipalidad de la Ciudad de Mendoza junto a la Dirección de Economía Social de la provincia, pondrán en escena el Encuentro...

Noticias relacionadas