sábado 22 | enero 2022
24.9 C
Buenos Aires

La perspectiva de género, soporte para un nuevo modelo organizacional

Recomendadas

Santiago Arella
Santiago Arella
Sociólogo especializado en comunicación. Editor de Mundo Mutual y de Economía Solidaria. Responsable de Comunicación del Colegio de Graduados en Cooperativismo y Mutualismo (CGCyM) y Responsable de Ediciones CGCyM.

Analía Giavón,[1] profesora de historia especializada en problemáticas de género, con una vasta trayectoria en el sector mutual y cooperativo, plantea los desafíos y oportunidades que tienen las entidades para mejorar su cultura organizacional al incorporar la perspectiva de género

Santiago Arella: Teniendo en cuenta que en el último tiempo es fácil identificar que el sector cooperativo y mutual argentino ha incorporado en su agenda la problemática de la equidad de género, ¿cuál es su análisis respecto a lo logrado y lo que falta aún por avanzar en la temática?

Analía Giavón: En Argentina, a partir de la campaña #NiunaMenos, en 2015 con la marcha y movilización por la denuncia contra los femicidios y contra todo tipo de discriminación y violencia contra las mujeres y de otras manifestaciones como el Paro 8M, la problemática de géneros se ha transformado en un nuevo eje de la discusión social, política y cultural. En estos últimos cinco años se produjeron grandes cambios, sobre todo, aquellos que nos llevaron a avanzar en la denuncia y visibilización de la desigualdad. La sociedad está cambiando la manera de ver la problemática de género. Se están revisando viejos estereotipos, patrones de conducta, comportamientos, prácticas naturalizadas o invisibles de discriminación que ahora se han puesto en discusión.

Este contexto ha impactado fuertemente en el sector cooperativo y mutual. Desde los espacios institucionalizados específicos para la promoción de la equidad de género, como son los Comités o Secretarías de confederaciones y federaciones se realizan múltiples acciones para fomentar el liderazgo de las mujeres, se debate y participa activamente de las cuestiones de género instaladas en la sociedad. También hay una mayor receptividad de la dirigencia a estos temas. Aunque, más allá de estos importantes avances logrados, es necesario seguir trabajando para alcanzar la equidad de género en las organizaciones del sector, teniendo en cuenta el quinto objetivo de Desarrollo Sostenible ya que persisten grandes diferencias cualitativas y cuantitativas en la participación de varones y mujeres.

Primero es necesario obtener datos precisos y analizarlos para desarrollar la perspectiva de género en las organizaciones

Faltan datos, números, estadísticas segregadas por género dentro del sector que nos brinde un panorama más exhaustivo de cuántas mujeres participan, dónde y cómo. Necesitamos información actualizada para poder implementar con certeza políticas que estén orientadas a promover la equidad de género. A partir de un diagnóstico preciso de la realidad, un segundo elemento necesario es incorporar en las cooperativas y mutuales una perspectiva de género en las políticas y programas dirigidas al sector, es decir la aplicación de una particular mirada que revise, releve y reclame acerca de las diferentes oportunidades que tienen los varones y las mujeres, las inequidades en las interrelaciones existentes entre ellos y los distintos papeles que socialmente se les asignan.

SA: Teniendo en cuenta la recientemente sancionada Ley de Paridad Integral de Género en la provincia de Entre Ríos, cuáles son para usted los desafíos que pueden presentarse tanto a las autoridades de aplicación (en el caso de Entre Ríos, el IPCyMER) como a las propias entidades para cumplir con estos marcos normativos.

AG: Si bien el movimiento de la economía social y solidaria ha sido reticente, por lo general, a la implementación de medidas de acción positiva, esto es ley de cuotas, proporcionalidad, paridad, lo cierto es que hoy las cosas están cambiando. Existe una mayor predisposición, receptividad a este tipo de normas en una parte importante de las cooperativas y las mutuales. Por ello, la sanción de la “Ley de Paridad Integral de Género”, N° 10.844” , que alcanza a todos los órdenes institucionales de la provincia de Entre Ríos, constituye una excelente oportunidad en lo que respecta a las mutuales y las cooperativas para generar junto al IPCyMER, un proceso de estudio, de diálogo, de construcción de consensos que permita una paulatina adaptación institucional para alcanzar la igualdad de género, de acuerdo con las diferencias internas y respeto a los criterios de conducción, control y gestión de las distintas entidades de la economía social.

Los nuevos marcos normativos aceleran los procesos que conducen al logro de la igualdad efectiva

Consideramos que esta ley es una oportunidad para el fortalecimiento institucional, para hacer efectiva la democracia participativa. Recordemos que hace veinticinco años, la Plataforma de Acción de Beijing, formulada con motivo de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer (1995), estableció entre sus estrategias para garantizar la igualdad sustantiva, el trato equitativo a partir de la implementación de medidas de acción afirmativa. Lo que permitió a nivel mundial grandes avances en materia de derechos. Sin embargo, en la actualidad, los tiempos se han acelerado y para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), según la Agenda 2030 de Naciones Unidas, es necesario tomar medidas ya. En ese sentido consideramos que estos marcos normativos contribuyen a acelerar el proceso para el logro de la igualdad efectiva entre los géneros.

SA: Teniendo en cuenta que el ser humano es un animal de costumbres, hábitos y actitudes instituidos por condicionamientos familiares y sociales, ¿es posible transformar las relaciones de género sólo desde la promulgación de leyes y el cumplimiento formal de sus prescripciones? Dicho de otra manera, ¿qué otras acciones se requieren para que en el futuro la igualdad de oportunidades y la libertad sea un bien compartido entre mujeres, varones y otras identidades de género?

AG: Más allá de la promulgación de leyes de acción positiva y del cumplimiento formal de sus prescripciones, que por cierto constituyen una gran contribución para alcanzar la equidad de género, es necesario integrar la perspectiva de género que atraviese todas las actividades de la organización cooperativa y mutual, afiliación, gestión empresarial, y ámbitos políticos institucionales para que la visión de igualdad de género sea parte del proceso diario, hasta formar parte de la cultura de la organización. En ese sentido enumeramos algunas acciones que contribuyen a transversalizar la perspectiva de género:

  • Revisar y adecuar las políticas organizativas de recursos humanos con el fin de que contemplen la equidad y la igualdad entre mujeres y varones en todas las áreas y puestos de trabajo.
  • Fortalecer el acceso equitativo de mujeres y varones a procesos de capacitación en gestión empresarial y política institucional y crear capacidades en materia de liderazgos género sensitivos a través de capacitaciones y concientizaciones.
  • Integrar el enfoque de género en las acciones de comunicación interna y externa. Difundir las experiencias y buenas prácticas al conjunto de la comunidad.
  • Adoptar protocolos para prevenir y sancionar las prácticas de acoso promoviendo una cultura de respeto en las relaciones interpersonales y laborales.
  • Promover el empoderamiento de las mujeres cooperativistas y mutualistas, impulsando su participación en los puestos de decisión, a través de procesos de formación, mentoreo, y acceso a redes que faciliten su sociabilización, integración y amplíe sus posibilidades de contacto.

al integrar la perspectiva de género las entidades construyen una cultura organizacional con mayor equidad

El impulso hacia el cambio de cultura organizacional a través de la implementación de políticas de igualdad, puede contribuir de manera significativa a la construcción de relaciones más igualitarias entre los géneros, y a romper con viejos estereotipos culturales, modelos mentales arcaicos y sesgados.

SA: Haciendo una comparativa internacional, ¿qué experiencias concretas desarrolladas en otros países (ya sea por los estados u organizaciones representativas) podrían servir como modelos de acción replicables o adaptables en Argentina?

AG: Un ejemplo de la aplicación de políticas de igualdad, es la Cooperativa Coomeva[2], de Colombia, una organización[3] conformada por 17 empresas, que brindan servicios a más de tres millones y medio de colombianos, en 24 departamentos del país de: Protección y solidaridad, emprendimiento y desarrollo empresarial, educación, vivienda, salud, financieros.

Esta cooperativa desde octubre de 2013, por resolución de su Consejo de Administración, se ha comprometido a desarrollar una política integral de Equidad de Género.

Desde entonces ha implementado su propia política en la materia como una guía para hacer transversal el enfoque de equidad e igualdad de género en todas las políticas y acciones de Coomeva y sus empresas; desarrollar estrategias que garanticen la igualdad de trato y de oportunidades en los espacios de participación de la Cooperativa, en los servicios y productos, en lo laboral; y eliminar cualquier forma de violencia y discriminación por razones de género. 

Entre las principales estrategias podemos mencionar la adhesión al Sistema de Gestión de Igualdad de Género (SGIG) y Sello “Equipares“, programa promovido por el PNUD y el Ministerio del Trabajo de Colombia, con el propósito de eliminar todas las brechas de género en materia laboral. Todas las empresas Coomeva se han comprometido a lograr la certificación del Sello de Equidad Laboral.


[1] Docente del curso virtual “La perspectiva de género en las organizaciones de la Economía Social y Solidaria” brindado por el Colegio de Graduados en Cooperativismo y Mutualismo (CGCyM)

[2]https://www.coomeva.com.co/grupo_coomeva/publicaciones/156915/cooperamos-por-la-equidad-de-genero/

[3] https://www.coomeva.com.co/grupo_coomeva/publicaciones/268/quienes-somos/

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

Se viene un relevamiento para mutuales de cuidados

Durante los meses de enero y febrero de 2022 la Incubadora de Cuidados de adulto mayor, infancia y discapacidad...

Noticias relacionadas