viernes 5 | marzo 2021
24.4 C
Buenos Aires

Hombres, robots, el estudio y la memoria

Recomendadas

Entre Ríos: este viernes se realizará la Feria “Mujeres Emprendedoras de la economía social”

Será a partir de las 18, en Plaza Mansilla de Paraná. Ofrecerá más de 100 emprendimientos de la economía...

Se inicio el webinar internacional de cooperativismo con más de mil doscientos participantes

Este miércoles inició el ciclo de webinars con un programa de formación Internacional en «Cooperativismo Siglo XXI». La convocatoria...

Santiago del Estero: capacitan a emprendedores en la constitución de cooperativas

A fin de brindar acompañamiento y asesorar en el proceso de crecimiento de sus emprendimientos, profesionales del área de...
Felipe Rodolfo Arella
Lic. en Cooperativismo y Mutualismo (UMSA). Magíster en Animación Sociocultural (Universidad de Sevilla). Ex-Presidente del CGCyM. Periodista, docente e investigador especializado en Economía Social y Solidaria, Género y Desarrollo Local.

Estamos viviendo en el tiempo de la robótica porque esos dispositivos automáticos que hace años fueron creados para aliviar y perfeccionar las tareas de las personas, están siendo perfeccionados para que tengan cada vez más autonomía y puedan reaccionar ante imprevistos, diagnosticar enfermedades, determinar cuál es la mejor inversión, redactar noticias, o enseñar a otras máquinas sus conocimientos.

Mundo Mutual publicó en números anteriores información sobre las capacidades de los robots aplicados en la medicina y ello nos llevó a averiguar de qué manera una máquina podía reconocer, por ejemplo, células cancerígenas. Y en ese proceso investigativo hemos relevado datos verdaderamente escalofriantes acerca de la manera en que se le ensañaba a un robot no sólo la detección de una enfermedad sino, también, a diagnosticar la cura más eficaz para cada paciente. Lo que se está desarrollando en los últimos años son máquinas inteligentes que superan a las que imaginaban los escritores de ciencia ficción.

Bien sabemos que la producción de bienes y servicios está siendo atendida cada vez más por máquinas, y que la incorporación de las mismas a las empresas resultan un problema para los trabajadores. Para atenuar el impacto negativo que ellas pueden provocar, algunos están pensando -como Miguel Ángel Gómez Salado, Jesús R. Mercader Uguina y Martín Ford, entre otros-  en legislar para que los empresarios continúen pagando sus contribuciones laborales, y para que los empleados despedidos puedan tener un subsidio de por vida.

Pero, además del problema del empleo, está el de la educación para los humanos, ya que a los robots se les enseña que sus cerebros se carguen de memoria y desarrollen lo que se llama inteligencia artificial (IA).

Si a los niños y jóvenes no se les educa, no se los alimenta y no se los entrena en la resolución de problemas, las futuras generaciones quedarán sometidas a los robots, que estarán en condiciones de estudiar los problemas y tomar decisiones sin que los humanos tengan que intervenir. Cristina Bomchil, en una nota para la Agencia Télam, dice: “Lo importante es prepararse, seguir estudiando, sobre todo los adultos, desaprender lo conocido y estar abierto a lo nuevo. Probar las nuevas aplicaciones, estar abierto al cambio, amigarse con la tecnología, convertirnos en centauros, saber arriesgar, probar lo nuevo y aceptar los errores y el fracaso como una forma de aprender y fortalecerse, y no quedarnos atascados en conocimientos que hoy tienen muy pronta fecha de vencimiento.”

El mutualismo como el cooperativismo, que tienen entre sus principios el mandato de educar a sus miembros y a la comunidad, deberían estimular a los encargados de planificar las actividades educativas, que además de enseñar las bondades de esos sistemas económico-sociales, sus legislaciones, historias y doctrinas, incorporen temas que estén relacionados con la época actual y el desarrollo de la inteligencia humana. Así, las personas no quedarán sometidas a los robots, con lo cual violarían las tres reglas primordiales de su comportamiento.

Como a los robots se les carga la memoria, tanto jóvenes como adultos deben tener cargada su memoria con mucha información para poder buscar en ese archivo los datos que les permitan relacionar acontecimientos y sacar conclusiones inteligentes e innovadoras.

La neurociencia trabaja para conocer la importancia de la matemática y el desarrollo del conocimiento. Hay que alentar a los jóvenes en el estudio de las matemáticas, las cuales, además de resolver problemas prácticos de la vida cotidiana, permitirán utilizar algoritmos de manera inteligente igual que los robots.

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

Se viene el “Primer Encuentro Latinoamericano de Profesionales y Expertas/os de la Economía Social y Solidaria”

Primer Encuentro Latinoamericano de Expertas/os y Profesionales de la Economía Social y Solidaria Miércoles 10 de marzo / 19 hs....

Noticias relacionadas