domingo 13 | septiembre 2020
17.4 C
Buenos Aires

Faltan algunas cosas en el tercer sector

Recomendadas

El segundo sexo

En virtud de la publicación binacional de un libro sobre Mujeres en América Latina, Celia López, Historiadora...

Melina Gobbi: Trabajar para que las cooperativas se integren al sector productivo provincial

Economía Solidaria entrevistó a Melina Gobbi, titular de la Dirección Provincial de Acción Cooperativa, dependiente del...

Entrevista a Juan Carlos Vacarezza sobre el acuerdo de deuda externa

Entrevista al Dr. Juan Carlos Vacarezza sobre el reciente acuerdo del Gobierno Nacional con los acreedores...
Domingo Godoy
Contador Público Nacional. Promotor y Fundador de Institutos Universitarios de Economía Social.

Venimos insistiendo que el TERCER SECTOR, el del encuentro deseado para el obrar solidario, el ambiente propio del humanismo económico, es el adecuado para el desarrollo socio-económico al servicio del hombre. Es donde se plenifica la persona porque logra armónicamente -en sociedad- la satisfacción de sus necesidades sin perjudicar a otros.  Conviviendo en sociedad se logra dicha saciedad sin que unos crezcan o ganen a costa de otros.  Que todos ganen…Está bastante usado y más difundido (aunque no tan vigente) el “ganar-ganar”.

1ª. PARTE . NOS FALTA MOSTRAR LO QUE YA EXISTE

A EL MUNDO INTEGRADO

Este espacio del tercer sector que referenciamos es el que está compuesto por todos los estilos asociativos posibles. Algunos más ligados al mercado otros más ligado a lo social. Nos resulta inapropiado, pretender, en estos críticos momentos, condensar el ámbito asociativo al obrar exclusivamente cooperativo o mutual. Seria, a nuestra manera de ver, una simplificación. Inaceptable para la circunstancia. Pensamos que todo ámbito de unión para la colaboración es bienvenido y NECESARIO en esta coyuntura.

No es solo es cooperativa y mutual la posibilidad de una solución solidaria común, eficaz y eficiente. Hay múltiples figuras de la vida socioeconómica que son adecuadas para mitigar el rigorismo individualista, para poner en acto la potencia de la gente, no ya en sumatoria de individuos sino en fortalecidos estamentos de conjunto. Esa rica vida de entidades con sus diferentes fines, aglomeradora de personas y de familias, es el entramado social a recuperar y es justamente el ámbito de impulso de una economía sustentable. Es el espacio de defensa y crecimiento común…y nos equivocamos al decir que debemos recuperar. Lo debemos mostrar y activar en plenitud. Debemos impulsarlo, participar, reconocerlo, darle atribuciones, enriquecerlo, defenderlo. Como se usa decir ahora, “empoderemos” a dicho sector. ¡Despertemos!. Parece que hiciera poco que Napoleón hubiera dictado la Ley Le Chapelier [1]…y lo peor es que parece que la reconocemos como vigente.

Si se quieren números que pueden ser sorpresivos para varios, había en Argentina hace más de 5 años, 8.600 cooperativas; más de 3.000 mutuales y 18.500 asociaciones civiles. Estas involucraban a 28.000.000 asociados, más de 100.000 puestos de trabajo y más de 120.000 asociados a cooperativas de trabajo, que movían –en conjunto- más de 500.000. millones de pesos, según los datos del CENOC.[2]

A este acumulado de entidades DE PERSONAS, es al que le corresponde exponerse ante la sociedad como “beneficiado del hecho de pertenecer”. Son datos notables. Esto es la riqueza social de la que se habla. Si esto es así: DEMOSTREMOSLO. Presentemos a la integración como DESEABLE. Que el hombre común DEMANDE ser integrado. Añore si lo fue y anhele o busque volver a esa situación. Ante la observación del plus o diferencial integrador, que pretenda SER PARTE de un AMBITO ASOCIADO.

B ESTADO DE NECESIDAD

Esa demanda integrativa desde lo social, ese ESTADO DE NECESIDAD, se generará sobre la base de dos focos: a) la conciencia de la crisis y sus consecuencias y por otro lado, b) el conocimiento de los efectos positivos del quehacer de la solución solidaria, diferente a la individualista ya probada. El resultado positivo que brinda la solución colaborativa. Ese es el mentado indicador que reclamamos. 

Creemos ese indicador para que compita en las demostraciones de las cuantificaciones económicas. El indicador de la satisfacción del usuario (ese que tiene el servicio eléctrico porque se lo brinda desde hace años la Cooperativa Eléctrica); del consumidor (que consigue en su mutual de consumo los productos de primera necesidad para su familia a un 10 % menos de precio); del productor (porque FECOVITA recibe a su uva a un precio del 10 % más alto que las bodegas restantes). El plus integrador. El diferencial asociativo.

Ese plus valor que contenga los condimentos que le faltan a la oposición cuantitativa entre precio de compra individual y precio de venta individual. Esa sobrevaluación, más integral que lo meramente monetario, con una solidez mayor que la sola diferencia entre cantidades producidas-cantidades vendidas y cantidades consumidas…

No solo definamos ese equilibrio entre necesidad/satisfacción y vida humana conveniente. Seamos parte de un ente integrador fortalecido por los lazos de interés y afecto y para abandonar el estado de indefensión individual.


[1]  En 1791, instaura la libertad de empresa y prohíbe las asociaciones y corporaciones gremiales de todo tipo. Es reconocida por su efecto de prohibir la libertad de asociación

[2]Centro Nacional de Organizaciones de la Comunidad (CENOC Listado de Organizaciones de la Sociedad Civil.

2ª. PARTE. NOS FALTA EXPONER QUE SE VIVE BIEN EN EL 3ER SECTOR.

Decíamos que la demanda integrativa desde lo social, ese ESTADO DE NECESIDAD, se generará sobre la base de dos focos: a) la conciencia de la crisis y sus consecuencias y por otro lado, b) el conocimiento de los efectos positivos del quehacer de la solución solidaria, diferente a la individualista ya probada. El resultado positivo que brinda la solución colaborativa. Ese es el mentado indicador que reclamamos. 

C COMPONENTES DEL INDICADOR.

Ese indicador que abarque: los pares de manos que hacen; las familias satisfechas (lamentablemente a ser comparadas con otras, con la pobreza); los patrimonios familiares optimizados; el afincamiento en lugares remotos o inhóspitos con más solidaridad y seguridad; los atractivos sociales o tecnológicos que hacen posible la inmigración y radicación de los jóvenes, su arraigo y afincamiento; el acceso a la propiedad privada y su consecuente incidencia en  la libertad y seguridad; el crecimiento de servicios vs la inexistencia a escases cuando no hay entidades intermedias; el sostenimiento o crecimiento de la educación y capacitación;  la armonía que surge del accionar social al darse coincidencia de intereses, la aplicación del capital nacional vs la fuga, la  diferencia de precios de productos de primera necesidad; los lentos avances tecnológicos compartidos; la calidad de vida; el esparcimiento; la seguridad en la salud; etc…EVIDENTEMENTE  será un señalador complejo.

Será muy dificultoso de componer; pero de hecho está, en cierta manera, expuesto por el BALANCE SOCIAL. No confundamos la interpretación contable limitada, escasa y en cierta forma mezquina de “CAPITAL SOCIAL” o “PATRIMONIO SOCIAL” con el indicador que estamos reclamando como despliegue económico social de vigencia plena del HUMANISMO ECONOMICO.

Si bien es lamentablemente cierto lo que decía Mark Twain cuando escribió la frase: “…ninguna cantidad de evidencia logrará convencer a un idiota”, podemos demostrar que la vida es mejor en “modo solidario” que en “modo individual”. No estamos diciendo en modo socialista. Decimos solidario, con la rica variedad de sus conceptos equivalentes como los de lealtad, complicidad, fidelidad, compañerismo, camaradería, amistad, afecto, fraternidad, altruismo, caridad, filantropía, apoyo, adhesión, respaldo; pero no unificados por la despersonalización o masificación de voluntades y patrimonios. Salgamos de la dialéctica entre Promercado liberal vs. ProEstado socialista.

D LA OPORTUNIDAD.

Si no actuamos SOLIDARIAMENTE en consecuencia, demostraremos nuestra torpeza. Si TODOS hacemos lo mismo (si volvemos a lo mismo), confiando en la “fortaleza” de nuestro individualismo, no habrá ningún derecho a la queja posterior.

Las entidades intermedias CRECEN más en situaciones críticas. Es el tiempo más adecuado donde los complicados trances socio-económicos muestran tu debilidad y ésta te lleva a compartir, a acompañarte con algún semejante, a fortalecerte en la cercanía o en la solidaridad, a “guarecerte” de la tempestad en el cobijo común unitivo…

En los ´70, en Europa, la expansión de la idea y contenido de Responsabilidad Social Empresaria coadyuvó para dar una respuesta a la preocupación sobre la exposición contable de capital social o del balance social. El advenimiento del interés de la maximización de las utilidades de los ’80 hizo pasar a un segundo plano la posibilidad de exposición contable y por ende de la real concreción. “Con el uso generalizado del término sostenibilidad, a partir de la década del noventa se hace referencia a la expectativa de que las organizaciones sean responsables no sólo en términos de beneficio económico, sino también en términos de respeto medioambiental y social”.[1]

Pues no podemos quedarnos solamente con esa inercia de corto empuje. Debemos mostrar los beneficios DE LA VIGENCIA DE LA ECONOMÍA SOCIAL y la CONVENIENCIA DE LA VIDA EN O CON EL HUMANISMO ECONOMICO

Mostremos indicadores cuantitativos como los ameritan las ciencias duras contables-administrativas y reflejemos hechos concretos como los reclama la sociedad.

El ámbito de atemperar la fiereza de la vida en solitario, de la severidad del individualismo en pleno, es en la riqueza del entramado social. No podremos hablar de reforma integral de los Estados sin la puesta en vigencia de la riqueza de ese ámbito intermedio entre el poder despersonalizado del capital liberal y la persona. No podremos hablar de nada de eso sin que el Estado se repliegue a su acción estratégica indelegable dejando lo operativo en las unidades inferiores, en los pobladores del entramado social.


[1] Maria Cristina Acosta, Andrea Levin Facultad de Ciencias Económicas. Universidad de Buenos Aires. Centro de Estudios de Sociología del Trabajo. PANORAMA SOBRE EL BALANCE SOCIAL COOPERATIVO EN ARGENTINA: MODALIDADES DE IMPLEMENTACIÓN. IX Congreso Internacional Rulescoop Respuesta de la Universidad a las necesidades de la economía social ante los desafíos del mercado.2015.

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

Murió Mario Cafiero

El presidente del INAES falleció hoy a los 64 años de edad y tras una larga lucha...

Se viene un conversatorio entre jóvenes dirigentes del sector cooperativo y mutual

Organizado por el área Ámbito Educativo del Colegio de Graduados en Cooperativismo y Mutualismo (CGCyM), consistirá en un espacio de exposiciones en...

Se presentó el IPES Chaco

El 10 de septiembre a las 13 hs., referencias nacionales e internacionales de la Economía Social y Solidaria participaron de la presentación...

El Inaes dio un alivio a las eléctricas, jaqueadas por la caída de la recaudación

Derogó una resolución sobre el cobro independiente de conceptos ajenos a la energía El Inaes dejó sin efecto...

AMIA y la Embajada norteamericana recuerdan a las víctimas del 11-S

Comunicado de la mutual Al cumplirse hoy 19 años de los atentados perpetrados en Estados Unidos, AMIA y la...

Noticias relacionadas