sábado 12 | junio 2021
18.4 C
Buenos Aires

Endoscopías digestivas: pro y contras

Recomendadas

Dr. Mario F. Bruno
Dr. Mario F. Bruno
Presidente del Comité de Cuidados Paliativo de AMA (Asociación Médica Argentina) Presidente del Comité AntiTabaco de AMA Vicepresidente de UATA (Unión Antitabáquica Argentina) Director de los cursos anuales de 1) Periodismo Médico 2) Cancerología, 3) Cuidados Paliativos (AMA) Miembro Emérito de ASCO (American Society Clinical Oncology) Miembro Titular de ESMO (European Society Clinical Oncology) Director Médico de Medicron S.A. (Centro Oncológico)

A raíz del fallecimiento de la periodista y política Débora Pérez Volpin, mientras se le realizaba una endoscopía digestiva, se produjo por parte de la población, una anulación importante de los turnos tomados, para realizar este estudio. Trataremos en este artículo, esclarecer el tema.

La endoscopía es una de las mayores innovaciones en los campos de la medicina y la cirugía. Permite ver a través de diferentes partes del cuerpo, sin el dolor y los riesgos de una cirugía mayor.

La endoscopia digestiva es el principal estudio para evaluar, el aparato digestivo. Consiste en analizar el interior del tubo digestivo mediante la visualización directa del mismo, a través de un aparato hueco, llamado endoscopio, que transmite (desde hace unos años) a través de un monitor de televisión, que recoge la imagen de una cámara situada en la punta del endoscopio. Este instrumental flexible, se introduce por la boca en el caso de la gastroscopía o por el ano si se realiza una colonoscopìa. Estos tubos tienen varios canales a través de los cuales se puede insuflar o aspirar aire, e introducir pinzas que permiten la toma de muestras de biopsia para estudiar un determinado tejido, así como extirpar pólipos y otras lesiones.

Debido a que el estudio puede resultar incómodo y ocasionar molestias, se realiza una sedación anestésica para mayor comodidad y seguridad.

La endoscopia está indicada para el diagnóstico de anomalías o problemas del tubo digestivo, como son tumores, malformaciones, hemorragias, pólipos, reflujo gastroesofágico, celiaquía, problemas en la absorción de los alimentos, mala digestión de los alimentos, estudio de la diarrea crónica o sospecha de una úlcera gástrica o duodenal, entre otros. Además, mediante la endoscopia se pueden realizar “intervenciones quirúrgicas” en el interior del tubo digestivo, hacer biopsias, extraer cuerpos extraños o realizar suturas, reduciendo la posibilidad de complicaciones y evitando la necesidad de internación.

La gastroscopía es una exploración que permite la visualización directa de la parte alta del tubo digestivo (esófago, estómago y duodeno), empleando un tubo flexible delgado que se introduce por la boca. La gastroscopía se realiza habitualmente con el fin de evaluar la causa de molestias abdominales: dolor, náuseas, dificultad para tragar, acidez, ardor, etc. Es asimismo, el método más eficaz para valorar la causa de hemorragias, que tengan su origen en el tubo digestivo superior. La colonoscopía es un método de estudio que permite examinar el colon o intestino grueso desde el ano hasta el ciego. La Colonoscopía se usa para diagnosticar problemas del colon y el recto como cáncer, divertículos, colitis ulcerativa, y todo tipo de sangrado de tubo digestivo bajo. También se utiliza para toma de biopsias y, lo más importante, para el uso terapéutico, resolución de enfermedades como resección de pólipos adenomatosos o adenomas vellosos, e incluso cáncer en estadio inicial. Además, sirve para realizar procedimientos para detener el sangrado y resolver problemas hemorroidales. Como cualquier procedimiento médico, la endoscopía puede tener algunas complicaciones, aunque técnicamente, esté perfectamente realizada, pero su incidencia es extremadamente baja. Una de las posibles complicaciones es la hemorragia en el sitio de biopsias y/o de extracción de pólipos. Este sangrado generalmente cede espontáneamente o con un tratamiento efectuado a través del endoscopio. Otra de las complicaciones que pueden ocurrir, es cuando se introduce el endoscopio con demasiada presión o fuerza pudiendo ocasionar complicaciones que van desde una perforación y laceración vascular hasta un sangrado excesivo de la mucosa. El desgarro del tracto gastrointestinal es muy bajo, ya que ocurre sólo en una de cada 2.500 a 11.000 endoscopías. Por lo tanto, las endoscopías digestivas constituyen un método seguro y eficaz, con escasas complicaciones y bajo riesgo, que brinda gran utilidad en el diagnóstico temprano de muchas enfermedades, incluyendo los cánceres digestivos.

La única situación en la que un paciente no puede ser examinado a través del uso de un endoscopio, es cuando parece que no se puede utilizar la anestesia.

Los bajos rangos de morbilidad y mortalidad también reflejan la seguridad del procedimiento.

 

1 comentario

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

Lanzaron la Mesa Agroalimentaria Argentina

Las organizaciones integrantes del llamado “otro campo” lanzaron este miércoles su propio espacio: la Mesa Agroalimentaria Argentina, bajo el...

Noticias relacionadas