jueves 4 | marzo 2021
25.7 C
Buenos Aires

el renacer de una patología pasada

Recomendadas

Se inicio el webinar internacional de cooperativismo con más de mil doscientos participantes

Este miércoles inició el ciclo de webinars con un programa de formación Internacional en «Cooperativismo Siglo XXI». La convocatoria...

Presentaron “Ágil Pagos”, una app para mutuales y cooperativas

Se presentó el caso de Ágil Pagos, una aplicación para celulares, desarrollada por SG Financial Technology y TUX —...

CONAM donó barbijos en el norte del país

La Confederación Nacional de Mutualidades de la República Argentina (CONAM) entregó 800 barbijos a la localidad de Paso de...
Dr. Mario F. Bruno
Presidente del Comité de Cuidados Paliativo de AMA (Asociación Médica Argentina) Presidente del Comité AntiTabaco de AMA Vicepresidente de UATA (Unión Antitabáquica Argentina) Director de los cursos anuales de 1) Periodismo Médico 2) Cancerología, 3) Cuidados Paliativos (AMA) Miembro Emérito de ASCO (American Society Clinical Oncology) Miembro Titular de ESMO (European Society Clinical Oncology) Director Médico de Medicron S.A. (Centro Oncológico)

por el Dr. Mario Bruno / Ilustración: Matías Roffé

 

El asbesto, o amianto, constituye un grupo de minerales fibrosos, compuestos de silicatos. Posee fibras largas y resistentes que se pueden separar y al ser flexibles, se entrelazan. Por sus propiedades aislantes, mecánicas, químicas e ignífugas y su bajo costo se ha utilizado durante muchos años en la composición de numerosos productos o acabados industriales, como material de construcción en tejas, baldosas, azulejos, papel o cemento; en la fabricación y reparación de automóviles, camiones y tractores (embragues, frenos, juntas o componentes de la transmisión); en la fabricación, reparación y mantenimiento de materiales ferroviarios; en la construcción naval, reparación y desguace de barcos; en la siderurgia; en el sector eléctrico (centrales térmicas y nucleares) y en diversos materiales textiles, envases o revestimientos.

Con la excepción del crisólito, todas las formas de amianto son muy resistentes a los ácidos y a los álcalis y todas se descomponen a altas temperaturas (800-1000 °C), y por ello se han utilizado para la protección ignífuga de estructuras metálicas y trajes de bomberos.

El crisólito, o amianto blanco, es la fibra de amianto de mayor utilización y representa el 94% de la producción mundial. La industria de fibrocemento es la que más lo emplea, representando cerca del 85% del uso total. Existen numerosos yacimientos en todo el planeta y su costo de extracción es bajo. El asbesto tiene algunos datos históricos interesantes. En el siglo I, Plinio el Viejo, en Roma, describía la enfermedad de los pulmones de los esclavos que tejían ropa de asbesto. Carlomagno poseía un mantel de fibras de amianto, con el que impresionaba con actos de fuego a sus huéspedes y comensales, que limpiaba y blanqueaba simplemente con introducirlo en la hoguera.

Las fibras de asbesto pueden liberarse al aire al manipular materiales que lo contienen durante el uso del producto, demoliciones, mantenimiento, reparación y renovación de edificios o viviendas. La exposición ocurre cuando el material que contiene asbesto es destruido de manera tal que libera partículas o fibras al aire. Las partículas de asbesto no se evaporan al aire ni se disuelven en agua, pueden permanecer suspendidas por largo tiempo y recorrer largas distancias por el viento y el agua antes de depositarse.

El asbesto ocasiona enfermedad cuando es inhalado. La ingestión o el contacto con la piel no ocasiona enfermedad. Las fibras de amianto son de tamaño microscópico, se desprenden con facilidad ingresando al pulmón con cada inspiración que se haga en un ambiente contaminado. Los efectos nocivos son conocidos desde hace 123 años. En 1906, en Londres (Inglaterra), fue descrito el primer caso conocido de «fibrosis pulmonar por asbesto» en una trabajadora de 33 años, del área de cardado de una fábrica textil. En 1935 se publicaron los primeros estudios que relacionan científicamente la exposición al asbesto y el cáncer de pulmón, y en 1947 se describieron los mesoteliomas, que son tumores de pleura y peritoneo.

Hoy día se reconoce que el asbesto es la más conocida de las sustancias industriales relacionadas con el cáncer de pulmón. Las personas que trabajan en industrias que fabrican o usan productos de asbesto o que trabajan en la minería de aquel, pueden estar expuestas a altos niveles. También las personas que viven cerca de estas industrias pueden estar expuestas a altas concentraciones en el aire. El amianto o asbesto es un peligro imperceptible ya que es invisible, silencioso y no tiene olor, pero cuando sus fibras se esparcen en el aire provoca enfermedades fatales, entre ellas cáncer.

En el momento actual se tiene absoluta certeza de tres tipos de enfermedades producidas por exposición al citado mineral: asbestosis, cáncer del pulmón y mesotelioma. ​El cáncer de pulmón en trabajadores expuestos llega a ser hasta 10 veces más frecuente que en la población general. La fabricación y uso fue prohibido por el Ministerio de Salud nacional en 2003. Pero como se lo utilizó durante décadas como aislante, sigue presente en muchos lugares. Hace diez años, una investigación del INTI lo detectó en el 15% de las muestras tomadas en 30 edificios, la mayoría de Capital y conurbano. Este tema, que parecía superado en nuestro país, ha resurgido con la detección de asbesto en algunas formaciones del subte B, adquiridas en los últimos años en España. Hete aquí que en febrero de 2018 llegó desde dicho país la confirmación de que había asbesto entre los componentes del sistema eléctrico de los coches que circulaban en la línea subterránea.

Un informe del Departamento de Geología de la Universidad Nacional del Sur, de mayo de este año, advierte sobre la presencia de asbesto también en los trenes Mitsubishi, que forman parte de la flota activa. Hasta la fecha, se informa que han aparecido cinco casos de patología pulmonar por asbesto en trabajadores del subte, aunque hay cerca de 100 en estudio. Estos hechos plantean la urgente necesidad de planificar una desamiantación por parte de la empresa Metrovías y el gobierno de la Ciudad con el chequeo médico de todo el personal.

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

Se viene el “Primer Encuentro Latinoamericano de Profesionales y Expertas/os de la Economía Social y Solidaria”

Primer Encuentro Latinoamericano de Expertas/os y Profesionales de la Economía Social y Solidaria Miércoles 10 de marzo / 19 hs....

Noticias relacionadas