domingo 7 | marzo 2021
24.6 C
Buenos Aires

El desafío del momento

Recomendadas

Se vienen las Primeras Jornadas de “Turismo, Comunidades y Ruralidad”

Un espacio interinstitucional para pensar el sentido delos territorios Extensión de Plazo para recibir resúmenes: 26 de marzo de 2021 Más...

FEDECOBA retomó la rutina de visitar a sus asociadas

Durante gran parte de 2020, producto de la emergencia sanitaria, los encuentros e intercambios se volvieron virtuales. Sin embargo,...

Wazo Coop llama a convocatoria para la publicación de artículos cooperativistas

Convocatoria: Contribución de las cooperativas sociales al trabajo decente y crecimiento económico.  Wazo Coop llama a la presentación de artículos...
Mundo Mutual
Mundo Mutual es un periódico mensual de alcance nacional sobre los acontecimientos más relevantes del sector mutualista argentino.

La pandemia declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), a raíz de la diseminación del coronavirus (COVID-19) en prácticamente todo el mundo, nos enfrenta a una realidad que no podemos evitar. Es tema permanente en todos los canales de información, también en las redes sociales, en las que se propaga información que no siempre es confiable, por lo que se recomienda atender, fundamentalmente, a la información de la página web https://www.argentina.gob.ar/coronavirus/informe-diario

No todos los países reaccionaron rápida y adecuadamente, y ello contribuyó a la propagación. El foco de la enfermedad se ubica en la ciudad china de Wuhan, en la provincia de Hubei, y en un primer momento el mundo asistía con cierto estupor ante lo que parecía un acontecimiento local; pero rápidamente el virus, altamente contagioso, comenzó a propagarse por una tos, un estornudo o un simple apretón de manos, al trasmitirse las secreciones de una persona a otra, y esta a su vez tocarse con sus manos boca, nariz u ojos.

Esta descripción simple conduce a la consideración de que ciertos hábitos sociales deben modificarse, al menos hasta que se supere esta fase de propagación. El saludo con un beso en la mejilla, el abrazo, el apretón de manos, la proximidad entre personas en un lugar son factores que ponen en riesgo a las personas, dado que, si alguien no reconoció los síntomas pero está infectado, lo trasmitirá antes de que concurra a la consulta y quede bajo observación.

Esta enfermedad plantea severos interrogantes acerca de cómo seguimos con nuestras vidas, con nuestros trabajos, porque es imposible que entremos en una especie de “modo suspendido”, pero sí nos obliga a ser muy estrictos en la observación de las medidas preventivas.

Supongamos que la comisión directiva de una mutual tiene que reunirse; ¿qué hacer? Primero, cada persona que arriba al lugar inmediatamente debe lavar sus manos al menos durante 20 segundos, frotando cuidadosamente sus dedos y especialmente la palma de las manos. Luego, saludar a la distancia y ubicarse a una distancia de al menos un metro y medio de las personas más próximas; no compartir un mate (algo especial para los argentinos). Utilizar alcohol en gel que esté disponible en el lugar para frotarse las manos, cada tanto, luego de repetir la ceremonia de lavarse las manos, preferentemente con jabón líquido, al menos hasta que se verifique la incapacidad del virus de mantenerse en la pastilla de jabón. No hay que utilizar chorros de aire para secarse las manos, porque son diseminadores de partículas, sino solamente papel, y cerrar las canillas apoyando papel sobre la superficie metálica. Y, por último, minimizar las reuniones al máximo posible. También existe la posibilidad de mantener reuniones a distancia, vía Skype, por ejemplo, tal como permite el INAES (Resolución 3256/2019) siempre que se cuente con la presencia física de un tercio de los miembros titulares.

Está claro que la humanidad no puede recluirse en sus hogares solo por precaución, lo cual es imprescindible cuando se mantuvieron contactos de riesgo, como el caso de los viajeros provenientes de países muy afectados. En este caso la “cuarentena” es de entre dos y tres semanas, tiempo suficiente para asegurar que no está infectado por este virus. Y hay que estar muy atentos -premisa válida para toda la población- a los síntomas que puedan presentarse: dificultad para respirar, fiebre, tos y dolor muscular.

Tampoco hay que olvidar que hay circulando en el país otros riesgos para la población: el dengue y el sarampión. El coronavirus ha concentrado la máxima atención y ello ha provocado un cierto relegamiento de la preocupación, no en ámbitos oficiales, porque el Ministerio de Salud de la Nación mantiene de forma constante las campañas de prevención para estas tres amenazas a la salud pública.

Aunque parezca redundante o innecesario, insistir con una campaña sobre estas amenazas es imprescindible, y atañe a todas las instituciones que mantienen canales de comunicación permanentes con un sector de la comunidad, como es el caso de las mutuales. En este sentido, la Confederación Argentina de Mutualidades (CAM), con la participación de la Mutual Conexión, presentó un sistema de inteligencia artificial basado en WhatsApp al que es muy sencillo adscribirse, con solo agregar como contacto al número +5493812063204.

Esta es una gran iniciativa, digna de reproducir y difundir. El mutualismo es una herramienta de gran penetración, y lo está demostrando. Si cada entidad envía a sus asociados los mensajes oficiales sobre medidas de prevención del coronavirus, del dengue y del sarampión, gran parte de la población estará debidamente informada. Y aunque muchos digan que reciben información por las redes sociales, la radio, la televisión, los periódicos, etc., las mutuales tienen una cualidad esencial: son confiables, y esto, en esta época, tiene un valor muy importante.

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

Una pena extraordinaria

Murió Alfredo Sigliano, uno de los dirigentes mutualistas más importantes del mundo. De una cordialidad y una calidad humana...

Noticias relacionadas