domingo 9 | mayo 2021
14.8 C
Buenos Aires

El cambio que necesitaba la industria alimentaria

Recomendadas

CONINAGRO dialogó con productores chaqueños

Con motivo de dar continuidad a una agenda de intercambio con productores agropecuarios de todas las regiones e ir...

La Pampa: llega el IV Congreso de Cooperativas en Macachín

«Las cooperativas no se detienen», es el lema del IV° Congreso de Cooperativas, a celebrarse en Macachín los días...

Se viene una charla de cooperativismo bonaerense

Fecha y hora: miércoles 5 de mayo a las 18hs Organizada por la Dirección Provincial de Acción Cooperativa- Min....
Maely Cruz Hernández
Licenciada en Ciencias Alimenticias por la Universidad de La Habana, Cuba, 1997, ocupó la Subdirección General y Subdirección Comercial de la Empresa Nacional de Frigoríficos de Cuba, entre 2009 y 2013 y como especialista de calidad y jefa de departamento comercial en la Empresa Nacional de Frigoríficos de Cuba, entre 1998 y 2009. Actualmente vive y se desempeña profesionalmente en Buenos Aires.

Con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud y Organización Mundial para la Salud (OPS/OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación realizó, en el año 2019, la segunda encuesta nacional de nutrición y salud, cuyos resultados no fueron muy alentadores. Se obtuvo que casi el 68% de las personas mayores de 18 años se encuentran afectadas por sobrepeso, así como también 4 de cada 10 niños, niñas y adolescentes.

El crecimiento acelerado especialmente en la población infantil, de la malnutrición como nueva modalidad de la conducta alimentaria asociada al sobrepeso y la obesidad, así como la proliferación de otras enfermedades crónicas no transmisibles en la Argentina, han sido el cimiento de discusiones de proyectos de leyes sobre etiquetado de alimentos desde hace más de 3 años.

Nunca fue tan oportuno y preciso un documento que se viene procurando desde hace tiempo y que manifiesta su connotada importancia en medio de un contexto muy complejo: la Pandemia Covid-19. Según pudimos conocer, la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO), “la obesidad incrementa la severidad de la infección por coronavirus” dado a que se limita la capacidad respiratoria pulmonar y se requiere de inmediata hospitalización.

Los Senadores del Congreso Nacional sesionaron el 29 de octubre, y en modo similar a un partido de fútbol internacional, oficialistas y opositores unieron sus voces y votos para dar por aprobado unificadamente y con amplia diferencia, el Proyecto de ley de etiquetado de alimentos, con 64 votos a favor y solo 3 en contra, hecho que superó significativamente toda barrera política. Quienes se opusieron tuvieron sus fundamentos en el freno de la industria azucarera y en que los sellos “demonizan” al producto. Por su parte, el día 12 de noviembre sesionó la Cámara de Diputados, continuó el curso de discusiones para la sanción definitiva.

Dentro del continente, Chile fue el país pionero en implementar este sistema de alerta nutricional en 2016, basado en los sellos, seguido por Perú y Ecuador. Aunque también ya otros países cuentan con un método gráfico de aviso, no es de poca importancia el hecho de la OPS considerara al método chileno como el más eficaz.

En qué consiste y a quiénes va dirigido

Es un etiquetado de advertencia orientado hacia los consumidores para que de una manera más directa, sencilla y comprensible, tengan una mejor guía durante su proceso de compra, de obligatoria ejecución por los productores, consistente en colocar en la cara principal de los productos alimenticios y bebidas analcohólicas envasados, uno o más sellos octagonales de color negro, con bordes y letras mayúsculas en color blanco, cuyo objetivo es apercibir al consumidor de la presencia de AZÚCARES, CALORÍAS, GRASAS TOTALES, GRASAS SATURADAS Y SODIO, con la frase acompañante “Exceso de …”

Los valores máximos de los nutrientes son los prefijados por la Organización Panamericana de la Salud, OPS.

También habrá otras acotaciones como:

1) En caso de presencia de edulcorantes, se debe colocar una etiqueta precautoria debajo de los sellos con la leyenda “contiene edulcorantes, no recomendable en niños (as)”, igualmente debe ocurrir si hubiera cafeína “contiene cafeína, evitar en niños (as)”

Específicamente los productos envasados: sal de mesa, azúcar, aceites vegetales y los frutos secos: quedan exceptuados de esta obligación.

2) Entre las prohibiciones están las referidas a las publicidades, el resaltado de declaraciones nutricionales que destaquen las cualidades de los productos, la inclusión de personajes infantiles, dibujos animados, elementos interactivos, entrega de premios o promesas de obsequios, la promoción o entrega a título gratuito, entre otras.

3) El texto aprobado está dirigido a fabricantes, fraccionadores, envasadores, que distribuyan, comercialicen o importen y que hayan puesto sus marcas o integren una cadena de comercialización alimentos o bebidas analcohólicas de consumo humano en todo el territorio nacional.

4) El proyecto prevé que las disposiciones establecidas, comiencen a implementarse a partir de su publicación en el Boletín Oficial, debiéndose cumplir en un plazo no mayor a 180 días desde su entrada en vigencia.

Alcance a cooperativas
Cabe destacar y no es de poca importancia, que para las cooperativas, las micro, pequeñas y medianas empresas, proveedores del sector de la agricultura familiar, se dispuso que podrán exceder dicho límite de implementación en un plazo no mayor a un año, dato no menor para las entidades del sector social.

5) Se le encomienda al Poder Ejecutivo la reformulación y adecuación del Código Alimentario Argentino a las disposiciones de la futura ley, dentro del cual el “Capítulo V” tendrá cambios obligatorios.

Entidades del sector cooperativo y mutual, estemos al tanto de los cambios que se avecinan, los que implican nuevas gestiones de sus procesos. Contribuyamos a que los hombres y mujeres del mañana sean personas más saludables

Es hora que los consumidores enfoquen mejor su mira durante las compras, así como también reconocerse como directos responsables de la salud y el modo de alimentar a niños, niñas y adolescentes. Excesos y defectos alimentarios son una vía para las enfermedades no transmisibles como las señaladas precedentemente.

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

Resolución INAES Nº 544/2021: creación de la Unidad de vinculación con las Mesas del Asociativismo y la Economía Social

El 3 de mayo se publicó en el Boletín Oficial esta nueva resolución del Instituto Nacional de Asociativismo y...

Noticias relacionadas