domingo 9 | mayo 2021
15.6 C
Buenos Aires

El cambio climático: un hecho para reflexionar sobre los actuales sistemas alimentarios

Recomendadas

Resolución INAES Nº 525/21 sobre cooperativas promovidas en su constitución por la Secretaría de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena

El Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social ha publicado la Resolución 525/21, mediante la cual se aprueban los modelos...

Presentaron el informe sobre el Registro Nacional de Trabajadores de la Economía Popular

Inscripción masiva en poco tiempo, alcance federal de una herramienta de Estado pensada como un primer paso para sacar...

AMIA se hizo presente el 1 de mayo

Con más de un millón de postulantes registrados en su base de datos, el Servicio de Empleo de AMIA (SEA) es...
Maely Cruz Hernández
Licenciada en Ciencias Alimenticias por la Universidad de La Habana, Cuba, 1997, ocupó la Subdirección General y Subdirección Comercial de la Empresa Nacional de Frigoríficos de Cuba, entre 2009 y 2013 y como especialista de calidad y jefa de departamento comercial en la Empresa Nacional de Frigoríficos de Cuba, entre 1998 y 2009. Actualmente vive y se desempeña profesionalmente en Buenos Aires.

Las llamadas contribuciones determinadas a nivel nacional, (NDC), por sus siglas en inglés, no son más que el conjunto de acciones y medidas (plan climático) que realiza cada país integrante de las Naciones Unidas, encaminadas a frenar el cambio climático reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), así como identificar otras medidas de adaptación ante los efectos producidos por ese fenómeno. Dichas contribuciones las deben revisar y presentar todos los países miembros de la ONU cada 5 años, correspondiendo en este 2020 el nuevo informe.

En el año 2016 nuestro país creó el Gabinete Nacional de Cambio Climático (GNCC) que de conjunto  con ministerios, secretarías, asociaciones y distintos sectores de la comunidad es el encargado de coordinar la contribución nacional de la Argentina, y en las provincias a través del Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA).

El PNUMA, Programa Nacional de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, en su nuevo informe insta a los  gobiernos a mejorar los planes nacionales de acción climática hasta un 25%. Los mismos se deben presentar este año 2020, acorde a los compromisos del Acuerdo de París de 2015, los que, en más del 90% de las naciones, no se toman en cuenta los sistemas alimentarios, es decir que ignoran las medidas que se pueden tomar para mitigar las emisiones de gases.

Es de nuestra suposición que las entidades del ámbito solidario en la Argentina, hayan realizado sus revisiones, y si es que aún no lo han realizado en las empresas cooperativas y asociaciones mutuales de los rubros agrícola, gastronómico y alimentario, es importante que tengan en cuenta algunas acciones conscientes y estratégicas a incluir en los citados planes climáticos, tales como:

  1. Reevaluar las planificaciones de los procesos de compras.
  2. Revisar lo que se viene realizando tradicionalmente en cada punto de los procesos, con el fin de reducir las pérdidas y los desperdicios, lo que es susceptible de mejora, lo cual es aplicable desde el campo hasta la cocina de cada hogar. Es enunciado en el informe que realizarse “… podría evitarse 4,5 Gt de CO2 por año…”.
  3. Mejorar los métodos de producción ganadera, lo que conduce a reducir la producción del gas metano, se plantea en el informe que su impacto conlleva a “…evitar hasta en 1,44 Gt de CO2 por año…”
  4. Consumir dietas con mejor balance, es decir menos carne, más vegetales, principalmente legumbres.

En comunicado de prensa del 1º de septiembre pasado, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha explicado que el 37 % de todas  las emisiones  de gases de efecto invernadero son impulsadas por el conjunto de actividades del sistema alimentario.

Si las naciones, a través de sus entidades de producción, elaboración, procesamiento e industrialización, expendio y consumo de alimentos añaden acciones como las anteriormente planteadas dentro de  sus planes climáticos, se podrían reducir en 12.5 gigatoneladas de dióxido de carbono (CO2) cada año, lo que equivale a dejar de tener en la carretera 2.700 millones de autos rodando, a la vez que el calentamiento global mejoraría en menos de 1.5°C a finales de siglo.

Al respecto, Inger Andersen, directora ejecutiva del PNUMA dijo, “…reorientar el consumo al reducir a la mitad los desechos alimentarios y catalizar un cambio hacia dietas más ricas en vegetales, es también una poderosa herramienta de mitigación climática que hay que aplicar. Depende de nosotros aprovechar esta oportunidad y poner los sistemas alimentarios sostenibles en el centro de la recuperación verde”.

Sin lugar a dudas, más que una necesidad  es un requisito meta el transformar los sistemas alimentarios que hoy se practican. Es un llamado a cada entidad del ámbito solidario y en específico aquellas de los rubros agrícola, ganadero, alimentario y gastronómico para que pongan en el centro de atención la revisión y adaptación de sus planes climáticos, enfocados hacia el sistema alimentario, según su actividad. Evitemos tanto desperdicio, hagamos que sea posible un mundo mejor.

“… sólo 11 países mencionan actualmente la pérdida de alimentos en sus planes y ninguno considera el desperdicio de comida…”  

Para ampliar la información véase el siguiente video con contribuciones nacionales determinadas en Argentina.

Fuentes: https://news.un.org/ /

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

Resolución INAES Nº 544/2021: creación de la Unidad de vinculación con las Mesas del Asociativismo y la Economía Social

El 3 de mayo se publicó en el Boletín Oficial esta nueva resolución del Instituto Nacional de Asociativismo y...

Noticias relacionadas