martes 1 | diciembre 2020
17.1 C
Buenos Aires

Crítica de Coninagro a la creación de nuevos impuestos

Recomendadas

Acerca de la innovación social (partícula elemental del mutualismo)

Entrevista a Luis Levín, licenciado en Cooperativismo y Mutualismo y coordinador del área de capacitación del...

Tierra adentro

Miriam Giménez, integrante de la Comisión de Turismo Rural de FEDETUR, cuenta las opciones y los desarrollos...

Domingo Benso: “Ya estoy trabajando normalmente”

Luego de haberle sido declarada la falta de mérito por una causa de facturas apócrifas, y de...
Economía Solidaria
Economía Solidaria es un medio de prensa especializado en el sector cooperativo y mutual argentino que reúne las noticias más relevantes del campo asociativo, en favor de su fortalecimiento, integración y visibilidad.

Se estima una pérdida de 2400 millones de dólares para el campo con caída de las exportaciones y baja de la producción y tecnificación

Carlos Iannizzotto reflexionó que «las situaciones complejas se encaran con una mirada integral. A las familias, personas y pymes que están en una situación límite, claramente debemos ayudarlas pero con empleo. En Argentina la presión impositiva es la que mas creció en el mundo en lo que va del siglo XXI, es decir en los últimos 20 años afrontamos un proceso de complejización de las condiciones productivas.»

A propósito del tratamiento en el Parlamento del proyecto de ley sobre el Aporte Solidario, Extraordinario con carácter de emergencia, obligatorio y por única vez vinculado a los patrimonios de las personas humanas, con el objeto de mitigar los efectos de la pandemia, el presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto expresó que: «es engañoso que se denomine «Aporte Solidario», cuando en realidad es un tributo y más específicamente un impuesto. Aquí no hay consenso ni métodos claros, entonces los caminos comienzan a ser angostos, pedregosos y en subida».

«La visión política de Coninagro es que el Estado aliente a los que invierten y producen, intentando remendar nuestra deuda externa y buscando una base sólida en los distintos estamentos, desde el potencial de las economías regionales, junto a pequeños y medianos productores, industrializar y comercializar con un Estado que apoye la actividad privada y a las pymes. Necesitamos que las políticas de Estado sean consensuadas, porque cuando hay consenso, ahí sí, surge la solidaridad», agregó.

«Estamos a favor de aportar, de una contribución única, especial y solidaria frente a un marco de emergencia. Lo que solicitamos es que sea consensuado, porque también en el universo de los afectados por la crisis están nuestros productores, por ello la intención es que se revise cómo se contempla al sector productivo y que se analice en la Ley», añadió.

Al mismo tiempo, Iannizzotto remarcó que «Coninagro no mira de reojo los problemas sociales, por el contrario, tiene una visión inclusiva en términos de generación de empleo, de igualdad de oportunidades, de diversificar la producción y regionalizar el país, desde la impronta del productor que cada día trabaja la tierra, siendo una de las formas más nobles de combatir la pobreza», dijo y agregó que: «Hemos destacado y presentado propuestas sobre el papel de la ruralidad, dispuesta a contener y recibir a familias afectadas por el déficit habitacional».

«Argentina tiene una altísima presión impositiva sobre los que invierten y producen, por caso, es el segundo país con mayor presión impositiva a las empresas, y si bien este impuesto grava a las personas físicas, todos sabemos que en el ámbito de la producción agropecuaria muchos campos productivos están a nombre de personas físicas y en sucesiones indivisas», agregó Iannizzotto.

«Tratar esto como un problema de ricos y pobres es plantear una dialéctica ideológica, las situaciones complejas se encaran con una mirada integral», sostuvo el dirigente.

«Aquí hay una contradicción, por un lado un Estado que quiere extraer de donde no hay, cuando muchos sectores están pidiendo moratorias».

Asimismo, el presidente de la entidad rural se refirió a la no coparticipación del tributo: «Es un impuesto que no es federal, seguimos concentrando recursos en la Nación, pero en este caso entendemos si es que tiene una asignación específica como marca la ley y un criterio cuantitativo distributivo. El sector cooperativo considera que en el asociativismo y en la idea de la federalización del país está la génesis de algunas soluciones».

«En la Mesa contra el Hambre, uno de los ámbitos de participación que integramos, un propósito consensuado con el Ministro Daniel Arroyo estableció la posibilidad de que la gran cantidad de personas que reciben asistencia puedan pasar a tener un trabajo digno», verbalizó.

Podemos visualizar que antes de la modificación del dictamen de proyecto de ley, en el cual los sujetos alcanzados debían posicionar los bienes al 31/12/2019, los $200 millones equivalen a USD 3.350.645. Posicionando los bienes a la fecha eventual de entrada en vigencia de la ley, podemos ver claramente como cayó un 25% el equivalente en dólares, por lo que alcanzaría de una forma más fácil el aporte respecto de los sujetos.

En ese sentido, Iannizzotto ejemplificó: «Si hay personas que han invertido en maquinaria, innovación y tecnología, no son personas ricas desde el concepto socio-ideológico, sino que son personas o empresas que están tratando de fomentar una alimentación saludable y sustentable. Este impuesto alcanza a muchas pequeñas y medianas empresas y productores».

En cuanto a la base imponible, la misma se determinaría considerando el total de los bienes de los que sean

titulares los sujetos alcanzados, incluyendo los aportes a trust, fideicomisos, fundaciones de interés privado y demás estructuras, participación en sociedades u otros entes de cualquier tipo sin personalidad fiscal y participación directa o indirecta en sociedades u otros entes de cualquier tipo, existentes a la fecha de entrada en vigencia de esta ley.

En relación a las alícuotas, el Proyecto establece tasas progresivas en función del monto imponible de los bienes, las cuales se incrementan cuando éstos se encuentran situados en el exterior, conforme se ilustra en el siguiente cuadro:

Hay cuatro condiciones que califican el marco regulativo tributario: su intensidad económica (la cantidad de recursos que las empresas deben transferir al fisco), su complejidad (la magnitud de los costos de diverso tipo que insume la administración del cumplimiento de las obligaciones, en razón de la mayor o menor rigidez procesal), la estabilidad (el grado de previsibilidad de las condiciones, algo que resulta crítico para que un plan estratégico empresario pueda tener sustento) y su efecto político (los incentivos o desincentivos que genera, para alentar algunas o desalentar otras actividades -sobre los cuales reaccionan empresas y personas-).

En rigor, según el Banco Mundial la tasa total de impuestos y contribuciones pagados por los actores económicos como porcentaje de sus ganancias es en Argentina la segunda mayor del mundo (la primera es la de Comoros). Esa carga en Argentina es -en este registro- de 106,3%, cuando en el mundo el promedio mundial es hoy 40,3%.

Para redondear, Iannizzotto sostuvo que «Coninagro está en contra tanto del Estado que interviene y ahoga como también del Estado que solamente confía en el mercado, como sucedió en los últimos cuatro años en donde el Gobierno anterior fue indiferente ante el dolor y la situación social. Entendemos que tenemos que trabajar con políticas económico sociales integrales y no con medidas particulares».

En tanto, Iannizzotto señaló que: «todo tributo grava una de las manifestaciones de la capacidad contributiva, ya sea la renta, el patrimonio o el consumo. En este caso, estamos frente a un impuesto patrimonial, que implica un doble supuesto de imposición jurídica con el Impuesto sobre los Bienes Personales que ya grava la misma base, así en la esfera de la tributación nacional existirán dos impuestos de naturaleza patrimonial alcanzando a los mismos contribuyentes y la misma base. Ambos tributos tendrán el mismo efecto nocivo sobre la inversión, el ahorro y el desaliento a emprendedores».

«Seguramente hay que analizar cada caso particular, no existiendo a priori un porcentaje de confiscatoriedad absoluto, sin embargo la imposición combinada entre el nuevo tributo y el Impuesto sobre los Bienes Personales puede llevar a la confiscatoriedad por el efecto que produce un tributo cuando absorbe una parte sustancial de la renta o del patrimonio», añadió Iannizzotto.

Las cooperativas no se encontrarían alcanzadas

Puesto que la base de imposición es más alta que la de Bienes Personales, con esta nueva imposición patrimonial se habría de gravar activos como los títulos públicos nacionales, provinciales y municipales, los plazos fijos, cajas de ahorro en pesos y en moneda extranjera, inmuebles rurales (cuyos titulares sean

personas humanas y sucesiones indivisas, cualquiera sea su destino o afectación), cuotas sociales de cooperativas, entre otros.

Las cooperativas no se encontrarían alcanzadas por este impuesto, aunque como las exenciones del Impuesto sobre los Bienes Personales no aplicarían para la liquidación del mismo, las personas humanas y sucesiones indivisas tenedoras de cuotas sociales de cooperativas, deberían incorporarlas en la base imponible

del futuro impuesto, tal como se encuentra dispuesto en el proyecto de Ley.

«El cooperativismo argentino se caracteriza por su territorialidad y potencial. El mundo está esperando que Argentina pueda proveer alimentos. Tenemos que tomar la decisión de dejar de alimentar animales y producir para alimentar a seres humanos, y allí la ecuación cambiaría por el agregado de valor», comentó el dirigente.

«La rehabilitación de la economía mundial ya se está produciendo, con el desafío de convivir en un sistema adaptado a la cuestión sanitaria pero en el que no se detenga la producción. Avizoramos un mercado externo favorable en precios de carnes , leche, cereales y sector vitivinícola, desde el Consejo Agroindustrial Argentino y también desde el Plan que presentó Coninagro está abordada la idea de robustecer una política exterior para aumentar la matriz exportadora, con posibilidades y señales auspiciosas para comenzar a sembrar algo de optimismo, pero cuando surgen cuestiones que entorpecen a los sectores pujantes y al desarrollo, volvemos a la premisa de que el problema somos nosotros».

Fuente: Coninagro

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

AMIA trabaja con los adultos mayores para su inclusión digital

Bajo el lema “La inclusión digital es también inclusión social”, el área de Adultos Mayores de AMIA...

Santa Fe: una persona deberá indemnizar a una mutual luego de haber solicitado su quiebra

Como resultado de la investigación que lleva a cabo la Unidad Fiscal de Delitos Complejos de la ciudad de Santa Fe, donde...

El precariado

La formación de una nueva clase social Sin darnos cuenta, porque no nos duele ni nos altera los nervios,...

Nueva Resolución del INAES

Resolución General 4869/2020 RESOG-2020-4869-E-AFIP-AFIP - Fondo para Educación y Promoción Cooperativa. Ley N° 23.427. Plazo especial para la presentación e ingreso de la contribución especial. Resolución...

Acerca de la innovación social (partícula elemental del mutualismo)

Entrevista a Luis Levín, licenciado en Cooperativismo y Mutualismo y coordinador del área de capacitación del CGCyM (Colegio de Graduados en...

Noticias relacionadas