miércoles 12 | mayo 2021
14.8 C
Buenos Aires

Construir, habitar, pensar

Recomendadas

Siguen los trabajos para abrir el Polo Productivo y Social en Tandil

El Municipio avanza con los últimos trabajos de acondicionamiento del predio ubicado en 14 de julio al 1100 donde...

Se viene la Diplomatura “Gestión y Organización de Mutuales y Cooperativas” del CGCyM

Diplomatura universitaria a distancia Herramientas para la Gestión y Organización de Cooperativas y Mutuales y otras entidades de la Economía...

Tierra del Fuego: se efectuó con éxito la Feria de Economía Social de Ushuaia

La Municipalidad de Ushuaia, a través de la Secretaría de Políticas Sociales, Sanitarias y Derechos Humanos, llevó adelante una...
Jorge Pedro Núñez
Licenciado en Cooperativismo y Mutualismo (UNSE). Presidente del CGCyM (2018-2020). Conferencista, docente, investigador especialista en formulación de proyectos.

Iniciamos un ciclo de entrevistas para que las entidades de la Economía Social y Solidaria (ESS) nos brinden su testimonio de aporte con relación a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas y las acciones concomitantes de las organizaciones de la Economía Social y Solidaria.

En este caso, comenzamos con una entrevista a Simón Vanini, miembro de la Asamblea Ciudadana en Defensa de las Sierras de Tandil desde el 2009. Tiene 26 años, es profesor en ciencias políticas y trabaja en una pyme

¿Cómo empezaste en este proyecto?

– Me sumé a la Asamblea porque me pareció un espacio donde yo podía canalizar mi angustia por el calentamiento global. Uno suele involucrarse desde chico y, en mi caso, por cuestiones globales, más macro, y las ganas de participar en lo local.

¿Cómo surge la Asamblea?

–  Surge en 2006, a raíz del conflicto de las pasteras entre Uruguay y Gualeguaychú, lo que generó un movimiento a nivel nacional de asambleas, de movimientos horizontales, que rompen esta lógica de las fundaciones e instituciones jerárquicas. Pero no es un grupo que sale de la nada, porque había un núcleo que a fines de los ’90 conformó una multisectorial, con estatuto legal, en el que ya planteaban temáticas ambientales como la separación de residuos en origen y el tema de las canteras.

¿Cómo se organiza la Asamblea?

– Tiene una estructura participativa, abierta, libre, horizontal, en las que las decisiones se toman por consenso. No hay una línea ideológica marcada, ni líder preestablecido, sino que se debaten todas las cuestiones para tomar decisiones. Lleva un poco más de tiempo, porque tomar decisiones por consenso no es fácil, pero vale la pena, porque después todos las impulsan con ganas.

La Asamblea no tiene una figura jurídica

– Claro, no la tiene, somos un grupo de vecinos independientes, cada uno adhiere al partido político que quiere, y hacia adentro no hay partidismo. Y tampoco tenemos recursos de ningún tipo: las actividades las financiamos con nuestros aportes personales. Generalmente hay mucha solidaridad de compañeros y compañeras que aportan algo, para hacer carteles, por ejemplo; las actividades que hemos hecho de este modo a lo largo de los años son innumerables.

¿Cuáles son los objetivos?

– Son la preservación y protección del área serrana del partido de Tandil. También, difundir información para hacer una pedagogía ambiental de nuestra ciudad con las herramientas que tenemos, con la información que hemos recolectado, y las experiencias hermosas como la de dar charlas en escuelas y en lugares informales de educación y en medios de comunicación. Otro objetivo es el de estar atento a cualquier alteración ambiental en el municipio, una especie de control social y ciudadano a los actos de gobierno que competen al ambiente serrano. Además, podría decirse con respecto al acceso a la información pública, que solicitamos al Estado que lo garantice. Buscamos el respeto a la palabra, a la opinión, dentro del ámbito asambleario, que haya la libre expresión para que cada persona pueda decir lo que piensa, con respeto, ciñéndonos a los derechos humanos como guía.

Y la comunidad, ¿reconoce a la Asamblea, la visualiza como un elemento positivo?

-La Asamblea ha tenido distintas vinculaciones y encuentros. Hemos sido invitados a charlas y regiones, a debatir no solo sobre Tandil sino también sobre la zona. En nuestra ciudad el apoyo es cada vez mayor, lo hemos podido materializar en marchas que se han dado a lo largo de los años, con la recolección de unas 14.000 firmas, etc. No todos los que participan son voluntarios orgánicos, sino espontáneos que intervienen en función de la protección de sus propios intereses.

¿Cuántos miembros tiene la Asamblea, y a qué se dedica, en general?

– Somos alrededor de 100 personas con participación constante, y un grupo más ampliado de unas 30 que actúan circunstancialmente, mes a mes; y lo que sería un tercer cordón donde hay participación en charlas. Las actividades de los participantes son diversas, muchos son educadores, otros son empleados y estudiantes.

Y en general, ¿cómo funcionan? Porque se supone que, dentro de la no formalidad de la Asamblea, tendrán algún acuerdo.

– Sí, en la presencialidad teníamos un acuerdo y ahora lo adaptamos. Antes de la pandemia nos reuníamos todos los miércoles en el Centro Cultural La Compañía, de Tandil, donde cada uno llevaba un tema como para armar un orden del día, las inquietudes de la semana, notas de diarios, preocupaciones, y ahí definíamos qué hacer. Así surgían cuestiones como la caza clandestina, focos de incendio, etc… Ahora, nos manejamos con la virtualidad, y así vamos armando lo que será el temario, y después nos reunimos por Google Meet.

En la actualidad, ¿están llevando a cabo algunas acciones específicas, en el marco de este panorama de pandemia?

– Tuvimos que suspender una caminata por las restricciones y la transformamos en una caminata grupal pero con burbujas familiares, para que pudieran ir a las sierras, subir fotos de las zonas incendiadas de Tandil (hubo un gran incendio hace poco), con carteles y difusión. Y así hicimos un gran álbum popular comunitario, en donde cada uno fue haciendo su aporte. También tenemos una campaña de firmas en Change, en la que ya tenemos cerca de 4.000. Con esa cantidad cerraríamos y las enviaríamos a distintos organismos, entes gubernamentales, para exigir el respeto a la biodiversidad, la no construcción en las sierras, la reconversión sustentable de los pasivos ambientales de las canteras, como también el cumplimiento de los derechos colectivos y leyes vigentes que protegen todo el arco serrano de las construcciones.

¿Qué conocimiento tienen de los ODS?

– Hace unos dos años y medio vino una compañera a realizar su tesis sobre la vinculación de la Asamblea ciudadana con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030 de las Naciones Unidas. Entonces, la respuesta fue (y es) que la Asamblea surge por una necesidad de horizontalidad, con una problemática local. Nunca se vio reflejada en una agenda mundial, ni siquiera nacional o regional, pero reconocemos la importancia de los informes, como que haya un movimiento en el cual se generen lineamientos generales, fundamentos, y también presiones sobre los estados para que cumplan con su rol de protectores del ambiente.

Asimismo, me puse a revisar los ODS y está claro que no tenemos discordancia con ninguno, estamos en todo de acuerdo, pero está claro que no podemos abarcarlos todos. Sí creemos, por ejemplo, que estamos con “Salud y Bienestar” (ODS 3). También con “Educación de Calidad” (ODS 4), porque nosotros siempre planteamos la educación ambiental, que practicamos popularmente. Después, “Agua Limpia y Saneamiento” (ODS 6): el acuífero se recarga en las sierras de Tandil. “Energía Asequible y No Contaminante” (ODS 7), también. “Ciudades y Comunidades Sostenibles” (ODS 11), está presente cuando hablamos de los planes de ordenamiento. La “Acción por el Clima” (ODS 13) es fundamental; nosotros denunciamos la existencia de microbasurales, desperdicios en las sierras. “Alianza para lograr los Objetivos” (ODS 17), siempre coordinamos con ONG’s de acá, científicos y organizaciones de cartoneros.

Así que los ODS, si bien no son nuestra guía, son fundamentales; y al revisarlos, vemos que están intrínsecamente relacionados con nuestra actividad.

¿Tienen algún plan para el futuro, alguna actividad que estén perfilando?

– Tenemos un montón de cosas para hacer; por ejemplo, tenemos dos “libros verdes”, que recaban toda la información de la Asamblea desde que arrancó, y estamos por compaginar el tercero, para integrar un registro histórico. Hace poco hicimos un festival de poesía que iremos compaginando a lo largo del año en un e-book. A su vez, tenemos una campaña educativa que vamos a lanzar, con respecto a la revalorización de las sierras: la idea es articular información con imágenes. Igualmente, en la pandemia ocurrió mucho que la gente, al cerrarse muchos lugares, fue a pasear, conoció lugares, y tomó contacto con una realidad que no conocía. Así que vamos a lanzar esta campaña pedagógica y de autopercepción de las sierras, como parte fundamental de nuestra identidad como tandilenses.

¿Se vinculan con otras organizaciones como mutuales, cooperativas, etc.?

– Hemos hecho vínculos con Jóvenes por el Clima, que hace dos años que está en la ciudad de Tandil; con la Comisión de Asociados del Banco Credicoop Filial Tandil, que nos financió un libro de cuentos para niños, y hemos realizado charlas; también con Meta GIRSU, que analiza y propone la separación de residuos domiciliarios; con la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, sobre todo con sus científicos. Y charlas en centros culturales, radios comunitarias, y comerciales también, con grupos de caminatas, asociaciones civiles, etc.

¿Qué mensaje aportarías a la comunidad en general?

– Creemos que la participación ciudadana es fundamental en cualquier aspecto. Y contar con información, porque no se puede participar sin estar informado y actualizado, para tener la dimensión de que nuestra omisión siempre habilita a otras acciones, generalmente mal intencionadas en cuanto a lo ambiental. Entonces, la presencia, la participación, la información, permiten militar para generar conciencia, no solo individual sino colectiva, y que esta se traduzca en políticas públicas, de Estado, comunitarias, en suma, en un buen vivir para la ciudad.

1 comentario

  1. Excelente entrevista. Preguntas pertinentes y respuestas concretas. Es un tema vital! Gracias,Asamblea. Gracias, Simón

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

Presencia de cooperativas vitivinícolas en un encuentro en la Cámara Baja

La reunión tuvo lugar en el Salón de Honor de la Cámara baja y contó con la presencia del...

Noticias relacionadas