lunes 14 | junio 2021
15.8 C
Buenos Aires

CAM y CONINAGRO unen voluntades y crecen junto al INAES

Recomendadas

Mundo Mutual
Mundo Mutual
Mundo Mutual es un periódico mensual de alcance nacional sobre los acontecimientos más relevantes del sector mutualista argentino.

Las instituciones sellaron un acuerdo con la construcción de una herramienta financiera como puerta al futuro, que servirá como proveedora de créditos regionales a las entidades con proyectos productivos.

Por Alejandro Galay y Jorge Núñez

La Confederación de Mutuales Argentinas (CAM) y el Grupo de Cooperativas y Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada (CONINAGRO), por medio de la ayuda de la Comisión Técnica Asesora de Financiamiento Asociativo del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), crearon un instrumento financiero cuyo objetivo es realizar un aporte en materia de acceso al crédito para la ESS. Esto se realizará gracias a una articulación entre el ahorro regional gestionado por mutuales y las necesidades de planes cooperativos en el marco de las economías regionales, del norte a sur del país.

El acuerdo se formalizó el lunes 17 de febrero en la sede del organismo que preside Mario Cafiero, donde fue rubricado el convenio que pondrá en marcha el denominado “Primer Fondo de Economía Productiva y Solidaria”. Estuvieron en la presentación Alejandro Russo y Carlos Iannizzotto, respectivos titulares de sus organizaciones mutuales y cooperativas.

En concreto, el citado instrumento financiero, en esta primera experiencia, será llamado “Uno”. El ahorro regional y la consecuente financiación de propósitos productivos son la punta de lanza de la articulación entre las entidades vinculadas. En tanto implica costos financieros mínimos, la propuesta se presenta como una opción muy competitiva frente a otras alternativas y está completamente enmarcada en la actividad mutualista y cooperativista.

Consultado por Mundo Mutual, Alejandro Russo dijo que: El objetivo fundamental de este fondo es crear una fuente de financiamiento para cooperativas con el fin de reactivar el desarrollo local y las economías regionales. Todos sabemos que cuando esto se produce lo que automáticamente sucede es la consolidación de las fuentes de trabajo que hay en ese sector para luego aumentarlas.”

En cuanto a las diferencias que este sistema tiene con respecto a un fideicomiso, el presidente de CAM subrayó que: “Conforme a la ley 24441, lo que pretendemos desde el sector es emular la figura del fideicomiso sin los costos que conlleva la constitución de este instrumento. Me refiero a costos de estructuración, administración y tributos. En este caso, lo que emulamos es la figura del fiduciante, que son las entidades mutuales aportadoras al Fondo, por caso San Cristóbal Caja Mutual, que se encarga de receptar los fondos aportados por las mutuales y a su vez calificar al deudor, a saber, la Federación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (FeCoVitA), encargándose de hacerle la cobranza a la entidad para luego efectuar el aporte de cada una de las cuotas. Tenemos entonces al fiduciante, al grupo de mutuales aportante al Fondo, el grupo fiduciario (Caja de ahorro Mutual) y al beneficiario, que es FeCoVitA.”

Al respecto, cabe destacar que se trata de una Federación muy sólida que cuenta con 29 cooperativas asociadas y tiene un patrimonio neto de 1.700 millones de pesos. Es entonces FeCoVitA, subraya Russo, “quien hace el otorgamiento de los distintos préstamos a las 29 cooperativas asociadas y a cada uno de sus asociados”.

En su momento, Carlos Ianizzoto había enfatizado que: “El cooperativismo tiene mucho que aportar al desarrollo de las producciones. Para dinamizar las economías regionales necesitamos unificación de las cuentas tributarias, financiamiento y crédito (…) “El cooperativismo necesita desarrollo social, y de la misma manera el arco agroindustrial está trabajando en la cadena de valor junto al INAES.”

Este modus operandi y entramado asociativo del ejemplo citado por Russo logra que la integración entre mutuales y cooperativas, algo inédito con esta modalidad y escala, posibilite que el ahorro se aplique al financiamiento productivo.

Una vez efectivizado el préstamo previsto por “Uno”, FeCoVitA tendrá un plazo de diez meses para su devolución, durante los cuales en los tres primeros bimestres se abonarán parcialmente los intereses, y en el último bimestre se cancelará el capital junto al último desembolso. En este sentido, se ha establecido un cronograma detallado sobre la operación, por lo que se fijó el desembolso de fondos para la Federación el día 26 de febrero. El plazo final para la devolución del crédito está previsto para el 22 de diciembre de 2020.

Asimismo, recuerda Russo: “En cuanto a los criterios de evaluación de las solicitudes presentadas a los productores y los montos de los préstamos, los requisitos y garantías a cumplir, hay que decir que FeCoVitA pudo fondearse con los aportes de las mutuales, el del Banco Nación y la pertenencia de fondos propios. Lo que hizo la Federación fue unificar esos montos de tal manera que pudiera unificar la tasa para que le llegara a cada uno de los productores con la máxima equidad posible. Por consiguiente, esa responsabilidad de calificar a cada uno de los productores, entregarles los montos respectivos y evaluarlos es propiedad de FeCoVitA”.

En referencia a la conformación del equipo evaluador, el presidente de CAM cuenta que: Uno lo constituye Caja Mutual San Cristóbal, que es quien evaluó patrimonial y financieramente a FeCoVitA y que además calificó el proyecto que había presentado. Y hay otra parte de la evaluación que es la que hace FeCoVitA con sus productores.”

En relación a la tasa de interés que se fija para los créditos, Russo señaló que: “La tasa que recibe cada mutual por esta operatoria es la BADLAR + 3, que es la tasa promedio de los plazos fijos de los bancos privados que publica el Banco Central , lo que resulta muy conveniente. Y en cuanto a la tasa que le llega al productor, lo define FeCoVitA en función de la resultante del promedio de las tasas conforme al fondeo que consiguió hasta ese momento.

Los actores en juego

Por lo demás, los representantes intervinientes expresaron con claridad la importancia de la innovación financiera asociativa que se pone en marcha. Cabe consignar que CAM es una organización mutual de tercer grado, fundada el 7 de agosto de 1951, que agrupa a 39 federaciones que congregan a más de 4.000 mutuales. A tal evento, la entidad impulsa esta iniciativa a través de su Mesa Nacional de Ahorro y Crédito, un espacio que congrega a organizaciones de segundo grado que abordan este tipo de servicios que, en la práctica, se articula en seis federaciones: la Federación Santafesina de Entidades Mutualistas “Brigadier Gral. López” (FSEM); Federación de Entidades Mutualistas de la Provincia De Santa Fe (FEMFASE), la Federación Provincial de Mutualidades de Córdoba (FEMUCOR), la Federación Instituto de Ayuda Económica Mutual (IAEM); la Federación de Mutuales de las Fuerzas Armadas y de Seguridad (FE.M.FA.SE) y la Federación Entrerriana de Entidades Mutuales “Pancho Ramírez” (FEDEM).

Por su parte, CONINAGRO es una organización cooperativa también de tercer grado que agrupa al sector agrario. Fue fundada en 1956 y reúne a diez federaciones que, a su vez, congregan a 120.000 empresas cooperativas agrarias. FeCoVitA, una federación asociada, nuclea a su vez 29 cooperativas de primer grado de diversas zonas vitivinícolas de Mendoza con acceso a más de 25.000 hectáreas de viñedos y 54 bodegas: todo esto a través de los 5.000 productores asociados al sistema cooperativo. Asimismo, FeCoVitA tiene una presencia del 30% en el mercado vitivinícola interno; ocupa el primer lugar en ventas en Argentina, y una de sus marcas es la segunda en el mundo, con inserción en más de 30 países. Fracciona 22,5 millones de litros por mes, que son distribuidos a través de sus once unidades comerciales y sus dos oficinas en el exterior. Se trata de la red de cooperativas más grande de América en la industria vitivinícola.

El mutualismo y el cooperativismo constituyen el sector de la Economía Social y Solidaria que dan servicios a más 28 millones de asociados en todo el país. Pues en ese plano, la iniciativa colaborará con el impulso de las mesas de fomento al asociativismo y la economía social que promueve el INAES.

Fuentes propias y datos de La voz, CAM y Coninagro.

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

Se realizó la apertura de un evento cooperativista internacional con fuerte presencia argentina

“Es el modelo cooperativo el que debe proponer y guiar una salida de la crisis actual. Para un desarrollo...

Noticias relacionadas