sábado 16 | octubre 2021
14.3 C
Buenos Aires

Afecciones estivales

Recomendadas

Dr. Mario F. Bruno
Dr. Mario F. Bruno
Presidente del Comité de Cuidados Paliativo de AMA (Asociación Médica Argentina) Presidente del Comité AntiTabaco de AMA Vicepresidente de UATA (Unión Antitabáquica Argentina) Director de los cursos anuales de 1) Periodismo Médico 2) Cancerología, 3) Cuidados Paliativos (AMA) Miembro Emérito de ASCO (American Society Clinical Oncology) Miembro Titular de ESMO (European Society Clinical Oncology) Director Médico de Medicron S.A. (Centro Oncológico)

Autor: Dr. Mario Bruno

Ilustración: Matías Roffé

 

Los veranos son cada vez más calurosos y extensos. Esperamos todavía en marzo calores intensos, razón por la cual vamos a comentar de qué modo solucionar algunas de las afecciones más frecuentes.

El primer problema serio que se puede presentar es la deshidratación. La hidratación es esencial para el buen funcionamiento de nuestro organismo, y en esta época del año hay que prestarle más atención que nunca, ya que el calor aumenta el riesgo de deshidratarse (se produce cuando la salida de agua y de sales es superior a la entrada). La deshidratación puede ser leve o grave. Sus síntomas iniciales son: sed, dolor de cabeza, aceleración del ritmo cardiaco, piel y boca seca. Cuando es grave, la cantidad de orina emitida es mínima o nula, y aparece un estado de inconciencia. Si en ese momento no es atendido urgentemente, puede ocurrir la muerte. Para evitar el cuadro, hay que tomar agua a menudo, aunque no se tenga sed. Si la deshidratación llegara a producirse, debe restituirse los líquidos bebiendo agua o bebidas isotónicas y acudir a un centro de salud.

Otra afección se el “estreñimiento vacacional” ocasionado por los cambios en los hábitos alimenticios, la ruptura de las rutinas y los viajes. En los días de descanso es frecuente levantarse más tarde. Todo eso hace que nuestro ritmo intestinal varíe y aparezca el estreñimiento, y con él, sus incómodos síntomas: pesadez, dolores de estómago, de cabeza y malestar general. Para evitar esta molesta situación, debe ingerirse una dieta rica en fibra y beber mucha agua. En el uso de las piletas de natación, deben tomarse ciertos recaudos. Si bien son reconfortantes para reducir el calor, pueden ocasionar cistitis, hongos en los pies y otitis.

Respecto a la cistitis, es muy común en verano por el contacto con el agua fría y por la humedad de los trajes de baño. Los síntomas son ardor al orinar, con emisiones más frecuentes que lo habitual. Para evitarla, conviene cambiarse la malla húmeda por una seca. Si ya se ha contraído la infección, hay que beber abundante agua y seguir un tratamiento indicado por el médico. Respecto a los hongos en los pies, se contagian cuando se camina descalzo por los bordes mojados de la piscina, lugar donde habitan por doquier.

Para prevenir los hongos deben usarse siempre ojotas y secarse bien los pies después de cada baño. Si se produce el contagio, el tratamiento es sencillo: cremas basadas en antimicóticos o antifúngicos.

Otro hecho frecuente es las otitis. La infección del oído por lo general ocurre en los niños que pasan mucho tiempo en la pileta. Si hay mucha humedad en la oreja, se puede irritar, abriendo la piel del canal y permitiendo la entrada de bacterias u hongos. El síntoma principal de la otitis externa es el dolor en la zona, el cual puede ser intenso (hasta masticar puede resultar doloroso). La hinchazón del canal auditivo puede hacer que el niño lo sienta “tapado”. Para prevenir esta situación se usan gotas con alcohol boricado en cada oído cada vez que se sale del agua, y lo indicado por el médico, cuando aparece la infección.

Finalmente, el sol: tomarlo con moderación y buena protección. El sol sintetiza vitamina D, que da fuerza a los huesos. Pero sin protección y sin medida, la exposición abusiva provoca quemaduras y manchas. La prevención es sencilla: hay que usar protectores de factor alto, ya que las quemaduras pueden ser muy dolorosas y provocar daños a largo plazo, como tumores o cáncer de piel. Debemos evitar el sol al mediodía y, tras la exposición (lo mejor es por la mañana temprano, o a última hora de la tarde), refrescar la piel y aplicar cremas hidratantes.

Responder

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui

Últimas noticias

Córdoba: arrancaron las Olimpíadas de cooperativismo, mutualismo y ambiente

Estudiantes y docentes de nivel primario socializaron sus experiencias sobre las actividades que desarrollan cotidianamente en las cooperativas y...

Noticias relacionadas