Los trabajos habían sido licitados en 2007 e iniciados en 2009, pero se frenaron en 2010 porque la Nación demoraba los pagos y no actualizaba el costo por inflación. Ahora, tras una década de espera, la comunidad de Indio Rico se esperanza con ver finalizada la obra.

Se trata de las 20 unidades habitacionales que nunca se terminaron. “Estamos recogiendo los frutos de aquello que empezamos en 2015”, señaló el intendente Carlos Berterret durante una recorrida por la obra del exPlan Federal.

“El monto actualizado para la construcción de las viviendas es de alrededor de 8.600.000 pesos, más lo que podrían ser actualizaciones a futuro”, agregó.

“Las casas de la vergüenza” fue el nombre que se le dio, durante años, a las 200 unidades que el gobierno nacional licitó para Coronel Pringles e Indio Rico en 2007, a través del desaparecido Plan Federal.

Esta dura calificación hacía alusión a dos aspectos del proyecto: contemplaba la ejecución de apenas 200 casas, cuando partidos vecinos como Coronel Suárez habían recibido más de 1.300 en el mismo período; y a que las obras fueron abandonadas por completo en 2010, por falta de pago, haciendo añicos los sueños de centenares de familias.

Pringles ni siquiera había podido ingresar a la primera etapa del Plan Federal. Por eso tuvo que esperar a 2007 para que la Nación le permitiera licitar 180 cupos de la segunda parte del programa habitacional en la ciudad cabecera y 20 en Indio Rico.

Fuente: La Nueva de Bahía Blanca