El miércoles 3 se llevó a cabo la segunda experiencia en el vivero de la Universidad Nacional del Comahue, y tuvo gran asistencia e interés por parte de todos los inscriptos. La capacitación estuvo a cargo de Marina Hansen del Ente Mixto, Flavia Quintana, doctora en Biología e integrante de Áreas Protegidas y Medio Ambiente del Municipio, y Javier Puntieri de la Tecnicatura en Viveros, Producción Vegetal Orgánica y la licenciatura de Agroecología que se dicta en El Bolsón, de la Universidad Nacional de Río Negro.

Participaron integrantes de la Cooperativa Lucero, de Un Futuro para San Francisco -ambas incorporadas en el subsidio del INAES-, gente del Vivero de Parques y Jardines, del Parque Llao Llao y de delegaciones del municipio.

Al inicio se dividieron en dos grupos, uno dedicado al corte de semillas con un bisturí para con una lupa binocular mirar en su interior si estaba viva. Esta tarea estuvo a cargo de Puntieri, la mayoría prestó mucha atención y trató de sacarse dudas, otros permanecieron más callados pero seguramente a medida que transcurra la capacitación, se irán familiarizando y liberando un poco más.

Hay personas que llevan tiempo desarrollando tareas relacionadas con las plantas y que tienen muchos conocimientos en base a sus experiencias, “tienen mucho que compartir con el grupo y eso se tiene presente”. Ahora van comprendiendo el por qué o el origen de muchas cosas que venían realizando.

Luego los dos grupos rotaron y las mujeres que en la primera práctica ya habían visto lo de las semillas, comenzaron a hacer trasplantes de plantines “para ver raíces y cómo hacer el proceso de trasvase de plántulas a macetas”.

A lo largo de las prácticas, en los diálogos se va evaluando la comprensión de lo enseñado, “estamos gratamente sorprendidos tanto con la asistencia como con el interés demostrado” afirmó.

Los participantes lograron entender los conceptos explicados, son datos de gran importancia pero que no todo el mundo tiene presentes. “Con conductividad eléctrica vemos cuántas sales nutritivas tiene disponible ese sustrato para entregarle a la planta, con pH vemos el valor de acidez del suelo para saber si le va a hacer daño o no a esa planta”.

Información que por los comentarios se dio por entendida; la próxima clase práctica directamente armarán sustratos.

Aún es imposible medir los alcances de la cantidad de conocimientos que estos profesionales brindan a los integrantes de las cooperativas de trabajo, pero a simple vista se sabe que de esta segunda capacitación surgirán proyectos articulados y con gente preparada para las tareas que les encomienden.

La próxima semana variarán en el contenido, dedicándose más a la arquitectura de árboles y poda. “Nos consta que hay un grupo que está esperando esta parte del curso entonces es una forma de incentivarlos, por eso vamos a ir cambiando un poco el orden del curso”. Están atentos a los requerimientos de los participantes por lo que la estructura es muy flexible.

Vale recordar que hace dos años se realizó la primera capacitación de este tipo y en esta oportunidad también recibirán un certificado de la UNCo, teniendo en cuenta la asistencia y los saberes incorporados.

El equipo de profesionales se completa con el doctor en Genética Forestal Leonardo Gallo de INTA, el doctor en Ciencias Biológicas Javier Grosfeld (UNCo) y la técnica Evelyn Hansen de Provincia.

Fuente: elcordillerano.com.ar