San Pedro, Paraje Gentil, ruta 14 km 1348. Sobre una ‘arribada’ se construyó hace algunos años (2009-2010) la sala de producción de los vinagres de la cooperativa Nueva Esperanza. Las productoras: trece mujeres que inventaron una variedad de 23 vinagres. Ahora buscan extender sus ventas a supermercados y a Puerto Iguazú.

El de yerba lleva la impronta de la tradición. “Se puede elaborar con las hojas del árbol o con la yerba mate”, explicó su inventora, Nélida Richar.

“También hacemos de frutas que sacamos de nuestro monte. Depende de la estación. Tenemos de pitanga, yabuticaba, mandarina o naranja, entre otras”, destaca Nélida de 53 años.

La cooperativa Nueva Esperanza desarrolla productos sustentables, es decir que son amigables con el medio ambiente.

“Nosotras no saborizamos el vinagre simplemente, hacemos todo el proceso que lleva más o menos 45 días”, contó Nélida. ¿Cómo es ese proceso? Se seleccionan las frutas, más o menos un kilo por diez litros de agua, más el hongo particular para cada fruta (como el que se utiliza para fermentar el vino), y el vinagre madre que se guarda luego de cada elaboración.

Las mujeres de la cooperativa se reúnen los martes por la tarde para trabajar en las diferentes producciones. Elaboran para pedidos y también venden en las ferias francas, en el Aeropuerto de Posadas, en la Expo Mujer y han participado de ferias nacionales en Buenos Aires.

“Esperanza vinagres” es la marca y producen unos 500 litros por mes.

El vinagre de yerba fue producto de las pruebas que realizó Nélida en su cocina. “¿Por qué no?” se pregunto en su momento. Compartió con sus compañeras la idea y finalmente se convirtió en un producto gourmet. El vinagre de yerba mate, fue utilizado por la reconocida chef Dolli Irigoyen en diferentes recetas expuestas en la feria Masticar que se realizó en 2017.

El último paso de “Esperanza vinagres” fue la inscripción en la Cámara de Comercio de San Pedro para poder vender el producto en los supermercados. También buscan llegar a Puerto Iguazú.

Este emprendimiento es un proyecto sustentable. “La fruta la sacamos de nuestro monte. Vivimos en la chacra, tenemos yerba mate, animales y trabajamos bajo normas de sanidad”, señaló Nélida quien además trabaja en un Centro de Atención Primaria de la Salud de San Pedro.

Las cooperativistas fueron invitadas al Primer Taller sobre Restauración del Paisaje Forestal que se está realizando en Buenos Aires, en el marco del Plan Nacional de Restauración del Bosque Nativo. Las productoras fueron invitadas para exponer sobre el uso sustentable del bosque nativo, basado en el modelo de su trabajo con los vinagres y licores.

Fuente: diario99.com.ar/ (Economis)