“Pasito a Paso” se llamaba el jardín de infantes que el 30 de noviembre de 2018 cerró sus puertas y dejó, por un lado, a cientos de chicos a la deriva y, por otro, a 64 docentes sin trabajo. “Las Acacias” se llama el flamante emprendimiento recuperado por una cooperativa conformada por 26 de esas docentes.

Los ingresos que tenga el jardín servirán para conservar las fuentes de trabajo y cubrir los gastos.

El camino de la recuperación no fue fácil. Fueron tres meses de turbulencias. Hubo movilizaciones, reclamos, reuniones con representantes del Estado, trámites, etc. En enero, las trabajadoras lograron un embargo de los bienes que nunca pudieron hacer efectivo por burocracias judiciales. Luego, empezaron tratativas con los dueños del edificio, pero no hubo manera de llegar a un acuerdo. Por lo cual, tuvieron que buscar un nuevo edificio. En enero mismo, se empezaron los trámites legales para poder habilitar la escuela, lo cual recién se hizo efectivo este lunes último. La habilitación sirve para el nivel inicial, pero la apuesta es más grande: tramitarán para el año que viene la escuela primaria.

Las trabajadoras de la educación contaron con el apoyo de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de La Plata (UNLP). Esta intervención fue clave en hacer visible la lucha, en el planteamiento estratégico de la pelea y en establecer las conexiones con el Estado. De esa forma, lograron que la municipalidad de La Plata ofreciera pagar la totalidad del alquiler de un nuevo edificio.

Fuente y foto: http://ansol.com.ar