Editorial

Participación de los jóvenes en el mutualismo.

La preparación de los jóvenes para realizar el reemplazo generacional en las organizaciones de la Economía Solidaria es fundamental para que nuestras mutuales continúen en actividad.

Es imprescindible que nos ocupemos de la transición generacional por tratarse de un hecho irreversible entre la actual dirigencia y los jóvenes que continuarán la obra realizada. Es muy loable la tarea que en este aspecto se está realizando en el sector.
Sin duda que el tema en cuestión requiere el aporte de ambas partes, mutualidad y jóvenes, ya que no es posible transmitirlo de una manera inmediata, sino que requiere un tiempo de dedicación de los dirigentes con experiencia y de la actitud de querer incorporar aprendizaje por parte de los jóvenes, para lo cual, también debe resultarles atractivo.
Hay algo de sagrado en la continuación de la obra de la civilización, que las culturas más antiguas recogieron con naturalidad, por ejemplo para los japoneses es un deber transmitir los conocimientos adquiridos a las nuevas generaciones y los jóvenes se sienten honrados por ser depositarios del mismo. En la cultura occidental actual, en que todo es descartable, se hace difícil la transmisión generacional porque también hay un tema de Valores perdidos, por ejemplo, habría que rescatar el valor de la humildad, ya que es necesaria para recibir las enseñanzas y consejos de toda una vida de experiencia. Ya se sabe que quien cree que lo sabe todo, no aprende más, y cuando deja de aprender, comienza a morir, y nada nuevo se puede aportar a quienes piensan de este modo.
Entre tantas cuestiones que se presentan, hay aspectos que precisamente son la resultante del avance tecnológico, como es el caso del reemplazo del ser humano en tareas que tradicionalmente realizaba el hombre, pero que en la actualidad son realizadas por máquinas robots, mediante las que se obtienen en la mayoría de los casos, productos de mejor calidad, mayor precisión y a menores costos, y por supuesto con una significativa menor cantidad de personal.
Pero lo que no son capaces de reemplazar las máquinas es el contenido humanístico, la creatividad y la sensibilidad social que solamente puede tener un ser humano.
Por otra parte, se ha producido un fenómeno que se contrapone a la necesidad de lograr un reemplazo generacional, y que se presenta en el permanente aumento de jóvenes que no estudian ni trabajan, llamados comúnmente los “ninis”.
Es así que otra consecuencia directa es que dentro de 20 años, cuando esas personas que actualmente no estudian ni trabajan, estén en la etapa de lograr la mayor productividad, no podrán hacerlo, porque serán los nuevos “discapacitados laborales”.
El efecto negativo en los ingresos provocado por los llamados “ninis”, no sólo reduce el producto total de la economía debido a una menor productividad laboral, que es el motor del crecimiento, sino que también obstaculiza la obtención de la igualdad.
Si bien históricamente formó parte de la idiosincrasia humana la necesidad de sentirse útil, esto no ocurre en quienes no están preparados para trabajar y que se conforman con subsistir o quedarse a cargo de sus padres o afrontar el sufrimiento en los más desposeídos, que a la vez alimenta un resentimiento contra la sociedad toda.
La importancia de este nuevo fenómeno que se presenta, radica en que precisamente por la acelerada evolución de la tecnología, se hace más necesaria que nunca la capacitación, pero en todos los aspectos, porque además de conocer el manejo de los instrumentos informáticos, es necesario que conozcan la interpretación adecuada de los resultados que arrojan, además de poseer conocimientos de dirección de empresas, de liderazgo, de manejo de personal, del trato que debe brindarse al asociado, y en nuestro sector es imprescindible tener la sensibilidad social necesaria para brindar en forma adecuada los servicios que presta la mutualidad y percibir las necesidades de los asociados.
En la Argentina más del 50 % de los estudiantes que cursan el nivel secundario, abandonan antes de finalizarlo. Y del 50 % que finaliza los estudios, la mitad no continúa capacitándose para obtener un mejor desempeño laboral.
Por tales motivos, adquiere una dimensión superior todo lo que se está haciendo en el mutualismo para estimular a los jóvenes a que se incorporen a nuestras instituciones.
No cabe duda que tiene complejidad la incorporación de la juventud, porque no se trata solamente de que la dirigencia esté decidida a delegar en ellos sus propias responsabilidades, sino que tiene que contarse con la contrapartida de que los jóvenes se interesen por este tipo de actividad, pero además, que se capaciten debidamente para asumirlas.
Tal vez la mutualidad debería llevar a cabo un profundo cambio en las instituciones, y aprovechando la circunstancia de que han desaparecido tantos clubes de barrio en los que se brindaban sanos y constructivos esparcimientos, como los de carácter deportivo, de entretenimientos que mejoraban el razonamiento, competencias, concursos, etc., es necesario hacer un lugar en las mutuales para que los jóvenes concurran a sus sedes, y mientras tanto, vayan asimilando los objetivos que motivan su accionar.
Por supuesto que la decisión y la tarea ya emprendida de capacitarlos es muy loable, pero si bien es lo fundamental para lograr el anhelado reemplazo en el futuro, no debe quedar en la realización de actos periódicos, sino que es necesario atraerlos, para que la mutual sea un lugar al que puedan concurrir libremente, y de ese modo, se les proporciona espacio y motivaciones, que evitan las causas por las que adoptan hábitos que destruyen su salud, sus sueños y su futuro, en lugares inapropiados.
En cuanto a los jóvenes, hoy más que nunca, hay que hacerles saber que cada uno de ellos es el artífice de su propio destino.

Un Servicio de Ayuda Económica sano asegura el desarrollo.

Los servicios mutuales debieran prestarse sin dificultades por el noble objetivo que guía las acciones en el ámbito tan especial de la Economía Solidaria; pero también por un estricto sentido de justicia y equidad, que indicaría que el sector no está en peor situación que los demás, o que no tiene derechos recortados por la farragosa cantidad de las distintas regulaciones de su operatoria, o simplemente por los prejuicios y estereotipos que adopta el que aplica las normas.

O sea que no debiera estar discriminado, como es el caso de las Mutuales que cuentan con el servicio de ayuda económica,…

Leer mas: Un Servicio de Ayuda Económica sano asegura el desarrollo.

Tenemos que reconstruir la buena imagen de las mutuales.

Por diversas razones que son muy conocidas por los dirigentes de nuestro sector, las entidades de la Economía Solidaria tienen empañado su prestigio ante la población en general.
Los que conocemos los sistemas de organización que las rigen, sabemos muy bien de sus beneficios y los Principios y Valores que guían su accionar, como también conocemos a una enorme cantidad de mujeres y hombres que practicando el bien común, hacen un culto del cumplimiento de los principios éticos porque los practican.
Pero también sabemos la gran necesidad que existe de depurar al sector, impidiendo definitivamente que la figura mutual sea…

Leer mas: Tenemos que reconstruir la buena imagen de las mutuales.

La Mutualidad: un gigante en movimiento.

Es notable cómo el mutualismo puso en movimiento una vertiginosa actividad, con sólo un lineamiento impartido desde el INAES, que subsidió tasas para los productores agropecuarios en emergencia por los desastres hídricos.
Es interesante advertir, cómo de esta manera se logró que los directivos de las entidades se relacionen personalmente con los propios asociados, con los productores agropecuarios y con las cooperativas de la zona, dando lugar a que la comunidad comience a valorar a sus mutuales, porque no es lo mismo trabajar en situaciones normales, que acudir en situaciones de emergencia.
Creemos que esto no se olvida más.
Con…

Leer mas: La Mutualidad: un gigante en movimiento.

33 años de Mundo Mutual junto al mutualismo.

Durante los últimos 33 años, se publicaron todas las ediciones de Mundo Mutual.

En ningún momento interrumpimos nuestras ediciones porque nunca quisimos dejar de acompañar al mutualismo, pero también reconocemos que lo hemos podido realizar gracias a todas las entidades que nos han posibilitado continuar con nuestra tarea.

Estar con ustedes todos los meses a través de “MUNDO MUTUAL, el periódico de las mutuales” es nuestro manera de expresar la decisión que tenemos de apoyar a quienes siguen siendo la reserva moral de nuestra sociedad -nuestros amigos mutualistas-, haciéndoles llegar la información del sector; haciéndoles propuestas para fortalecer las entidades;…

Leer mas: 33 años de Mundo Mutual junto al mutualismo.

Reciba toda la información y novedades de Mundo Cooperativo y MUNDO MUTUAL

Log In

Acceso para usuarios registrados

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?