Opinión

Las actuales relaciones intergeneracionales.

Los cambios producidos en nuestra sociedad vinculados con el trato entre la generación de adultos mayores y los jóvenes, han sido muy profundos.

En pocos años se ha pasado de tener un profundo respeto, acatamiento y subordinación a los pensamientos y conceptos de la generación anterior, sin discutir su razonabilidad, ni ponerlos en duda, ni siquiera cuestionarlos, a que en general, los más jóvenes descalifiquen a las personas mayores solamente por creer que lo que piensan y dicen son cosas del pasado que no tienen vigencia en la actualidad.

Los avances de la tecnología, especialmente en la electrónica, han tenido una gran influencia, en este caso negativa, ya que induce a pensar a los jóvenes que por no saber qué tecla hay que presionar en una computadora o en un celular, estiman que los mayores no saben nada de otras cuestiones. Lo que es muy lamentable, ya que les impide asimilar las experiencias que muy bien podrían evitarles cometer los mismos errores y soportar las malas consecuencias.

Por supuesto que como ocurre en casi todos los órdenes de la vida, no se trata de todos los jóvenes, sino que simplemente, incluye a una cantidad mayoritaria que es muy significativa.

También los contenidos de los medios electrónicos tienen gran responsabilidad en todo esto, ya que a través de los mismos, se les rinde culto a la juventud, a la belleza física, que lo sabemos muy bien los mayores, que son aspectos hermosos de la vida, pero meramente transitorios, y que lamentablemente suelen pasar demasiado rápido para disfrutarlos plenamente.

Suele ocurrir que los jóvenes se impacientan cuando comprueban que otras personas no entienden determinadas explicaciones, especialmente técnicas, referidas por ejemplo al funcionamiento de los celulares, y toda clase de instrumentos que ellos manejan con absoluta facilidad. Lo que no saben, es que muchas veces son ellos los que se niegan a asimilar conceptos porque no cultivan el conocimiento, ya que simplemente se agotan sus recursos en aprender a manejar un aparato, desestimando que es un medio y no un fin en sí mismo. Tendrían que incorporar que lo más importante es cultivarse interiormente, en lugar de pasar la vida entretenidos con banalidades.

En realidad, se ha hecho abuso de la tecnología, ya que en exceso perjudica la sencillez que tienen que tener las relaciones.

Lo único que queremos los adultos mayores es que los aparatos funcionen y que cuando tengamos un problema, que haya una voz que no sea grabada en un contestador automático, sino que nos contenga, y nos dé las indicaciones necesarias para resolver nuestra inquietud, que seguramente va mucho más allá del funcionamiento de un aparato, para que el mismo nos permita lograr algo útil.

Es decir, que den las explicaciones eficaces, que nos hacen falta para superar las situaciones críticas, por ejemplo comunicar algo importante y urgente, o reservar un pasaje sin tener que trasladarnos, etc. Esa es la forma de poder sobrevivir a los vertiginosos cambios que han acelerado nuestras actividades, en la vida cotidiana familiar o en la laboral.

Hemos comprobado que la tecnología, lamentablemente ha logrado que casi no se comuniquen los seres humanos de una forma directa, cálida, transmitiendo con la palabra la emoción o el sentimiento que se siente, y comunicando con una mirada lo que no se puede expresar con el habla; o brindar una caricia a quien está sufriendo; o simplemente dialogar con quienes sentimos afinidad. Todo eso ha sido reemplazado por medios virtuales, con los que hasta se ha modificado el tan importante concepto de “amigo”, por una simple conexión con alguien de quien no se tiene la más mínima idea de qué tipo de persona se trata.

Por otra parte, lamentablemente casi se está volviendo a la época de los jeroglíficos, de las escrituras con símbolos, figuras, etc., porque se los está reemplazando con una pésima ortografía, con abreviaturas erróneas, con los denominados emoticones, que son simpáticos pero también se trata de simples dibujitos infantiles...

El idioma escrito está siendo mutilado, y el oral, con tantos apócopes, ya se está transformando tanto, que se ha desnaturalizado. Muchos vocablos se han resumido a dos sílabas, y el resto de las palabras se adivina, ¿o tal vez está naciendo un nuevo idioma?

Y todo esto está viniendo para quedarse. A eso debemos agregarle la introducción de vocablos extranjeros que con ninguna regla gramatical se los ha castellanizado. Así hoy podemos “guglear”, “whatsapear”, “formatear”, “chatear” y tantas otras expresiones que muchas veces debemos analizar para interpretarlas porque obviamente, están muy distantes de la formación de la generación adulta. Pero por otra parte ¡Qué alegría que proporciona ser testigos de tantos avances tecnológicos! ¡Cuántos progresos que benefician a la humanidad! Pero también, cuánto se ha perdido y cuántos riesgos tendremos que afrontar por no haber sabido poner límite a la misma.

Es probable que los jóvenes de las nuevas generaciones vean seriamente afectados sus sentidos de la vista, la audición y la percepción que tienen otros sentidos debido al mal uso de la tecnología. ¿Será posible transmitirles nuestra preocupación al respecto?

A la tecnología le falta nada menos que el humanismo, la ética, la filosofía, la cultura y el amor, entre otros muchos factores.

Tenemos que alertar a los jóvenes acerca de los riesgos a los que están expuestos, y hacerles comprender que la vida no es virtual, que es real y maravillosa. Que existen sensaciones sublimes que alimentan nuestra alma; que podemos disfrutar de las maravillas de la naturaleza; lo gratificante que es la amistad real; que la vida también es valorar y disfrutar lo que tienen alrededor, y lo hermoso que es el abrazo de un ser querido, en lugar de simplemente verlo en una fría pantallita, sin casi darse cuenta que muchas veces está a su lado.

Un país excepcional con recursos desaprovechados.

Es difícil comprender que nos vaya tan mal económica y socialmente, con injustas e inexplicables desigualdades sociales, y que una gran parte de la población sufra un estado de pobreza y hasta de indigencia que no se compadece con las posibilidades potenciales que están disponibles en nuestro país.

La situación que actualmente vivimos en la Argentina, debiera avergonzar a todos los gobernantes que hemos tenido, y hacer reflexionar a los nuevos, sean del signo político que sean, por no haber aprovechado los privilegiados recursos que nos da la naturaleza y para trabajar como estadistas más que como simples políticos.

Entendemos…

Leer mas: Un país excepcional con recursos desaprovechados.

En el 2017 trabajemos para hacer visibles a las cooperativas.

A juzgar por la reiterada mención, la falta de visibilidad del sector se ha constituido en un tema de gran preocupación de la dirigencia del sector y que debe atenderse, dándole el carácter prioritario que realmente tiene y elaborando las estrategias necesarias para todos los niveles de la actividad, ya sean cooperativas de base, organizaciones de segundo grado o de tercer grado.

Una cuestión de importancia que debe estar en la agenda de actividades de todo dirigente cooperativista.

Es tan importante ocuparse de visibilizar a las entidades de nuestra Economía Solidaria, que puede considerarse que de esta acción depende la…

Leer mas: En el 2017 trabajemos para hacer visibles a las cooperativas.

Educación nacional: de duelo

Las recientes informaciones dadas a conocer respecto del estado de la educación en la Argentina comparada con la de otros países, debe llamarnos la atención muy seriamente, y especialmente a los funcionarios públicos que tienen la posibilidad y han asumido la responsabilidad de regir la actividad de nuestros educadores y el destino de nuestros educandos.

Pero además, esto debe preocupar a los padres que tienen hijos en edad escolar, porque es evidente que está en juego nada menos que el futuro de los niños y adolescentes.

El declinante nivel de la educación formal en la Argentina durante los últimos años…

Leer mas: Educación nacional: de duelo

Las inundaciones y sequías tienen una solución argentina

El cambio climático dejó de ser una amenaza para convertirse en el mayor desafío del presente. Las inundaciones de abril del presente año, en la Argentina afectaron a varias provincias y el desastre actual provocado por las aguas en el Partido de General Villegas, es una prueba más de tantas que hemos tenido en nuestro país. Las inundaciones en General Villegas, no son las primeras en esa zona, ya que a fines de los años ’90 y principios de este siglo, se inundaron 6 millones de ha, que de haber realizado las obras que citamos más adelante, se hubieran evitado.…

Leer mas: Las inundaciones y sequías tienen una solución argentina

Reciba toda la información y novedades de Mundo Cooperativo y MUNDO MUTUAL

Log In

Acceso para usuarios registrados

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?