Editorial

La inclusión es fundamental en los tiempos actuales.

Ante tantas injusticias que padece una gran parte de la humanidad, y aunque aparentemente resulte una contradicción frente a los adelantos tecnológicos y científicos logrados, que como una consecuencia casi lógica presupone un mayor bienestar de la población, en pleno siglo XXI se hace necesario que nos ocupemos de la inclusión, tal como lo propone la ACI al cooperativismo mundial como tema central a tratar en la celebración del próximo Día Internacional de las Cooperativas, que se celebrará el 1º de julio de 2017, y por supuesto, para incorporarlo como tema a resolver desde ahora hacia el futuro.

Sin duda que el tema en cuestión es de una gran complejidad y puede ser abordado desde diferentes ángulos.

Entre tantas cuestiones que se presentan, hay aspectos que precisamente son la resultante del avance tecnológico, como es el caso del reemplazo del ser humano en tareas que tradicionalmente realizaba el hombre, pero que en la actualidad son realizadas por máquinas robots, mediante las que se obtienen en la mayoría de los casos productos de mejor calidad, mayor precisión y a menores costos, y por supuesto con una significativa menor cantidad de personal.

Si bien del desarrollo de la tecnología surge lo señalado anteriormente, también es cierto que el manejo de las nuevas unidades de producción exigen una mayor capacitación en las cada vez menos cantidad de personas que son requeridas en las empresas. Y esto se contrapone al fenómeno social que se presenta del permanente aumento de jóvenes que no estudian ni trabajan, llamados comúnmente los “ninis”.

Según el Banco Mundial, en América Latina hay 20 millones de jóvenes de entre 15 y 24 años que no estudian ni trabajan. Es cierto que aún así, sobre aproximadamente 625 millones de habitantes de la región, está muy lejos del 22 % que representa este segmento a nivel mundial, pero no deja de ser preocupante, especialmente por el constante aumento de este tipo de población, que sin duda no podrá salir de la pobreza, con el agregado de un futuro muy incierto.

Es así que otra consecuencia directa es que dentro de 20 años, cuando esas personas que actualmente no estudian ni trabajan, estén en la etapa de lograr la mayor productividad, no podrán hacerlo, serán los nuevos “discapacitados laborales”.

El efecto negativo en los ingresos provocado por los llamados “ninis”, no sólo reduce el producto total de la economía debido a una menor productividad laboral, que es el motor del crecimiento, sino que también obstaculiza la obtención de la igualdad.

Una incidencia de “ninis” más alta en los hogares pobres y vulnerables, exacerba las desigualdades existentes, afirman los expertos que estudian los fenómenos económico/sociales del mundo.

Además, y como si todo esto fuera poco, este fenómeno contribuye a fomentar la delincuencia, las adicciones y la desintegración social. Por ejemplo, el estudio del Banco Mundial revela que en México, entre 2008 y 2013, cuando se triplicaron las tasas de homicidios, también aumentó significativamente la cantidad de “ninis”.

Es que forma parte de la idiosincrasia humana la satisfacción de sentirse útil. Y esto no ocurre en quienes no están preparados para trabajar y deben conformarse con subsistir en las peores condiciones, lo que a la vez, alimenta un resentimiento contra la sociedad toda.

Las principales soluciones tienen que ver primero con evitar que crezca la población de jóvenes que no estudian ni trabajan. Es decir arbitrar medidas para impedir el abandono escolar. En la Argentina más del 50 % de los estudiantes que cursan el nivel secundario, abandonan antes de finalizarlo.

Por otra parte, la inserción en el mercado laboral y mejorar la obtención de empleo de los jóvenes, son claves para mejorar la situación de la población en general, pero esto se enfrenta con la disminución de fuentes de trabajo. Por tal motivo, adquiere una dimensión superior todo lo que se está haciendo para motorizar el agregado de valor en el ámbito del cooperativismo, y especialmente, en lo referido al procesamiento de las materias primas agropecuarias. En un mundo que tiene un elevado porcentaje de la población bajo la línea de pobreza; que muchos son los que están en situación de indigencia y que una gran cantidad de personas padecen el hambre, no parece inteligente que poblaciones de países como la Argentina padezcan los mismos males, cuando se cuenta con grandes volúmenes de riquezas naturales sin explotar.

No cabe duda que tiene una gran complejidad la inclusión, porque no se trata solamente de aplicar políticas públicas para resolverla, ya que depende en una gran medida, también de los excluidos, entre los que se encuentran voluntariamente los “ninis”.

Estamos ante un dilema difícil de resolver al que habrá que hallarle alguna solución. Y surgen muchos interrogantes entre los que están ¿se los incluye a la vida digna a costa del esfuerzo del resto de la población que logra autoabastecerse? ¿se puede abordar el problema a través de la educación que precisamente los excluidos no quieren recibir? ¿se les facilitan los medios de inserción, cuando se sabe que han decidido no realizar ningún esfuerzo?

¿Cómo se podrá resolver este tema, cuando los afectados han decidido no cooperar ni siquiera con ellos mismos?

No cabe duda que el propósito de la inclusión es un tema con un elevado contenido de humanismo y solidaridad, y debemos trabajar para resolverlo. Pero sabemos que no será nada fácil, porque estamos ante un proceso cultural que tiene muchos adeptos, y aparentemente los afectados, no tienen aspiraciones económicas, sociales ni culturales. Por todo lo cual, a primera vista, ni siquiera con muy buena voluntad, se los puede considerar comprendidos entre los principios y valores del cooperativismo.

La tarea a emprender deberá superar el significado de la expresión “el hombre es el artífice de su propio destino”.

Sequía, inundaciones e incendios: la producción agropecuaria en jaque.

La ausencia de políticas nacionales, provinciales y municipales preventivas, que promuevan la construcción de obras tendientes a la conservación, protección y desarrollo de nuestra producción agropecuaria, dan como resultado que los daños causados por las inclemencias del tiempo y por otras cuestiones, signifiquen importantes pérdidas económicas que sin ninguna duda superan ampliamente el costo que demandaría la construcción de las mismas.
Teniendo en cuenta que el sector agropecuario es el que históricamente ha aportado y continúa aportando, la mayor cantidad de riqueza a nuestro país, es imprescindible que se lo tenga en cuenta no solamente para otorgarle paliativos como incentivos…

Leer mas: Sequía, inundaciones e incendios: la producción agropecuaria en jaque.

Algo importante nos falta, algo importante está fallando y tenemos que corregir.

No cabe duda de que la dirigencia de las organizaciones de cúpula del sistema cooperativo es la que acumula mayor experiencia y conocimiento acerca de la situación de las cooperativas de base. Y precisamente por esa razón, sus integrantes son los que mejor conocen las dificultades que afrontan las entidades cooperativas a través de los reclamos que reciben y la gran cantidad de gestiones que realizan ante funcionarios públicos de diferentes áreas gubernamentales, solicitando las soluciones que escapan a sus propias posibilidades de hacer o decidir.

Reiteradamente se menciona que solamente en nuestro país, hay millones de personas vinculadas a…

Leer mas: Algo importante nos falta, algo importante está fallando y tenemos que corregir.

Además de atender las necesidades actuales, debemos ocuparnos del futuro.

Tradicionalmente el cooperativismo atendió los problemas que afectan a las personas en forma individual y colectivamente a sus comunidades, satisfaciendo sus necesidades.

La situación actual de nuestro país y del mundo, nos indica que tenemos que ir mucho más allá: actuar en el presente sin esperar a que surjan nuevas necesidades que preocupen o perjudiquen a la población, para ocuparnos del futuro de la sociedad.

Es decir, que tenemos que realizar acciones en la actualidad para obtener buenos resultados y mejoras en el futuro, de manera de provocar los cambios profundos que son necesarios en nuestro país, y de ese…

Leer mas: Además de atender las necesidades actuales, debemos ocuparnos del futuro.

No se piden privilegios, sólo que no se pongan obstáculos

El cooperativismo en general, cuenta con el apoyo de las poblaciones en los lugares donde actúa, dado que es la misma población la que forma parte de las cooperativas para tener servicios públicos, trabajo, actividad agropecuaria, etc. En muchos casos, cuenta también con el acompañamiento de gobernadores y de altos funcionarios de los gobiernos provinciales. Actualmente hay un interesante movimiento que promueve el trabajo conjunto de las cooperativas con los municipios para lograr los objetivos de desarrollo local, y de ese modo, hacer realidad la incorporación de valor agregado a la producción de materias primas. Es así que se procura…

Leer mas: No se piden privilegios, sólo que no se pongan obstáculos

Reciba toda la información y novedades de Mundo Cooperativo y MUNDO MUTUAL

Log In

Acceso para usuarios registrados

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?