Editorial

El cooperativismo en una etapa fundamental para el desarrollo.

En un estado económico y social tan difícil como el que afrontamos los argentinos, es de primordial importancia el aporte de las cooperativas.

Son muchos los contactos que están realizando los dirigentes con funcionarios públicos, lo que pone en evidencia que el cooperativismo está siendo escuchado y es de esperar que también sea colocado en un lugar en el que nunca estuvo, cual es el de ser considerado como un sistema con capacidad para formar parte de las políticas públicas.
El caso más notable y concreto lo está protagonizando el INAES, que a través de los subsidios que otorga y especialmente el destinado a disminuir el impacto en los costos que tienen los intereses de los préstamos, multiplica en forma exponencial la realización de nuevas obras y el aumento de la producción.
A nadie escapa en nuestro sector, la enorme capacidad que tienen las cooperativas para contribuir al desarrollo local, y con ello, a la creación de nuevos puestos de trabajo; al agregado de valor a las materias primas, y además, un factor sumamente importante, es que con ello es posible evitar la emigración forzada de los jóvenes de sus lugares de origen, porque se ven obligados a buscar su destino en las grandes ciudades y como consecuencia directa de posibilitarles vivir en sus localidades, también se contribuye a que no se fragmenten las familias.
También como un lógico resultado de lo señalado, con la sumatoria de los aportes de las pequeñas localidades, se contribuirá al desarrollo de todo el país con el agregado de valor, ahorrando costos de fletes, porque es mucho menor su incidencia en los productos terminados que en las materias primas, por la diferencia de volumen y de valor transportados.
Teniendo continuidad la política del INAES y encontrando eco en la dirigencia cooperativa, además de abastecer al mercado interno con mercaderías a menor costo, surge la posibilidad de exportar los excedentes, que llevan incorporado el valor de la mano de obra argentina.
Por supuesto que todo esto requiere mucho esfuerzo, creatividad e idoneidad para lograr el mejor resultado de las actividades que se lleven a cabo, pero sabemos que no es imposible, porque contamos con una dirigencia que ya ha demostrado ser capaz de hacerse cargo de esta misión aprovechando la oportunidad que se les presenta.
Se trata también de hacer honor a los pioneros, que con menos recursos pudieron superar situaciones extremadamente difíciles, como han sido tantos casos de proveer de electricidad a pequeñas poblaciones, agua potable, y satisfacer tantas necesidades indispensables. En la actualidad en que lo más difícil ha sido construido, resta seguir avanzando para que nuestro país salga definitivamente de tener fracasos reiterados y continuar un camino declinante en cuanto al desarrollo económico y social, de lo que lamentablemente hemos sido testigos durante los últimos 50 años.
La fuerza generadora de riqueza que tienen los cooperativistas y su pasión por esta forma asociativa que es tan eficiente, alienta la esperanza de que en el corto plazo pueda revertirse el curso de nuestra economía y con ello, en forma simultánea también reinstalar la cultura del trabajo perdida.
Las nuevas tecnologías que han reemplazado al ser humano en tantas actividades, aún no pueden reemplazar el poder que tiene la tierra para la producción de materias primas destinadas a la elaboración de alimentos.
Gracias a los avances tecnológicos podemos comunicarnos instantáneamente con cualquier persona que esté en el lugar más alejado; ver en tiempo real los sucesos que ocurren a cualquier distancia, hasta los que no hace mucho tiempo, eran solamente fantasía; descubrir elementos que eran desconocidos y que están en el universo, y realizar las más inexplicables tareas y casi todo tipo de actividades, pero los seres humanos continuamos necesitando alimentarnos para vivir, y estos productos todavía dependen de la tierra.
Ya que nuestro país siempre ha sido y lo sigue siendo, esencialmente agrícola-ganadero, es en la explotación de esta gran fortaleza que debemos poner nuestros mayores esfuerzos. Porque aunque resulte una verdad de Perogrullo, sin alimentos no hay vida humana.
El cooperativismo agropecuario, entonces, adquiere una mayor importancia en tiempos en que existe gran demanda de alimentos por parte de países que no tienen los recursos naturales suficientes para autoabastecerse. Claro que para que podamos surgir definitivamente, es primordial que nuestros gobernantes se ocupen de promover el cuidado del suelo y el fortalecimiento de la actividad agropecuaria con la visión del engrandecimiento de nuestro país a mediano y largo plazo.
Resulta incomprensible que un país que produce la base esencial para la elaboración de alimentos, exporte las materias primas sin ninguna elaboración, o que siendo la tierra el factor fundamental para la producción, en el siglo XXI todavía tengamos inundaciones y sequías por no construir las obras necesarias para evitarlas.
¿Habrán pensado en eso los gobernantes que hemos tenido?
Por las condiciones en que estamos, seguramente no se han ocupado en absoluto.
¿Se ocuparán de resolverlo los actuales y futuros gobernantes?
Habrá que hacerles notar que lejos de perseguir en sus gestiones una medalla de oro, tienen la obligación moral de arbitrar los medios necesarios que beneficien a toda la población, y de ese modo podrán perdurar en el bronce.

El Cooperativismo con trascendencia social.

Es una necesidad imperiosa que el sistema cooperativo recupere su prestigio en la sociedad, y tenga la trascendencia y reconocimiento que se merece, por sus nobles objetivos y por la enorme tarea que realizan sus organizaciones en favor de la sociedad.
Entendemos que eso es tan importante para facilitar su desarrollo, que amerita realizar las estrategias necesarias para lograr un adecuado posicionamiento, entre lo que se encuentra el desplazamiento definitivo de emprendimientos que tienen fines ajenos a su naturaleza y que indebidamente han adoptado esta figura jurídica.
Además, se debiera capacitar adecuadamente a los integrantes de las cooperativas de trabajo…

Leer mas: El Cooperativismo con trascendencia social.

Un nuevo Aniversario de Mundo Cooperativo.

El elevado lineamiento que siempre ha puesto en sus páginas Mundo Cooperativo, propiciando una justa y armoniosa relación entre los seres humanos, comenzando por ejercer el respeto a todas las personas, para construir una sociedad mejor, armonizó con la caja de resonancia que encontró en el sistema cooperativo que nació con la organización nacional, dando una oportunidad para fortalecer la unión de los inmigrantes que llegaban al país huyendo de las guerras, las persecuciones y las hambrunas de la vieja Europa. Es probable que esas ideas fundacionales nos hayan inspirado para el cuidado, la contención e integración de todos los…

Leer mas: Un nuevo Aniversario de Mundo Cooperativo.

La inclusión es fundamental en los tiempos actuales.

Ante tantas injusticias que padece una gran parte de la humanidad, y aunque aparentemente resulte una contradicción frente a los adelantos tecnológicos y científicos logrados, que como una consecuencia casi lógica presupone un mayor bienestar de la población, en pleno siglo XXI se hace necesario que nos ocupemos de la inclusión, tal como lo propone la ACI al cooperativismo mundial como tema central a tratar en la celebración del próximo Día Internacional de las Cooperativas, que se celebrará el 1º de julio de 2017, y por supuesto, para incorporarlo como tema a resolver desde ahora hacia el futuro.

Sin duda…

Leer mas: La inclusión es fundamental en los tiempos actuales.

Sequía, inundaciones e incendios: la producción agropecuaria en jaque.

La ausencia de políticas nacionales, provinciales y municipales preventivas, que promuevan la construcción de obras tendientes a la conservación, protección y desarrollo de nuestra producción agropecuaria, dan como resultado que los daños causados por las inclemencias del tiempo y por otras cuestiones, signifiquen importantes pérdidas económicas que sin ninguna duda superan ampliamente el costo que demandaría la construcción de las mismas.
Teniendo en cuenta que el sector agropecuario es el que históricamente ha aportado y continúa aportando, la mayor cantidad de riqueza a nuestro país, es imprescindible que se lo tenga en cuenta no solamente para otorgarle paliativos como incentivos…

Leer mas: Sequía, inundaciones e incendios: la producción agropecuaria en jaque.

Reciba toda la información y novedades de Mundo Cooperativo y MUNDO MUTUAL

Log In

Acceso para usuarios registrados

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?