Editorial

El “Día Nacional del Mutualismo” nos convoca a fortalecer al sistema.

Si bien el fortalecimiento institucional tiene en principio un alto contenido económico como es común a cualquier emprendimiento que realiza el ser humano, en el caso del mutualismo se agrega un componente que es de fundamental importancia, cual es la práctica de los valores y principios éticos de sus miembros que deben guiar a toda la actividad que se desarrolla, y que es una de las más importantes diferencias que tienen las organizaciones de la Economía Solidaria.
No cabe duda que cumpliendo esos requisitos, está asegurado el éxito de la gestión.
Sabemos que fuera del mutualismo, prácticamente no se lo conoce y se duda de su naturaleza y de sus bondades, lo cual le hace mucho daño y a la vez, por la desconfianza que se crea, impide que más personas se beneficien con sus servicios.
Esto se agrava notablemente si tomamos en cuenta que dentro del sector, dirigentes y funcionarios, entre otros, utilizan términos que no responden a la debida descripción de lo que es la mutualidad, y por lo tanto no contribuyen a definir con precisión de qué se trata.
Si entre nosotros no nos expresamos adecuadamente, mal podemos pretender que quienes no conocen lo que es una mutual, tengan en claro su naturaleza, y se continúe generalizando la confusión que es más habitual, de que una mutual es una obra social. A esto se agrega un componente que debiera ser sumamente cuidado, como es el caso de la realización de donaciones a personas que necesitan ayuda y que no pertenecen al sector, y que obviamente se les da una señal mediante la que pueden confundir a una mutual con una entidad de beneficencia.
La solidaridad opera transversalmente en toda la actividad de una mutual, desde el momento en que se abona una cuota mensual para sostener los servicios que son utilizados por todos los que los necesitan, y si eventualmente, el asociado aportante no los utiliza, está contribuyendo solidariamente para que los demás puedan utilizarlos. Esto es muy diferente al caso del comercio en general, en el que se abona una suma de dinero para recibir de inmediato algo a cambio.
Todo esto es en lo concerniente a las actividades.
Pero volviendo al lenguaje que se utiliza con frecuencia en el sector y que hasta lo mencionan muchos oradores en actos públicos, es muy común escuchar que denominan como “empresas privadas” a las empresas lucrativas, cuando una mutual también es privada. O el caso de nombrar a los asociados con el término “afiliado”, que habitualmente es utilizado para aquellas personas que tienen la obligación de estar vinculados y/o protegidos por una obra social o a otro tipo de organización, cuando en las mutuales, la asociación es absolutamente voluntaria.
En cuanto a la utilización del término “socio”, si bien la Real Academia Española lo considera un sinónimo de “asociado”, estimamos que este último concepto es más adecuado debido al carácter de adhesión que tienen las personas vinculadas a una mutual, algo que es muy diferente, por ejemplo, al caso del socio de las empresas lucrativas y también el de las cooperativas, en las que el “socio” es propietario del capital que ha aportado y sobre el que tiene el derecho de solicitar que le sea restituido, lo cual es muy diferente a la cuota que abona el asociado a una mutual, que desde el momento que lo hace, pasa a ser de propiedad de la entidad. Es cierto que tanto en la Ley 20.321 como en otras normas legales se utilizan ambos términos indistintamente y hasta en sus mismos textos, pero eso no es suficiente para considerarlo lo más adecuado, y menos aún, cuando la utilización de un modo u otro, induce a errores.
En el caso de las mutuales escolares, es bastante habitual que realicen actividades para recaudar fondos que luego son destinados a personas con necesidades básicas aunque no pertenezcan a la mutual. Sin duda que estos gestos son muy loables, sin embargo, tratándose la mutual escolar de un recurso pedagógico mediante el que los alumnos aprenden conceptos abstractos, y también a desempeñar los diferentes roles que forman parte de la organización, como es el caso del Consejo Directivo; la Junta Fiscalizadora; participación en las asambleas; participar en las elecciones tanto como elector o para ser elegido para desempeñar un cargo, etc., es de suma importancia que los alumnos no confundan la naturaleza de este tipo de instituciones.
Cuando hablamos de fortalecer al sistema, debemos entender que más allá de la solidez económica, que por supuesto es importante, pues sin recursos no pueden prestarse los servicios, también tenemos que considerar que el fortalecimiento debe acompañarse con la transparencia en todos los aspectos, que incluye a que no haya dudas respecto de su naturaleza.
Una adecuada y correcta utilización de los vocablos para denominar a cada uno de los aspectos que hacen a la actividad de nuestras mutuales, también contribuirá a su fortalecimiento, porque de ese modo se estarán dando mensajes indubitables y acertados a los propios asociados y la población en general.
Por todo eso, sería muy halagüeño que los dirigentes adopten la decisión de unificar criterios para que todo lo que se transmita contenga una significación indubitable.
El “Día Nacional del Mutualismo” que está dedicado a honrar a este noble sistema, puede ser el punto de partida para que se promueva en el sector la utilización adecuada del lenguaje, en la convicción de que a través del mismo se forman las ideas, y éstas deben responder a la realidad de la esencia del mutualismo.

El Día del Mutualismo ante una nueva etapa.

El 1º de octubre próximo, por ser el primer sábado de octubre, se celebrará el Día del Mutualismo, que es uno de los símbolos del sistema mutual que merece ser festejado, porque se festeja la ayuda mutua, la solidaridad, el esfuerzo propio y todos los valores éticos que rigen a nuestro sistema de organización, que por tener ese basamento en su naturaleza, honra a los seres humanos que lo practican.
Es de desear que para mantener vivos el espíritu mutualista, la relación de pertenencia de todos sus miembros y las bondades del sistema, en cada localidad donde funcione una mutual,…

Leer mas: El Día del Mutualismo ante una nueva etapa.

Significativo avance con lamentable antecedente

 Resulta gratificante que el Ministerio de Educación y Deportes de la Nación haya aprobado la incorporación de contenidos de mutualismo y cooperativismo en los planes de estudios de carreras universitarias como es el caso de Abogacía y Contador Público, que son de aplicación obligatoria en todas las universidades argentinas, nacionales, provinciales y privadas.

Esta medida es de especial interés y necesidad precisamente tanto para los egresados que en el ejercicio de sus profesiones tienen que atender a mutuales y cooperativas, como para las mismas entidades.
Históricamente, tanto los abogados como los contadores públicos, se especializaban solamente en sociedades con fines…

Leer mas: Significativo avance con lamentable antecedente

Participación de los jóvenes en el mutualismo.

La preparación de los jóvenes para realizar el reemplazo generacional en las organizaciones de la Economía Solidaria es fundamental para que nuestras mutuales continúen en actividad.

Es imprescindible que nos ocupemos de la transición generacional por tratarse de un hecho irreversible entre la actual dirigencia y los jóvenes que continuarán la obra realizada. Es muy loable la tarea que en este aspecto se está realizando en el sector.
Sin duda que el tema en cuestión requiere el aporte de ambas partes, mutualidad y jóvenes, ya que no es posible transmitirlo de una manera inmediata, sino que requiere un tiempo de…

Leer mas: Participación de los jóvenes en el mutualismo.

Un Servicio de Ayuda Económica sano asegura el desarrollo.

Los servicios mutuales debieran prestarse sin dificultades por el noble objetivo que guía las acciones en el ámbito tan especial de la Economía Solidaria; pero también por un estricto sentido de justicia y equidad, que indicaría que el sector no está en peor situación que los demás, o que no tiene derechos recortados por la farragosa cantidad de las distintas regulaciones de su operatoria, o simplemente por los prejuicios y estereotipos que adopta el que aplica las normas.

O sea que no debiera estar discriminado, como es el caso de las Mutuales que cuentan con el servicio de ayuda económica,…

Leer mas: Un Servicio de Ayuda Económica sano asegura el desarrollo.


Reciba toda la información y novedades de MUNDO MUTUAL

Log In

Acceso para usuarios registrados

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?