Este mes de marzo es el 36° aniversario de Mundo Mutual, que encuentra al CGCyM con la gran responsabilidad de continuar con la prédica y el espíritu que le imprimieron sus fundadores, la Dra. Estrella Asquineyer y el Dr. Luis Valladares –a quienes expresamos nuestra más sincera gratitud-, para crear un órgano de difusión que mantenga viva la llama del mutualismo, difundiendo actividades, resaltando los principios y valores, e informando novedades del ámbito que le es afín.

No es un aniversario más, no solo por la responsabilidad recibida, sino por los desafíos que se plantean en lo inmediato. La caída del poder adquisitivo afecta en general a los sectores con ingresos fijos, que deben soportar incrementos en prácticamente todo lo que consumen, siempre por encima de los ajustes que periódicamente pudieran recibir en sus haberes como activos o jubilados. Y no solamente afecta a estos sectores: también los que tienen ingresos variables (comerciantes, pymes, profesionales independientes) ven afectadas sus cobranzas, porque sus clientes, pertenecientes en su mayoría al sector de ingresos fijos, además de decidir entre lo vital y lo accesorio, también tienen que prescindir de elementos esenciales, simplemente por el hecho de haber perdido la capacidad adquisitiva.

Es el caso de la imprenta que imprime Mundo Mutual, nos demuestra que sus costos aumentaron en el último mes un 9,5%, pero nos traslada un incremento del 5%; de manera que el impacto sea compartido: ambos perdemos. Quien no pierde, mientras una publicación sobreviva, es Papel Prensa, quien ostenta el monopolio del papel en Argentina.

Como siempre, y como nunca, la solidaridad entre las entidades mutualistas, y de estas con los medios que recuerdan permanentemente lo importante que la ayuda mutua ejerce en la comunidad, es fundamental. Más bien es una responsabilidad de los directivos que hace muchos años abrazaron esta doctrina –algunos con más años que Mundo Mutual, incluso-, para seguir pensando que estos apoyos no son un gasto, sino una inversión en el terreno que compartimos.

A cambio de ello nos propusimos, junto con el cambio de imagen del periódico, que la producción editorial estuviera a la altura de los intereses, las inquietudes y las necesidades de las mutuales, imprimiendo más contenido especializado. Al mismo tiempo, y acorde con los desarrollos tecnológicos, además de la versión impresa, Mundo Mutual llega ahora a las entidades en formato digital. Remarcamos este punto porque forma parte de las nuevas estrategias comunicacionales que pretendemos desarrollar; concretamente, en breve las mutuales que adhieren como suscriptores y anunciantes recibirán un formulario para que cada entidad nos indique los correos electrónicos de todas aquellas personas que, por decisión de las respectivas comisiones directivas, se interesen en leer nuestro periódico, sin limitación alguna.

Como siempre, las mutuales recibirán la cantidad de ejemplares impresos que se hayan pactado de antemano, y con la modalidad digital todos los que se interesen en los contenidos de Mundo Mutual tendrán la oportunidad de leer, imprimir e incluso comentar las notas, porque esta modalidad tiene también como objetivo la interactividad, realimentando las temáticas en consideración.

Pensamos mucho en los jóvenes, que deben prepararse en el presente para encarar el futuro, con dificultades que ya se avizoran, y otras que deberán imaginar. A ellos queremos llegar especialmente, por lo que Mundo Mutual está a su disposición. El propio staff del periódico está integrado en su mayoría por jóvenes profesionales, bien preparados y, sobre todo, entusiastas.

Para que haya un futuro promisorio, hay que repensar el presente, y tomar las decisiones adecuadas que, para nosotros, en la Economía Social y Solidaria de la que las mutuales forman parte, son las que nos unen en este espacio que queremos preservar.